Cómo buscar trabajo mientras estás trabajando: Una guía práctica

¿Sientes que tu empresa no te valora como debería?

¿Tu trabajo actual te aburrió?

Seguramente se te haya cruzado por la cabeza la posibilidad de dejar tu actual empleo e iniciar la búsqueda de uno nuevo.

Sin embargo, puede que aún tengas dudas o inseguridades sobre cómo encarar este proceso tan complejo.

El secreto para buscar trabajo mientras estás trabajando es ser muy cuidadoso. No compartas con tus compañeros actuales tu búsqueda. Puedes utilizar días de vacaciones que tengas disponibles para entrevistas. Evita usar la computadora o móvil de tu actual trabajo. Válete de tu red de contactos.

En este artículo intentaré tratar todos los temas relativos a la búsqueda de un nuevo empleo mientras aún te encuentras trabajando para tu actual empresa.

En muy poco tiempo tendrás la mayoría de tus preguntas resueltas y muchísima más seguridad a la hora de tomar una decisión tan importante.

¿Quieres que tu CV destaque del resto? Prueba nuestro editor online y en tan sólo 5 minutos estarás sacándole ventaja al resto de los candidatos. Se adapta a tu perfil y es fácil de usar. Elige entre 20+ plantillas profesionales para completar aquí.

Analiza la decisión de dejar tu empleo

Para empezar, deberías poder definir cuáles son las cosas que te molestan de tu situación actual y cuales podrías seguir tolerando.

Por ejemplo: Tal vez detestes a tu jefe actual, pero ames tu trabajo actual. Quizás hayas encontrado la combinación de tareas y responsabilidades perfectas para ti y estés dispuesto a mantenerla aún a pesar de tu jefe. Por otro lado, tal vez pese más en tu decisión conseguirte un nuevo jefe a costas de tener un trabajo más aburrido.

Todo será una gran negociación interna, en la que deberás ponderar las siguientes ventajas y desventajas:

¿Te encuentras en plena búsqueda laboral? ¿Quieres dar el próximo gran salto en tu carrera? Nosotros nos encargamos de todo lo que necesitas para lograrlo. Te brindamos asistencia personalizada y preparamos tus documentos para ti. Consigue el empleo de tus sueños con nuestra ayuda.

Ayuda con tu CV y LinkedIn

¡Quienes eligen nuestro servicio de redacción tienen ayuda personalizada con su currículum, LinkedIn, carta de presentación y mucho más!

Nuestros usuarios dicen:

Kit de Crecimiento Profesional Kit de Crecimiento Profesional Kit de Crecimiento Profesional

Ventajas

  • Los candidatos que actualmente están trabajando son considerados más atractivos para los reclutadores. Es que es más probable que tengan los conocimientos frescos y estén en mejores condiciones de comenzar a trabajar de inmediato
  • Por supuesto que buscar empleo teniendo un sueldo y una estructura cómoda es mucho más relajado que hacerlo enfrentando necesidades y urgencias. Puedes aprovechar esta circunstancia para tomarte tu tiempo y evaluar sólo las mejores ofertas.

Desventajas

  • La búsqueda de trabajo mientras estás trabajando es una película de terror logística. Prepárate para estar coordinando entrevistas a escondidas y arreglando tus horarios libres de manera que nadie se dé cuenta.
  • Posiblemente tengas menos tiempo y menos energías para dedicar a la búsqueda.
  • Si no eres lo suficientemente prolijo y tus colegas o jefes se enteran, podrías dañar tu relación con ellos.

¿Cuándo empezar a buscar un nuevo trabajo?

Como ya analizamos, la decisión de abandonar tu lugar de trabajo actual no es para nada fácil de tomar. Mucho más difícil es encontrar el momento justo, o encontrar el límite de tu paciencia si las cosas no vienen del todo bien.

