Cómo presentarte y saludar en una entrevista de trabajo

Toda cita de trabajo no empieza en la primera consulta del reclutador, sino desde el momento en el que saludas y te presentas.

La primera impresión que causes al seleccionador será imprescindible para continuar correctamente con la entrevista.

La forma en la que le des la mano al entrevistador podría causar sensaciones negativas o positivas en él.

También la vestimenta y las expresiones de tu cara serán fundamentales para la imagen completa del primer momento, que se lleven de ti.

Preséntate a tu entrevista en tiempo y forma, cuida tu imagen personal y saluda con una sonrisa y seguridad diciendo “buenos días, [NOMBRE DEL ENTREVISTADOR], encantado de conocerte”. Cuida tus modales frente a todas las personas del edificio y llega preparado para participar de charlas informales que rompan el hielo

¿Te está costando llegar a fin de mes?

¿Surgió un imprevisto y no sabes cómo solucionarlo?


Sé lo estresante que puede ser pasar por una situación así cuando estás buscando trabajo y por eso me gustaría recomendarte Solcrédito.

Solcrédito ofrece préstamos online de manera fácil, rápida y segura, con un alto índice de aprobación y gran cantidad de ofertas.

La entrevista empieza cuando sales de casa

Incluso los minutos previos a arribar al edificio en el que te harán la entrevista, serán fundamentales en relación a la imagen y semblante que transmitas.

Uno no puede estar seguro, si la persona que cruzas en el bus o en la cafetería de la esquina, no es quien te entrevistará o parte del equipo de trabajo que te reciba.

Por ello, esboza un aire amable, con confianza y profesionalismo desde el momento mismo que sales de tu casa.

Asegúrate de salir con el tiempo suficiente para llegar minutos antes del horario pactado. Apenas llegues, debes contar con unos minutos para apagar el teléfono móvil y observar el lugar (Luego podría servirte para tener alguna otra conversación con quien te entreviste)

Anticiparte unos minutos te dará tiempo para descansar, y para brindar una imagen de una persona tranquila y organizada. Los inconvenientes de último momento, podrían hacernos quedar como alguien nervioso y poco preparado

Qué hay que evitar

Te compartiremos un ejemplo de lo que un reclutador podría decir de ti en un mal comienzo:

¿Te encuentras en plena búsqueda laboral? ¿Quieres dar el próximo gran salto en tu carrera? Nosotros nos encargamos de todo lo que necesitas para lograrlo. Te brindamos plantillas profesionales y ejemplos para que tu aplicación destaque del resto. Consigue el empleo de tus sueños con un CV profesional.

Crea un CV profesional

¡Quienes utilizan nuestro editor de currículums online tienen 3 veces más chances de ser llamados a entrevistas!

Nuestros usuarios dicen:

Kit de Crecimiento Profesional Kit de Crecimiento Profesional Kit de Crecimiento Profesional

“En una oportunidad oí a una persona que conversaba de manera telefónica afuera del edificio donde estaba la compañía para la cual trabajo. Y protestaba en voz alta acerca del horario tan temprano que la había tocado para ser entrevistado.

Al asistir a mi primera entrevista del día, me percaté que esa persona era mi próximo postulante. No fue un excelente comienzo…” 

Relaciónate con todos como si fueran el reclutador

Sé educado y amigable con todas las personas con las que entables comunicación de manera previa a la entrevista.

x
Cómo hacer un BUEN CV

Incluyendo desde la recepcionista, las personas con las que compartas el ascensor o la sala de espera, o con aquellas que puedas cruzarte en algún pasillo u oficina.

Serán todos puntos de contacto y de comunicación con el futuro empleador. Y el equipo de trabajo o colaboradores pueden dar también sus impresiones de los candidatos. Así que debes asegurarte que se lleven la mejor impresión de ti.

 Qué hay que evitar

“En particular, me interesa saludar a los postulantes en persona. Una vez, un candidato dio por sentado que yo, en realidad, era un colaborador. Su trato hacia mí fue muy raro, y me requirió de forma bastante descortés que le llevara algo para beber.

Luego, se sorprendió al ver que la persona que realizaría la entrevista era yo. Lo que más me desagradable me resultó de la situación fue que creyera que era correcto tratar de esa manera a un colega”

El ingreso a la sala

Junto al saludo y presentación, es importante que te muevas con solidez y seguridad hasta la persona que te esté convocando. Allí, recuerda dar “buenos días” o “buenas tardes”, según corresponda, con una sonrisa.

También, has contacto visual con el entrevistador desde los primeros instantes.

Es fundamental que llegues a la entrevista con el nombre de quien la realizará. De esta manera, al saludo, agrégale el nombre de la persona, para mostrar que tienes la información mínima para comenzar la reunión.

