¿Cómo enfrentar un trabajo que no te gusta? [5 estrategias]

¿Tienes necesidad de repetirte día tras día las razones por las cuales necesitas ese trabajo o te lo pasas de lo lindo asistiendo a él?

Si tu respuesta ha sido sí para la primera interrogante, no te sientas mal porque formas parte de un grupo muy numeroso de personas que cada lunes desean que sea viernes.

Y si tomamos en cuenta que pasas una buena parte de tu tiempo diario dedicado a esta actividad, las recompensas deberían ser muchas más que un salario.

Porque aunque el trabajo no suele ser sinónimo de felicidad, sí que deberíamos ser capaces de estar contentos en algún nivel con lo que hacemos.

Pero ya sé, no es tu caso y aquí dejaremos de hablar del problema y te daremos la solución para enfrentar un trabajo que no te gusta.

La mejor forma de enfrentar un trabajo que no te gusta es buscándote tus propias metas personales. Encuentra un objetivo claro y desafíate a ti mismo día a día. Si el trabajo ya no te motiva, enfoca tus habilidades y creatividad en proyectos nuevos, intentando no desatender demasiado tus obligaciones.

Asegúrate de que tu sector de trabajo se encuentre ordenado y procúrate todo lo que necesites para que tu entorno laboral sea lo más ameno posible. Plantéate retos para superar emociones negativas que surjan a diario. Finalmente, nunca olvides dar lo mejor de ti siempre. No caigas en la mediocridad.

¿Quieres que tu CV destaque del resto? Prueba nuestro editor online y en tan sólo 5 minutos estarás sacándole ventaja al resto de los candidatos. Se adapta a tu perfil y es fácil de usar. Elige entre 20+ plantillas profesionales para completar aquí.

Razones por las que no te gusta tu trabajo actual

Una buena forma de combatir algo es identificándolo. Es la estrategia que utilizan los médicos, por ejemplo, en base a los síntomas son capaces de definir un diagnóstico.

Si tienes ese trabajo, continúas y piensas que no podrás renunciar a él en el futuro cercano, lo más probable es que necesites aprender a convivir con lo que te disgusta.

Y esto no puede quedar solo en: no me gusta mi jefe, los compañeros de trabajo son espantosos, el lugar huele mal, entre otros.

¿Te encuentras en plena búsqueda laboral? ¿Quieres dar el próximo gran salto en tu carrera? Nosotros nos encargamos de todo lo que necesitas para lograrlo. Te brindamos asistencia personalizada y preparamos tus documentos para ti. Consigue el empleo de tus sueños con nuestra ayuda.

Ayuda con tu CV y LinkedIn

¡Quienes eligen nuestro servicio de redacción tienen ayuda personalizada con su currículum, LinkedIn, carta de presentación y mucho más!

Nuestros usuarios dicen:

Kit de Crecimiento Profesional Kit de Crecimiento Profesional Kit de Crecimiento Profesional

Es necesario dar mayores detalles para saber de qué manera actuar y que todo se vuelva mucho más llevadero para ti.

Por ejemplo, si no te gusta tu jefe porque es autoritario, no acepta sugerencias y siempre está de mal humor, podrás crear una ruta de escape a nivel psicológico.

Si no acepta sugerencias, concéntrate en hacer las cosas tal y como él lo dispone y deja que tu creatividad explote en otras áreas que te interesen más.

Cuando el espacio se mantenga con mucho ruido y no te permita concentrarte, busca música suave y con ayuda de unos audífonos, bloquéalo.

Y así sucesivamente.

Busca los elementos positivos de ese trabajo

Ahora viene la tarea opuesta y consiste en encontrar esos puntos que son positivos de ese trabajo, así se escondan debajo de las piedras.

No importa lo espantoso que pueda llegar a ser ese lugar, es imposible que todo sea malo.

Así que toca llenarse de optimismo para encontrar esos puntos rescatables de lo que gira en torno a ese trabajo y hacer una lista con ellos.

Es importante que los escribas y enumeres porque con tenerlos solo en la mente, estos se pierden.

Pero también debes trabajar bien, con poner 1 o 2 cosas no es suficiente. Esfuérzate e intenta descubrir al menos 6 o 7 aspectos positivos.

¿Hay alguna función que cumples realmente bien? Pues aprovecha para anotarla porque eso también vale.

Ayuda con tu CV y LinkedIn

Los usuarios de nuestro servicio de redacción profesional consiguen 3 veces más entrevistas al destacar del resto de los candidatos

¿Queda cerca de tu casa o solo necesitas tomar un autobús para llegar? Excelente, muchos necesitan hasta 3 o 4 medios de transporte.

Cada día, mientras encuentras otro empleo, revisa esta lista porque es necesario que te recuerdes los puntos positivos de este trabajo a fin de alejar la negatividad.

Valora lo que te ha llevado a estar en esta situación

Ya salimos del puesto de trabajo para adentrarnos en los asuntos personales propios y en este punto quizás las tareas se vuelvan un poco más complejas.

Porque puede ser que lo que descubramos no nos guste.

Y eso es porque estamos dejando algo de lado que debería ser más importante pero no lo estamos proyectando así.

¿Soñabas con responder a un teléfono todo el día o con redactar importantes titulares de prensa?

Puede que alguna razón personal te haya llevado a desviarte del camino y olvidaste tus metas en el mismo recorrido.