A fin de cuentas, sólo tu puede saber cuándo es el momento de tomar la iniciativa final. Sin embargo, a continuación, te dejaré una lista de las 9 señales que te harán saber que es el momento de dejar tu trabajo actual:

  1. A menudo llevas energía negativa a tu vida privada
  2. Estás demasiado cómodo
  3. Justificas todo diciendo “Es sólo un trabajo”
  4. Puedes hacer todas tus tareas sin ningún esfuerzo
  5. Nunca tienes ganas de ir a trabajar
  6. Cometes errores por falta de atención o porque no te importa
  7. Sientes que el ambiente laboral se ha vuelto tóxico
  8. Tu salud física y mental se está viendo afectada
  9. No ves posible ningún tipo de crecimiento laboral quedándote

Por supuesto que ninguna de estas señales (ni ninguna combinación de ellas) es completamente significativa y determinante. De nuevo, somos todos humanos y somos todos distintos, pero tal vez algunas de estas cosas te sucedan.

Presta mucha atención, replantéate tu situación y luego toma la decisión correspondiente de inmediato.

¡No pierdas tiempo!

Define qué esperas de tu nuevo trabajo

Considerando que tendrás menos tiempo y recursos para realizar tu búsqueda, es importante que intentes llevarla a cabo de la forma más enfocada posible.

Lo recomendable sería que antes de enviar la primera solicitud de empleo tuvieras en mente tu trabajo objetivo.

Pregúntate ¿Con qué tipo de oferta sería lo suficientemente feliz como para dejar a mi empresa actual?

Tal vez estés queriendo cambiar de carrera y una posición similar a la que tienes actualmente en otro sector sea suficiente.

Como referencia, en este momento preliminar de tu búsqueda deberás formar opiniones respecto a:

  • Ubicaciones geográficas aceptables
  • Sectores que te interesan
  • Nivel jerárquico
  • Horarios
  • Tamaño de la empresa
  • Salario
  • Capacitaciones
  • Beneficios empresariales
  • Proyección futura de tu carrera
  • Teletrabajo
  • Responsabilidades
  • Independencia

Finalmente, y cómo cuestión no menor, te recomiendo que pienses como reaccionarías si tu actual empresa quisiera retenerte.

Ayuda con tu CV y LinkedIn

Los usuarios de nuestro servicio de redacción profesional consiguen 3 veces más entrevistas al destacar del resto de los candidatos

¿Qué sucedería si te hicieran una contra oferta cuando fueras a renunciar?

¿Qué deberían ofrecerte?

¿Estarías dispuesto a aceptar beneficios menores que los ofrecidos por el trabajo nuevo con tal de quedarte?

¿Cuánto y qué más tendrían que darte para que te quedes?

Puedes anotarte todo esto e ir revisándolo conforme consigas más información de la actualidad del mercado laboral actual.

Mantén tu búsqueda laboral en secreto

El simple hecho de estar buscando un nuevo empleo puede resultarle ofensivo a tus superiores. Puede que se sientan traicionados, o lo tomen como un desprecio a su trabajo contigo.

Aun cuando tus motivos para cambiar de trabajo no tengan nada que ver con ellos, es recomendable dejarlos fuera de tu proceso de búsqueda.

¡Ey! hasta podrías arrepentirte a los pocos días, eso te haría quedar mal en sus ojos.

Posiblemente tengas compañeros de oficina de extrema confianza con quien puedas compartir el proceso, y sepan guardar tu secreto a salvo. Asegúrate de que esto sea así y aprovecha de su ayuda, ya que el proceso, como mencioné anteriormente, será un caos logístico.

¿Cómo ocultar tu búsqueda laboral a tu empresa actual en las redes sociales?

Gran parte de tu búsqueda seguramente transcurra en las redes sociales. De hecho, si eres una persona activa en las mismas, probablemente quieras compartir tu progreso con tus contactos.

Para esto, es importante que prepares o ajustes tu configuración de privacidad para no dar información al respecto a quienes no quieres que se enteren.

LinkedIn

Ten en cuenta, a la hora de completar o actualizar tu perfil de LinkedIn que habitualmente todas las modificaciones en el mismo son notificadas a tus contactos.