Cómo saludar en una entrevista virtual

En el caso de una entrevista virtual, ya sea por Skype, Zoom o cualquier otra plataforma, es importante que prepares tu ubicación e iluminación de antemano. Cuando tu entrevistador se conecte, salúdalo sonriendo y mirando a cámara. Procura no apresurarte en tu saludo para no iniciarlo antes de que te estén escuchando.

Si la entrevista virtual es grupal, seguramente te incorpores a una llamada grupal establecida previamente. En ese caso opta por un saludo grupal como “buenos días a todos”. En cambio, si la teleconferencia se va armando participante a participante, lo que corresponderá será que los saludes según vayan incorporándose.

El encuentro

En todos los casos, la primera acción debe ser de la persona que te entreviste. Así que espera, a que sea él o ella quien extienda la mano para el saludo, y no te adelantes. La primera impresión será de vital importancia.

Al estrecharle la mano, inclínate levemente, y que el apretón sea de forma neutral, sin presión demás ni tampoco extremadamente dócil. No es aconsejable dejar la mano mucho tiempo.

 Si bien el saludo de manos será importante, lo esencial será que mires a los ojos al entrevistador y sonreír amablemente; Los movimientos faciales deben ser suaves, no exageres en ninguno de ellos.

¿Necesitas ayuda con tu búsqueda laboral? Únete a nuestra comunidad de profesionales, resuelve tus dudas y encuentra mejores oportunidades.

Considera que muchas veces, los indicios no verbales, son incluso más importantes que los verbales. Espera que te inviten a sentarte y proyecta entusiasmo e interés. No olvides que tanto lo que digas como lo que hagas en los primeros minutos iniciales y previos a la entrevista definirán la impresión que tenga el reclutador sobre ti.

Qué hay que evitar:

“En una oportunidad, recibí en una cita laboral a un postulante que había requerido un vaso de agua mientras aguardaba. El vaso estaba helado, y se le debe haber volcado antes de ingresar a la sala. Mi impresión fue un apretón de manos frío y húmedo”

Así que, si vas a solicitar algo para beber antes de ingresar a la entrevista, asegúrate de sostenerlo con la mano izquierda.

Planifica una breve charla inicial

Una conversación previa a la primera pregunta será útil para que consigas un punto de afinidad con el entrevistador que podría, luego, tener buenas consecuencias.

Dentro de la preparación que debes hacer de la entrevista, piensa con antelación qué temas serán posibles de conversar de manera ligera y espontánea. Lo fundamental será llegar a algún tema que ambos compartan interés.

Por ejemplo, si al entrar a la sala, hay una fotografía del reclutador, podrías consultarle sobre ellos, y agregar, luego, alguna anécdota de tu propia familia. O si te encantan los deportes, y descubres signos de que al entrevistador también, podrás generar un acercamiento haciendo alguna consulta de la que podrías obtener un argumento atrayente. ´ ¿Quién consideras que será el ganador del torneo este campeonato? ´

También puedes planear algunas temáticas actuales. Por ejemplo, ¿la compañía en la que serás entrevistado ha salido en los noticieros o medios de comunicación por algún motivo? En cualquier circunstancia, consolida algún pensamiento interesante con el que pudieses aportar, además.

Qué hay que evitar:

“Recientemente entrevisté a un postulante que me consultó, sin respiro, sobre mi familia, el empleo, un tema que había sido cara de noticieros, y otros detalles. La realidad fue que no tenía demasiado qué opinar y ni siquiera se tomaba el tiempo para escuchar mis respuestas, antes de volver a preguntar. De esta manera, me mostró que estaba dominado por la ansiedad y que, además, era un candidato con poca aptitud para la escucha”

Consejos:

  • Jamás mastiques goma de mascar en una entrevista laboral. Si es necesario darle otro aire a tu aliento antes de la cita, utiliza una menta. Concluye la ingesta antes del comienzo de la charla con el reclutador.
  • Por si es necesario, lleva algunas copias extras de tu currículo para proporcionárselas al entrevistador, si te lo requiere. Esta organización demostrará que eres previsor y confiable.
  • Ajústate a lo que has preparado. No improvises en el momento. Podría hacerte parecer nervioso o muy repetitivo. Responde sobre lo que has preparado, y luego espera a que el entrevistador siga la charla, o continúe con otra consulta.

Despedirse en una entrevista laboral

Al finalizar la entrevista, también será importante que el saludo sea el correcto. Y muchas veces, hasta es un gesto que podría señalar más cosas que el inicial. Si tú no estás conforme con la entrevista que te han hecho, seguramente saludarás de manera apresurada, tal vez hasta serás descuidado en los modales, y sin ningún interés en ser llamado nuevamente.

En cambio, si luego de la entrevista te sientes inspirado, saludarás de manera amena y agradable, serás cuidadoso con los movimientos que usas.

Nuevamente, el adiós también es correcto hacerlo con un apretón de manos neutral, la sonrisa, y la mirada a los ojos.

También se puede dar las gracias por el tiempo otorgado.

Artículos Relacionados

Deja un comentario