Eso da como resultado que no se tenga un buen plan de acción y, por ende, el disgusto por el trabajo podría permanecer intacto aunque tengas el mejor sueldo, el mejor jefe y las mayores comodidades.

Porque no se trata del ambiente, se trata de ti.

Otra cuestión que podría hacer que estemos en esta situación tiene que ver con el establecimiento de malas prioridades.

Quizás en ese empleo te paguen mejor y eso te vale más para mejorar tu nivel de vida, pero no te hará feliz.

Y aunque en un principio pareciera que el asunto vale la pena, terminarás por frustrarte de la misma manera que lo haría quien ganara mucho menos de lo que debería aunque esté en su trabajo soñado.

Una tercera cuestión se enfoca en menospreciarnos como personas y pensar que no tenemos capacidades para hacer nada más.

Y en eso no solo hay un fallo de autoestima, también de autoconocimiento.

Porque todos somos buenos para algo y entre más tardemos en descubrirlo, peor nos sentiremos con nosotros mismos. Y mira que hay personas que no han llegado a trabajar nunca en torno a esto y viven totalmente frustrados.

Pero tú has llegado a este artículo y tienes hoy oportunidad de cambiarlo.

Siéntate y evalúate a ti mismo en profundidad. Establece cuáles son tus potencialidades, habilidades, en lo que eras bueno (si es que hoy ya no lo haces tanto) y ve perfilándote.

Quizás a través de este sencillo trabajo seas capaz de recordar que sí eres excelente para algo y a partir de ahora sacarle provecho.

Pero existen personas que sin sufrir de ninguno de los elementos visto más arriba, tienen el que peor respuesta ofrece ante una situación así: el miedo al fracaso.

La mente es un arma de doble filo: nos ofrece las mejores ideas, estrategias increíbles y también nos dice “tú no puedes”, “¿Y si pasa esto…?” y entonces terminamos por desconectarnos de lo que parecía bueno para mantenernos en lo seguro.

Vale la pena saber que sin riesgos no hay victorias y tenemos que desenchufarnos de la idea de que seremos unos fracasados, porque al final ¿Te sientes en victoria ahorita?

Estrategias para enfrentar el día a día con una sonrisa

Ya que nos hemos revisado desde el perfil profesional hasta el personal, ha llegado el momento de estudiar algunas estrategias que te ayudarán a que tus días de trabajo te parezcan más bonitos.

Estrategia 1: Plantéate una meta de valor personal y trabaja en ella cada día

Cuando mantenemos nuestra principal atención en algo que nos motiva, el tiempo parece que marcha más rápido y nos llenamos de energía para hacer todo lo demás que nos toque.

Por ejemplo, si te encanta la cocina y te inscribes en un curso para preparar postres cuyo horario es en las noches, estarás feliz de hacer todas tus actividades bien y a tiempo para que nada te perturbe la salida temprano al curso.

Pero no se trata solo de actividades que tengamos que plantear de forma personal o que nos quiten más tiempo, también aplicaría iniciar un rompecabezas grande con tus hijos o reunirte con un amigo diferente cada semana.

Estrategia 2: Enfoca tus habilidades y creatividad en nuevos proyectos

Y que sean personales, por supuesto.

Esta puede ser una excelente alternativa para cambiar de profesión o perfilarte como candidato para un nuevo trabajo.

Ya que la ventana online nos ofrece acceso al mundo entero, solo nos quedará a nosotros plantear las mejores estrategias para alcanzar nuevos clientes o una empresa donde estemos más a gusto.

Estrategia 3: Adecúa tu área de trabajo para que esté más confortable

Nada que dañe tanto el ánimo como un ambiente de trabajo aburrido y triste, así que te toca a ti llenarlo de vida, así sea solo el metro cuadrado que ocupas.

¿Cómo? Cuelga una guirnalda, en navidad coloca algún muñeco festivo, trae una planta, coloca una fotografía con tu familia, entre otros.

Créelo, aunque parezca algo de poco valor, a nivel emocional tiene una gran influencia.

Estrategia 4: Haz un reto personal y recompénsate cuando lo ejecutes bien

¿Cada cuánto tiempo te molestas en tu trabajo? ¿Todo lo que te dice tu jefe te cae mal? Pues mira que esta estrategia te mejorará mucho el humor.

Empieza dándote pequeñas recompensas con tu reto personal hasta que domines cada emoción. Plantea por ejemplo: “pasaré las próximas dos horas sin molestarme con mi jefe” y relájate.

Si al final de las dos horas lo has conseguido: un chocolate será para ti.

A medida que controles una emoción, pasa a la siguiente y cuando el tiempo de duración del reto sea más grande, tu premio también deberá serlo.

Estrategia 5: Da lo mejor de ti cada día

¿En un trabajo que no me gusta? Sí, porque esta será una prueba personal invaluable que te ayudará a estar bien contigo y con el resto del mundo.

Pero más allá de eso, te ayudará a que tus estándares como profesional no disminuyan porque rescatarlos después suele costar mucho.

Entonces, dedícate a hacer todo lo mejor que puedas, aunque tu salario no lo justifique. Cuando consigas un nuevo empleo, continuarás dando lo mejor sin apenas esfuerzo.

Es frustrante un trabajo que no nos gusta pero sí tenemos la posibilidad de cambiar esta situación y la mayor parte del trabajo recae en nosotros. Así que te ha llegado la hora de ponerte manos a la obra.

Artículos Relacionados

Deja un comentario