Evitar esto es muy sencillo:

Clickea arriba a la derecha donde en el menú aparece tu foto y abajo dice “Yo”. Se desplegará este menú:

Ahora ve a Ajustes y Privacidad:

Luego encuentra la opción relevante a lo que quieres desactivar:

Aprovecha la ocasión para revisar el resto de las configuraciones de privacidad.

Infojobs

En Infojobs tienes dos alternativas muy útiles:

La primera es controlar la visibilidad de tus CVs. Puedes marcarlos como “no visibles” para no aparecer en las búsquedas de los seleccionadores. Por supuesto que, si envías tu perfil postulándote a algún puesto, esa empresa sí podrá verlo.

La segunda, también desde el panel de control de visibilidad de tus CVs es la de bloquear a ciertas empresas para que no puedan encontrarte. Aquí deberías sumar a tu empleador actual. Recuerda que sólo tienes 3 bloqueos gratuitos disponibles en todo momento.

Facebook

Facebook tiene numerosas herramientas para controlar qué publicaciones hacer públicas y cuáles no. Te recomendamos indagar al respecto.

Además, una funcionalidad interesante es la de las listas, donde puedes incorporar a distintos contactos y luego asignar la visibilidad de tus posteos para sólo algunas de estas listas.

Tenemos un artículo con consejos para buscar trabajo en redes sociales. Puedes verlo haciendo click aquí.

Instagram

Usa la lista de mejores amigos cuando vayas a compartir cosas referidas a tu búsqueda actual.

En los posteos públicos intenta ser lo más vago posible.

No digas “Esperando con muchas ansias que me llamen luego de la entrevista” opta por el misterio de “Se vienen cosas buenas para mí en el futuro”.

Se cauteloso y nadie se enterará de lo que no deba.

Twitter

Twitter es una red más compleja a la hora de esconder lo que publicas. Aquí todo dependerá de ti.

Usa el mismo criterio mencionado anteriormente. Intenta ser lo menos específico posible. Habla siempre en términos generales y poco definidos cuando se trate de tu búsqueda laboral.

Evita las bolsas de trabajo

Recuerda que es muy probable que tu actual empresa tenga búsquedas abiertas. Sería “riesgoso” que se toparan con tu CV.

Prueba con otros medios para encontrar el puesto que quieres. Mantén la discreción. Indeed puede ser una buena alternativa, ya que es un agregador de ofertas.

Especialmente si tu perfil es muy demandado, hacer tu búsqueda pública podría desencadenar en numerosos llamados y correos durante el horario laboral que podrían levantar sospechas.

Aprovecha tu red profesional

Buscar empleo mientras estás trabajando es, en muchos casos, el momento de cosechar lo que has sembrado luego de años de networking.

Prueba a los contactos de tu red. Consulta discretamente si saben de alguna posición que pudiese interesarte.

Recuerda que existe un mercado laboral escondido donde las vacantes sólo se completan mediante recomendaciones. De hecho, estas vacantes suelen ser consideradas las mejores.

Esta estrategia de búsqueda sin dudas es la más efectiva y “silenciosa”. Enfoca la mayoría de tu energía aquí.

No uses tu teléfono, computadora o email laboral

Tal vez sea principalmente una cuestión ética, pero está muy mal visto que uses los recursos de tu empresa actual para buscar a tu empresa futura.

Limita las comunicaciones a tus dispositivos y direcciones personales. Incluso, restringe la búsqueda al horario del almuerzo, tus horas libres o los momentos fuera del trabajo.

Si tu jefe se enterara de que te está pagando para que busques otro empleo podrías estar en problemas.

Además, más allá de lo ético, recuerda que seguramente todo el tráfico web y las llamadas telefónicas puedan estar siendo intervenidas por la empresa. Por más que limpies el navegador, sería fácil para la gente de soporte técnico saber quién ha estado ingresando a InfoJobs cada media hora.

