Por qué no me avisan que estoy descartado [13 MOTIVOS]

¿Cuáles son los motivos para que no se comuniquen conmigo luego de una entrevista de empleo? ¿Por qué no me indican que en verdad estoy descartado?

Seguramente te habrá sucedido en algún momento que después de un proceso selectivo no te hayan llamado. Más allá el perfil que tengas, lamentablemente esta mala conducta dentro del departamento de recursos humanos es bastante común.

Sin embargo, en los últimos años las compañías son más abiertas en cuanto a la responsabilidad, a la comunicación y el compromiso con los candidatos en una suerte de estrategia, combinada con algunas buenas prácticas, para construir su marca de buen empleador.

Si bien ha habido un crecimiento de las compañías, y del personal de recursos humanos frente a la información y el trato a los candidatos en los procesos de selección de personal, a continuación, te contaremos los motivos por los cuales los reclutadores no dan el feedback necesario, que más que razones son excusas en muchos casos.

Los 13 motivos por los que los reclutadores no te avisan que estás descartado son:

  1. Técnicos enfocados en resultados
  2. Cantidad de trabajo
  3. Candidatura en pausa
  4. Procrastinación
  5. Falta de urgencia
  6. Puesto supeditado a proyectos
  7. Espera de respuesta de un candidato
  8. Falta de empatía
  9. Ausencia de un tomador de decisiones
  10. Falta de respuesta de un cliente
  11. Vacancia permanente
  12. Suposición de que el candidato se considera descartado
  13. Espera a que el candidato haga seguimiento

A continuación, los veremos en mayor detalle.

Motivos por los que un entrevistador no avisa que fuiste descartado:

1. El técnico en selección tiene un puesto de empleo abocado al rendimiento o resultados

Estos casos se dan preferentemente en compañías tecnológicas o cuyo comercio está íntimamente relacionado con el reclutamiento de personal.

¿Quieres que tu CV destaque del resto? Prueba nuestro pack de plantillas profesionales y en tan sólo 5 minutos estarás sacándole ventaja al resto de los candidatos. Se adaptan a tu perfil y son fáciles de editar en Word. Consigue 15+ plantillas profesionales para completar aquí.

En estas ocasiones el reclutador es medido por objetivos, por aquellos candidatos o procesos que se cerraron y que, en definitiva, se facturaron, y no por la forma en la que realiza sus tareas.

Este sistema hace que el reclutador desconcentre su foco de todo aquello que no le aporte valor a ese resultado que necesita, por el cual será recompensado.

Si bien no se le quita responsabilidad al seleccionador de recursos humanos, ni se culpabiliza en su totalidad al empresariado, hay una responsabilidad compartida en este sistema elegido para reclutar personal.

2. Cantidad de trabajo

A veces la cantidad de tareas y la presión en determinadas compañías son muy grandes. A veces tienen jornadas que superan las 12 horas. Esas cargas para poder cumplir con determinados objetivos, hacen que un reclutador esté inmerso en una dinámica en la que sea complejo se acuerde del candidato que está, en definitiva, esperando una respuesta.

x
Cómo hacer un BUEN CV video

3. La candidatura quedó en espera

Si bien no parece algo muy habitual, lo es, más de lo que crees. En determinadas ocasiones, las posiciones buscadas pueden entrar en un proceso de paralización por un tiempo. Ese tiempo se termina alargando más de lo que, incluso la empresa misma quisiera, y sin la posibilidad de considerar cuál es el tiempo que se tardará para decírselo a un candidato, el reclutador toma la decisión de esperar a que se retome el proceso.

Incluso en algunas ocasiones la candidatura se cancela, y ya ha pasado tanto tiempo, que no sería pertinente tal vez dar algún tipo de detalle o devolución.

 4. Procrastinación de actividades desagradables

Muchas veces la manera en la que se desarrollan las actividades de un reclutador hace que haya una orientación a retrasar aquellas tareas que no son del todo de su agrado. Y los correos electrónicos con las malas noticias caigan un poco en el olvido. Simplemente, porque la situación no les apetece y van dejando hasta que ya no recuerdan que el candidato estaba a la espera.

5. No tienen apuro por cubrir un puesto o no es demasiado concreto el perfil buscado

En algunas oportunidades, las compañías abren un puesto nuevo, y no tienen una definición específica de qué perfil requieren. Por ello, convocan distintos perfiles para evaluar qué hay disponible en candidatos. Si no hay cosas claras desde el inicio, es difícil que puedan los reclutadores elegir acordemente. Por ello, también puede suceder que los procesos selectivos se vayan haciendo cada vez más largos. La elección del candidato queda en la nada, y por ende tampoco hay mucho que comunicar.

