Cómo avisar en el trabajo que estoy enfermo

¿Tuviste una pésima noche descompuesto luego de haber ingerido un alimento que no te cayó bien, y aún crees estar indispuesto? ¿Qué le comunicarás a tu jefe?

Para avisar en tu trabajo que estás enfermo, procura ser breve y directo. Comunícate con quien corresponda. Comenta tu situación para llevar tranquilidad a tus superiores sin entrar en detalles. Solicita la baja temporal si vas a necesitar varios días. Evita excusas comunes e informales.

Si bien hay personas que les inquieta compartir los motivos por los que precisan requerir un día libre a último momento, otros tal vez se pasan de información para mostrar que no están exagerando.

Sin embargo, no hay necesidad de manifestar los pormenores escabrosos al llamar y avisar que estás enfermo. No tienes que demostrar la enfermedad a nadie. Es tu beneficio como empleado y un derecho laboral.

Pero sí ten algo en claro, si estás enfermo, no dudes en quedarte en tu casa. No existen razones para arriesgarte en contagiar a compañeros de empleo o alargar tu propia recuperación. Por otro lado, tomarte el tiempo necesario para ello no debería generarte culpa alguna.

¿Te está costando llegar a fin de mes?

¿Surgió un imprevisto y no sabes cómo solucionarlo?


Sé lo estresante que puede ser pasar por una situación así cuando estás buscando trabajo y por eso me gustaría recomendarte Solcrédito.

Solcrédito ofrece préstamos online de manera fácil, rápida y segura, con un alto índice de aprobación y gran cantidad de ofertas.

Sé breve

Menos será más al momento de compartir detalles de tu malestar o enfermedad con tu jefe.

Sin ser enigmático comunica lo menos posible.

Por ejemplo, un aviso breve podría ser: “Hola Gerente (Utiliza su nombre), lamento que no podré asistir al puesto hoy, estoy con fiebre y en cama, o no me siento bien y tendré que ausentarme hoy, sin embargo, espero poder regresar mañana”

Si agregas demasiados detalles a la información brindada puede que parezca que estás armando una excusa e intentas convencerlo.

Admite las malas circunstancias

¿Qué ocurre si el día que estás enfermo puede parecer sospechoso en el contexto, pero estás realmente indispuesto? ¿Si debes ausentarte al término del SuperBowl, o de un fin de semana de fiestas o luego de la celebración que se hizo en la oficina?

Admite que es un mal momento, y que lamentas la coincidencia, sin embargo, sigue firme. Podrías decir “Me encantaría comentar que me divertí la noche previa, pero ni siquiera soy fanático de la NFL”

x
Cómo hacer un BUEN CV

¿Te encuentras en plena búsqueda laboral? ¿Quieres dar el próximo gran salto en tu carrera? Nosotros nos encargamos de todo lo que necesitas para lograrlo. Te brindamos plantillas profesionales y ejemplos para que tu aplicación destaque del resto. Consigue el empleo de tus sueños con un CV profesional.

Crea un CV profesional

¡Quienes utilizan nuestro editor de currículums online tienen 3 veces más chances de ser llamados a entrevistas!

Nuestros usuarios dicen:

Kit de Crecimiento Profesional Kit de Crecimiento Profesional Kit de Crecimiento Profesional

Sé objetivo y realista con tu capacidad

Pon expectativas de tu disponibilidad en el momento de conversar con tu jefe o notificar de manera escrita de tu enfermedad.

Si consideras que dentro del malestar te será cómodo dar respuesta a correos electrónicos o mensajes en el celular, puedes indicar que te ocuparás de revisarlo a menudo. Si no, ni siquiera tengas dudas en indicar que no podrás estar disponible para hacerlo.

Si tienes dolor de cabeza muy fuerte, y tu empleo implica realizar tareas que te lleven a pensar, hacer análisis y razonar, es muy probable que no puedas dar tu 100%. Por ello encomiéndale tus tareas a algún compañero o simplemente aguarda a sentirte mejor.

Si, además, consideras que este malestar podría ser solo el comienzo de otro mucho más grave, y que hará que no puedas asistir a la oficina por varios días, solo coméntale a tu jefe que al finalizar el día te contactarás para informarle si al día siguiente estarás en óptimas condiciones para regresar.

Tú te conoces a ti mismo, y sabes, a veces, por adelantado, que determinados malestares te llevarán ausentarte varios días. Por ello, avísale a tu jefe o empleador con el mayor anticipo posible.

¿A quién debo informarle que estoy enfermo?

Una notificación breve y concreta acerca de tu enfermedad o malestar deberás remitirla a tu superior o cualquier colega que se vea involucrado en el trabajo por tu ausencia.