Pacta entrevistas fuera del horario laboral si es posible

Los entrevistadores seguramente puedan entender tu situación. Pedirles horarios que puedas manejar en la oficina no los alarmará.

Intenta concertar reuniones de desayuno, en el horario del almuerzo o luego de salir de la oficina.

Lo más importante, especialmente para las primeras entrevistas del proceso, es que no tengas que estar haciendo malabares con tus horarios de trabajo normales.

Si vas a levantar sospechas, levántalas en las últimas etapas del proceso de selección. Evita generar suspicacias cuando apenas estés conociendo a tus potenciales futuros empleadores.

Ir a entrevistas mientras estás trabajando

Si no tienes más remedio que tomar entrevistas durante tu horario laboral, sé inteligente al respecto.

Como dije antes, sólo te recomiendo hacer esto si estás en las últimas rondas de entrevistas, de lo contrario podría resultarte contraproducente.

Si tu trabajo te permite tomarte días de asuntos propios, aprovéchalos, pero no seas demasiado obvio. Si vas a usar varios en una semana, invéntate una coartada creíble. Lo mismo para los días que puedas tomarte declarando enfermedad. Sé cuidadoso, intenta no mentir de esta forma.

Por supuesto, si te vas a tomar un día, intenta coordinar el mayor número de entrevistas posible ese día.

Si tienes días de home office, podrías aprovecharlos para llevar a cabo entrevistas telefónicas o de videoconferencia. Posiblemente puedas ausentarte esos minutos de tu puesto sin que nadie lo note.

Si tienes días de vacaciones pendientes, aprovéchalos de igual forma. Esta sin dudas es la alternativa más sana y ética para encarar la situación.

Recuerda siempre que, si por cuestiones laborales no puedes asistir a una entrevista, no olvides realizar el aviso correspondiente y proponer alternativas para poder concretarla. Si tu generas el problema, tú debes proponer las soluciones.

Cambio de ropa

En el caso en que tu vestuario de entrevistas difiera de tu vestimenta habitual de trabajo, esto podría alertar a tus colegas o jefes.

Cuando organices tu agenda de entrevistas, asegúrate contar con el tiempo para pasar por tu casa a cambiarte la ropa, o bien lleva contigo una muda de ropa de trabajo y cámbiate antes de estar siquiera cerca de tu trabajo actual.

Por supuesto que, si tienes dudas respecto a la vestimenta adecuada para asistir a la entrevista, no dudes en consultarlo con la persona que has organizado la reunión. Coméntale que quieres respetar la confidencialidad de tu búsqueda y que deberías organizar los medios para cambiarte en caso de que se te requiera vestimenta formal.

No uses de referencias a tus colegas o jefes

Esto es un poco obvio ¿No?

La idea es que tu trabajo actual no se entere de la búsqueda, y si los llaman de la empresa Pepito para preguntar cómo eres en el ámbito laboral no tardarán más de un segundo en inferir que estás buscando trabajo.

¿Entonces qué hago si la nueva empresa quiere comunicarse con mis referencias? Es muy sencillo, búscate referencias de trabajos anteriores. Seguramente no tengan ningún problema en colaborar contigo.

Si no tienes trabajos anteriores, puedes preguntar si un colega es una referencia válida. En este caso podrías pedirle a tu compañero más cercano que te haga el favor. Seguramente él ya sea tu confidente en esta búsqueda de todas formas.

No descuides tu trabajo actual

Por más que veas las chances de irte de tu puesto preste más grandes día a día, sería muy malo que descuides tus tareas.

Recuerda que la idea siempre es quedar en los mejores términos con todo el mundo. No tienes porqué actuar de manera perjudicial hacia tu actual empresa.

Además de perder referencias futuras, la posibilidad de regresar o simplemente quedar mal, si deterioras tu productividad e interés de manera significativa, seguramente tus jefes sospechen que no tienes más interés por el puesto. Sinónimo de que estás buscando algo nuevo.

Pídele discreción a las empresas que te contacten

Perfectamente podrías agregar a tu currículum el requerimiento de discreción respecto a tu búsqueda.