¿Te encuentras en plena búsqueda laboral? ¿Quieres dar el próximo gran salto en tu carrera? Nosotros nos encargamos de todo lo que necesitas para lograrlo. Te brindamos plantillas profesionales, ejemplos y guías para que tu aplicación destaque del resto. Consigue el empleo de tus sueños con nuestra ayuda.

Ayuda con tu CV y LinkedIn

¡Quienes eligen nuestro pack de plantillas profesionales tienen 3 veces más chances de ser llamados a entrevistas!

Nuestros usuarios dicen:

Kit de Crecimiento Profesional Kit de Crecimiento Profesional Kit de Crecimiento Profesional

6. La candidatura está aguardando una aprobación de un proyecto determinado

Una situación podría ser que la compañía tiene un acuerdo de palabra con otra empresa para realizar algún tipo de proyecto. Hasta el momento en el que se firma el acuerdo definitivo, todos los tiempos son bastantes relajados. Se realiza una preselección de candidatos para que una vez que el proyecto tenga ya plazos para avanzar, la persona esté disponible para comenzar, o por lo menos ya esté elegida. En ese sentido, el proyecto toma varias formas distintas en el camino, tal vez no con los tiempos que se esperaban y las negociaciones avanzan, retroceden, se modifican, etcétera, y el candidato sigue esperando que se comuniquen con él.

7. A la espera de la respuesta del candidato elegido

Algo que también es de ocurrir es que se elige a una persona que duda de su determinación final, solicita tiempo para pensar la propuesta realizada antes de tomar una decisión concluyente.

Esta es una ocasión en la que a la empresa le genera bastante incertidumbre. La persona seleccionada puede decidir no aceptar la oferta hasta el último momento, y, por ende, la compañía decide no dar aviso de esa elección a los demás candidatos. Y no solamente hasta que esa persona resuelva su situación, sino también que a veces, se aguardan los 15 días o los que correspondan de preaviso hasta que logra ingresar definitivamente. Luego, de todos esos plazos, el reclutador podría creer que ya paso el tiempo de un aviso de un empleo para el que no fuiste seleccionado

8. Falta de empatía o sensibilidad para con los postulantes

No hay mucho que decir aquí, pero no deja de ser una posibilidad.

9. Que falte alguna persona que tiene que tomar la determinación en el proceso selectivo

Una persona que tiene que tomar responsabilidad o actitud activa en esa determinación de la elección final del candidato se encuentra ausente, puede ser por vacaciones, licencia, o la situación que sea. Muchas veces aguardar a que la persona regrese influye en una mala comunicación con los otros candidatos que se entrevistaron.

10. Un cliente no responde o no decide

En muchas empresas que se dedican a la selección de personal, sucede frecuentemente que hacen llegar opciones de candidatos a las compañías, y son estas las que no deciden, o dilatan las conversaciones, o no están completamente convencidos de lo que se ofreció. Quieren continuar viendo más candidatos, y el proceso de selección, entonces, no se acaba.

11. Un puesto vacante de manera casi permanente

En algunas empresas de outsourcing tecnológico, por ejemplo, existen las vacantes de recurrencia, para programadores, por ejemplo. La persona se candidatea en el portal de empleo, se realizan las entrevistas permanentes, pero aún no se abrió la vacante por completo. Se aguarda a que el proyecto a corto plazo llegue y mientras se hace esperar a los entrevistados.

12. “Si no nos comunicamos contigo en un tiempo de dos semanas, es de comprender que te hemos descartado”

Antes se usaban bastante a menudo este tipo de avisos. Ahora ya no es muy común que se use ya que las empresas prefieren dejar la situación abierta frente a posibles cambios.

13. Se pone en el candidato la responsabilidad de hacer un seguimiento

En algunas ocasiones se le requiere al candidato que sea él quien se ponga en contacto con el reclutador para que se le brinde alguna información del proceso de la vacante. Si bien no es una opción detestable, debe caber la posibilidad de dársele al candidato la opción de ponerse en contacto, aunque no la responsabilidad de que la actitud salga completamente de él.

Otorgarle la confianza para hacerlo luego de un tiempo específico es una opción, pero no la única. Para muchas personas la incertidumbre es peor que las malas noticias, por lo que las novedades siempre se deben comunicar aun cuando no sean buenas.

Para finalizar, puede que si utilizas InfoJobs para buscar empleo, te interese nuestro artículo sobre cómo evitar ser descartado en esa plataforma.

Artículos Relacionados

Deja un comentario