¿Pedir un aumento o cambiar de trabajo?

¿Estás cansado de tu trabajo actual?

¿Piensas que requieres de cierta «motivación» extra para sobrellevar el tedio de tu rutina?

¿Tal vez sea un buen momento para buscar nuevos horizontes?

De seguro esta no es una decisión fácil de tomar, pero relájate, en Curriculado te tenemos cubierto.

A nivel mundial la mayoría de los trabajadores no están contentos con su salario, pero buscar un nuevo trabajo puede resultar un proceso todavía más complicado que emprender la negociación por un aumento salarial. La solución simple, asumiendo que el trabajador no tiene mayores incentivos para mantenerse en su empresa actual, es pedir el aumento, y en caso de ser denegado, comenzar entonces la búsqueda laboral.

El salario siempre despierta una alerta en el trabajador

Muchas personas no se encuentran  motivadas con su empleo actual y eso puede deberse principalmente a que no sienten que su salario sea acorde con su trabajo. Muchas personas piensan en cambiar de trabajo teniendo en cuenta que una negociación para solicitar un aumento será sumamente difícil, pero en el empleo lo que vale no es solo el dinero.

Buscar un nuevo empleo muchas veces significa un proceso más engorroso que emprender una negociación salarial. Implica pasar por entrevistas, por pruebas y enfrentarse a personas relacionadas con los recursos humanos nuevamente.

La remuneración que percibe un trabajador está acorde a la cantidad de horas trabajadas y la responsabilidad que tiene y debe cubrir vivienda, comida y gastos, sin embargo muchas veces el reconocimiento que la empresa hace del trabajador no se traduce en un buen salario. En el empleado esto genera una sensación de poca valía y conflictos personales.

No siempre se debe poner sobre la balanza lo económico. Pedir un aumento de sueldo muchas veces implica una respuesta negativa a lo monetario pero positiva al salario emocional, la reducción de horarios y la posibilidad de conciliar de mejor manera la vida laboral y familiar.

A la hora de evaluar si lo mejor es pedir un aumento o cambiar de empleo, es necesario conocer cuál es el sueldo promedio de tu sector y en que épocas se producen los incrementos, pues eso son los momentos ideales para pedirlo. También debes conocer las temporadas de oferta y demanda de profesionales de tu sector para saber qué momento es óptimo para comenzar la búsqueda de un nuevo empleo.

Pedir un aumento o cambiar de trabajo: esa es la cuestión

En el mundo laboral, entre empresarios y especialistas en recursos humanos, un dicho asegura que si a un empleado le pagas el doble de lo que vale se quedará en la compañía para siempre, pero nada está más lejos de la realidad que eso.

Es muy común que una empresa se limite a pagar lo justo (y menos) por el trabajo que desempeña un profesional y que pague mucho más a un empleado que no lo merece, por un simple arreglo interno o porque tiene fidelidad con la empresa.

Esas situaciones pueden generar malestar en el trabajador e incluso provocarle un sentimiento de inseguridad pensando que hay algo que no está haciendo bien.  A esto se suman los comentarios de terceros en otras empresas y de los consultores laborales más extremistas que plantean como primer consejo amenazar con irte de tu empresa actual y no como el último recurso, argumentando que con eso recibirás una contraoferta.

A la hora de pensar y reflexionar sobre las mejoras económicas que podamos provocar en nuestra vida, siempre es importante ser conscientes de que tanto un pedido de aumento de sueldo como un cambio de trabajo significará un riesgo que asumir y una responsabilidad.

Si la única razón que te desmotiva de tu trabajo actual lo primero es pedir un aumento de sueldo antes de ponerte en campaña para un cambio de empleo. Hay algunos momentos donde el dinero es prioridad en la vida, pero no siempre es lo más importante. Debes evaluar el momento personal en el que te encuentras.  Si lo que le sobra o le falta a la motivación para tu puesto actual es el dinero, eso tiene una solución.

También es aconsejable hablar con la empresa actual, antes que nada, para corroborar que pueden ofrecerte lo que necesitas. Si no pueden hacerlo, puedes comentarle que estás buscando nuevos rumbos para lograr satisfacer tus intereses laborales. Seguramente al poco tiempo recibirás una contraoferta de la empresa actual que tiene como único propósito que te quedes en la compañía.

Aunque suene demasiado cursi, una empresa a veces no valora a sus empleados y los desempeños que estos tienen en la organización hasta que están a punto de partir. Poner un punto final generará una reacción que hará que los superiores te valoren.

También puede ocurrir que la empresa te deje partir sin ton ni son, porque nadie es indispensable y eso te dará la pauta de que realmente no eres valorado en ese lugar. O simplemente te realizarán una oferta económica un poco mejor porque conseguir un remplazo suele ser mucho más costoso.