Sin embargo, tal vez sea más eficiente que al momento de entablar una conversación con alguien interesado en tu perfil, le pidas por favor, que sea discreto ya que quieres mantener la confidencialidad de tu búsqueda hasta el último momento.

Los seleccionadores de personal están acostumbrados a este tipo de cosas. No te estreses. Seguramente sabrán entenderlo perfectamente.

Ten cuidado también, ya que, en ciertos sectores, es muy probable que los empleados y empleadores se conozcan entre sí. Puede darse la situación en la que tu entrevistador conozca a tu jefe.

En este último caso, no hay mucho que puedas hacer. Tal vez si el trabajo pesa más que su relación, no diga nada y estés a salvo.

Asegúrate de no postularte para un puesto de tu propia empresa

Muchas compañías publican ofertas de manera anónima. Ten especial cuidado y mantente informado, de ser posible, acerca de las búsquedas que está llevando a cabo tu trabajo actual.

Analiza detalladamente las descripciones de los puestos anónimos, busca cualquier tipo de coincidencias con tu trabajo actual.

Ante la duda evítalos. Sería terrible que te postularas para tu misma empresa sin saberlo.

Ten en cuenta que muchas empresas también tercerizan el reclutamiento a consultoras de recursos humanos. Averigua con cuáles trabajan habitualmente en tu edificio.

¿Debo omitir el nombre de mi actual empresa en el CV?

Omitir el nombre de tu empleador actual es una posibilidad por la que muchos candidatos optan.

Recuerda sólo esconder el nombre, no escondas la experiencia de tu CV ya que es fundamental para tu búsqueda.

Esta acción es común en rubros endogámicos, como los que detalle anteriormente, donde es muy común que todos se conozcan con todos por haber trabajado en las mismas empresas en el pasado.

En este caso estarías cubriéndote, al menos antes del proceso de entrevistas, de que alguien que conoce a tu jefe (o a alguna persona dentro de tu empresa) le comente que estuvo revisando tu currículum.

Es importante tener en cuenta, de todas formas, que esconder tu actual trabajo puede generar desconfianza en el reclutador que revise tu postulación.

¿Cómo poner en el currículum que estoy trabajando actualmente?

Sencillamente deberías optar por indicar en el apartado de tu experiencia profesional el mes y/o año de inicio de tus actividades en tu empresa y señalar, en vez de una fecha de finalización, “Actualidad” como margen posterior.

Otra manera de indicarlo claramente es, en la descripción de tus tareas y logros en el ejercicio del puesto, utilizar siempre el tiempo presente cuando te refieras a puestos en los que aún te estás desempeñando.

Los tiempos verbales pretéritos siempre quedarán reservados para experiencia laboral antigua.

Recuerda que no tiene nada de malo presentar un CV a otra empresa mientras tienes trabajo. Como dije anteriormente, esto puede hasta hacer más atractivo tu perfil.

Seguramente los seleccionadores de personal consideren más productiva a una persona que está activa actualmente en sus tareas, que a una que hace meses se encuentra por fuera de las funciones. Un empleado activo es más fácil de capacitar y “poner en ritmo”.

¿Cómo manejar llamados de otras empresas mientras trabajo?

Esta parte del proceso, sin dudas, requerirá de gran habilidad y tacto para no levantar sospechas, especialmente frente a tus compañeros.

Podrías optar por no contestar llamadas en tu horario laboral, o pedirles a los seleccionadores que sólo se comuniquen contigo por email o fuera de los horarios de oficina, pero esto seguramente afecte tus chances, a menos que seas un candidato único y muy demandado.

Mi recomendación es que atiendas con toda calma e intentes mantener tu tono de voz habitual. Los primeros intercambios de la charla pueden servirte para empezar a caminar alejándote de la cercanía de tus compañeros. Si tienes la posibilidad de salir de la oficina, mucho mejor.