También remite un correo electrónico a tus colegas, con el fin de hacer un seguimiento a tus pendientes, o con documentos o datos que sean necesarios para darle continuidad a las tareas diarias.

Cuando nos referimos a quién avisar no te alejes demasiado de la cadena protocolar de información que maneje tu compañía. En algunos casos es probable que te exijan advertirle al área de recursos humanos. Sigue los pasos del protocolo, si existiera, al pie de la letra.

Incluso si te ausentarás varios días, en la mayoría de los casos requerirán una notificación médica.

Llévale tranquilidad a tu jefe o superior

Los jefes siempre deben respetar los espacios de tiempo libre de sus empleados. Sin embargo, alguna reunión de envergadura o un proyecto a concluir muy importante tal vez los haga sentir ansiosos o inquietos y te soliciten o presionen para que no te ausentes.

Para evitar roces, llévales calma, sin la obligación de detallar la situación.

Llévales algún plan alternativo para resolver la situación eventual que pueda presentarse, y coméntales que tu colega podrá hacer una gran tarea en tu lugar.  Incluso, podrás adicionar como argumento que no estarías cuidando los beneficios de la empresa al dirigirte a trabajar indispuesto

Solicita la baja si estarás enfermo varios días

En el caso que debas ausentarte más de un día a tu empleo, es preciso realizar la consulta con el médico, que será quien decidirá cuántos días tendrás que ampliar la baja laboral. Y sin dudas, será una situación que debas informar a tu jefe y colegas.

¿En qué momento se cobra la baja?

Mientras se extienda la incapacidad temporal cada empleado tiene derecho a un subsidio del que se encarga la seguridad social. Este monto lo abona por adelantado la compañía incluyéndola en su nómina de empleados con bajas temporales y la seguridad social, es quien la abona con posterioridad. Es por ello que la justificación médica será imprescindible que sea certificado por el sistema de salud nacional o por la mutua elegida por la compañía para prestar el servicio.

En aquellos casos de enfermedades poco habituales el derecho al subsidio se dará a partir del día cuatro de la baja. El monto será un 65% de la base reguladora. Si la baja supera los 21 días, la cantidad asciende al 75%.

¿Necesitas ayuda con tu búsqueda laboral? Únete a nuestra comunidad de profesionales, resuelve tus dudas y encuentra mejores oportunidades.

Por el contrario, si la enfermedad tiene relación con la actividad profesional, el monto a recibir será el 75% de la base reguladora desde el día posterior a la baja.

EN los convenios colectivos de empleo o en las negociaciones individuales se manifiestan las condiciones y montos que se otorgan los primeros tres días ante una baja temporal. Los porcentajes varían, generalmente, entre un 75 y un 80% y en otros puede recibirse el monto completo.

Es fundamental que en todos los casos justifiques una baja o ausencia laboral. Cada compañía tiene costumbres o políticas diferentes y de acuerdo a ello podrás ser más o menos protocolar.

Lo más sencillo siempre es comunicarte telefónicamente lo antes que puedas con el aviso de que deberás ausentarte.

Siempre dependerá de la urgencia o gravedad de lo que te esté ocurriendo. Un proceso de gripe de cuatro o cinco días no será igual a una migraña o indisposición gastrointestinal, ni a un esguince que puede llevarte tal vez varias semanas.

Si la baja será demasiado extensa, no olvides que la justificación deberás hacerla cada semana.

Día de asuntos personales

En algunas oportunidades la administración de las bajas para ciertas compañías se realiza de manera sistemática, y tienen un protocolo para los plazos. Para evitar inconvenientes, recuerda que la presentación de la justificación médica es hasta los tres días. De lo contrario, podrás suponer que no te abonarán el día si no eres estricto con el cumplimiento. 

Sin embargo, puede que algún día estés muy cansado como para asistir a la oficina, aunque no haya ninguna certeza médica que pueda comprobarse para justificar esa ausencia. Muchos convenios de trabajo incluyen los días de asuntos personales, en lo que además no se exige que des ningún tipo de explicación de las razones por las que te ausentas. Si tienes un día de esos, estima la posibilidad de aplicar uno de ellos.

Malas excusas para faltar al trabajo sin justificación

Hay quienes prefieren decirles la verdad a sus jefes, o inventan situaciones que creen que les servirá como excusa. En realidad, son malos fundamentos, y no te sumarán positivamente a tu imagen.

No utilices los siguientes argumentos para indicar que necesitas ausentarte:

  • Resaca
  • Sentirte cansado o con flojera
  • Mal clima
  • Tráfico
  • No poder hacerte cargo de la cantidad de trabajo acumulado
  • Corte de pelo desafortunado
  • Actividad de recreación

Artículos Relacionados

Deja un comentario