Por supuesto que, a iguales condiciones, deberías esperar de tu próximo trabajo una mejora salarial de como mínimo el 10%.

En Curriculado tenemos un artículo sobre cómo negociar un mejor salario. Puedes verlo haciendo click aquí.

Si ya tienes decidido que cambiarás de trabajo, lo importante es hacer borrón y cuenta nueva y asumir el riesgo y la responsabilidad que eso trae aparejado. Probablemente no solo sea un cambio de trabajo, sino también de vida y que no sea de un día para el otro.

Llevas tiempo investigando las empresas, haciendo entrevistas y preparándote y eso significa además de un mejor salario, todo un desafío profesional.

¿Qué hay que poner sobre la balanza a la hora de tomar una decisión?

El dinero es un factor de gran ayuda pero no es suficiente y muchas veces un nuevo trabajo puede aportarte dinero pero no muchas otras cosas. Antes de cambiar de empleo, debes emprender la negociación para pedir un aumento salarial, si es una respuesta negativa debes fijarte que te brinden estas cosas, de lo contrario, estás listo para partir y buscar nuevos rumbos.

1000+ candidatos que COMPITEN contigo reciben nuestros SECRETOS de búsqueda laboral semanalmente ✉️
No dejes que te saquen ventaja😱

Para apostar por un cambio de empleo más allá del salario también debes sentirte atraído por la misión, visión y valores de la empresa.  Pueden proponerte un salario sumamente interesante por sobre tu salario actual pero debes evaluar si realmente estás interesado en la forma de ver el mundo que tiene esta nueva empresa.

Está más que claro que a menos que seas vidente, no sabrás que te depara el futuro, pero debes prestar atención a tu intuición y a las alertas o indicios que te marquen si es una buena idea cambiar de trabajo. Debes hacer una proyección y mirarte a largo plazo porque el trabajo es donde pasarás la mayor parte de tu tiempo y tu bienestar dentro de una empresa será muy importante para tu bienestar general.

Ten en cuenta los siguientes beneficios:

  • Desarrollo de carrera profesional: puede ser que la empresa ofrezca un plan de carrera a mediano o largo plazo, pero debes tener en cuenta que debe extenderse a lo largo del tiempo y no solo en el primer año.
  • Flexibilidad para conciliar la vida profesional con la laboral: compatibilidad de horarios para asistir a clases de formación, al gimnasio o incluso compartir momentos con los hijos. Se trata de lo que se conoce como salario emocional.
  • Ambiente laboral donde se propicia el compañerismo y se puede gestionar el estrés.
  • Beneficios sociales como cobertura médica, viáticos y guardería para el coche.

El miedo no debe ser el protagonista de esta decisión

Si estás entre pedir un aumento salarial o cambiar de trabajo probablemente estés entre la espada y la pared y con un sentimiento de dudas y miedo que no te abandonará hasta que no tengas una resolución final.

Es normal sentir temor y nerviosismo tanto para enfrentar el proceso de negociación para pedir un aumento de sueldo, como para comunicarles a tus superiores que dejarás la empresa. Lo mejor es mantenerte sereno y razonable para que nadie pueda decidir por ti y para que no tengas una sensación de culpabilidad por dejar la empresa actual.

Nunca vuelvas sobre una decisión tomada, incluso si la contraoferta de tu empresa actual es mucho mejor que lo que te ofrecían en un principio, pues probablemente si te has decidido por el cambio a esta altura es porque había muchos otros factores que no te hacían sentir cómodo. La desmotivación, el agotamiento y el cansancio mental o un mal ambiente laboral no son compensables con dinero.

Antes de tomar la decisión definitiva debes hacer un análisis de lo que tienes en tu empresa actual y lo que deseas tener y analizar tu posible nuevo trabajo con tu nueva potencial empresa. Al fin y al cabo, has realizado las investigaciones necesarias para tener referencias e información antes de comenzar tu nueva vida profesional.

Si decides aceptar una contraoferta por parte de tu empresa actual negocia muy bien las condiciones profesionales para que no vuelvas a tener los mismos problemas a corto plazo y no quedes expuesto como profesional poniendo en duda tus ganas de trabajar allí. Trata de mantener una actitud neutra para que tanto los compañeros de trabajo como los superiores sigan manteniendo una buena impresión de ti. Siempre se honesto, no utilices a otras personas como protagonistas de esta decisión que solo es tuya y deja la puerta abierta para futuras oportunidades. No olvides que quien toma las decisiones y los riesgos de tu vida eres solamente tú y puedes equivocarte o ganar mucho más que dinero, tanto si te quedas en tu empresa actual y pides un aumento como si te vas a otro sitio.

Artículos Relacionados

Deja un comentario