Si tu trabajo cuenta con un baño privado, podrías encerrarte unos minutos en él. Si el baño es grande y existen chances de que entre algún colega o jefe, no es una gran idea. Los baños suelen ser bastante silenciosos y podrían escuchar toda tu conversación.

Recuerda, si lo crees necesario, pedirle un minutito a quien se esté comunicando contigo. Es completamente normal que lo hagas ya que te encuentras en tu horario laboral. Sabrán entenderlo.

Puedes también, intentar reprogramar la llamada, o pedir que te transmitan la información por email, pero esto puede ser mal visto por quien te llame.

Recuerda que, si propones reprogramar, siempre debes tomar la iniciativa sugiriendo tú un horario que te quede más cómodo.

¿Qué hacer si mi jefe se entera de que quiero cambiar de trabajo?

Sé sincero. Esto por sobre todas las cosas. No ganarías nada mintiendo, sólo empeorarías tu relación con él, o la opinión que tiene de ti.

En segundo lugar, no te apenes, no es nada trágico. Es algo perfectamente normal y que seguramente él sabrá entender.

De todas formas, dile que la búsqueda en sí misma no significa nada. No está mal que le saques peso a la situación.

Puede que tan sólo quieras evaluar en qué condiciones se encuentra el mercado laboral en la actualidad y cuánto interés hay por tu perfil. No necesariamente esto significa que te irás corriendo detrás de la primera oferta que aparezca.

Si emerge una charla con tu jefe al respecto, no sería un mal momento para comentar con él las cosas que te incomodan o te interesaría mejorar de tu situación actual.

Destaca en todo momento que tu compromiso con la empresa sigue siendo el mismo que desde el primer día, y si es posible demuéstralo con tus resultados más recientes.

Por supuesto, tu interés principal siempre debería ser el mantener una buena relación con todos. Intenta ser claro en tus motivos y no lo hagas sentir la razón de tu decisión.

Intenta de todas las formas posibles que el hecho de que se sepa que estás interesado en dejar la empresa no afecte tus condiciones actuales de trabajo, ni tus posibilidades o beneficios dentro de la empresa.

Preguntas comunes en entrevistas laborales mientras estás trabajando

En una entrevista en la que el entrevistador conoce tu situación actual seguramente surjan cuestiones de tu actual posición.

No deberías esperar nada demasiado distinto a cualquier otra entrevista en la que hayas participado. De hecho, probablemente, te encuentres en mejores condiciones para responder sobre tu experiencia más reciente ya que puede que hasta horas antes hayas estado realizando tus tareas.

Sin embargo, existen dos preguntas con las que debes tener cuidado:

  • ¿Qué dijiste en tu empresa actual para asistir a esta entrevista? Especialmente si la entrevista se dio dentro del horario laboral. En ese caso te recomiendo, aunque no sea del todo cierto, optar por una respuesta moralmente correcta: Diles que estás aprovechando tus días pendientes de vacaciones para completar el proceso de selección. O que tenías horas libres. Incluso aún, y mejor si esto es cierto, que como eres un buen empleado, tu jefe te deja disponer de horas para cuestiones personales o te permite horarios flexibles.
  • ¿Por qué quieres dejar tu trabajo actual? En este caso te servirá tener una idea clara y organizada de tus principales motivos, como te propuse al principio de este artículo. Nunca hagas de esta respuesta algo personal hacia tus compañeros o jefes. Di que estás buscando nuevos horizontes, o que no ves un camino claro de crecimiento en tu puesto actual. Aprovecha toda oportunidad para destacar tu potencial sin explotar.

¿Cuándo renunciar a mi actual empleo? Precontrato de la nueva oferta laboral

Si ya estás avanzado en el proceso de selección con alguna otra empresa y tienes la intuición de que vas a quedar. No seas apresurado. No tomes ninguna medida en tu trabajo actual.

El único momento válido para renunciar es cuando tienes en tu poder un precontrato, o una carta de compromiso de tu futuro empleador.

Cuando exista un documento escrito que detalle las condiciones de contratación y tenga la firma de quien vaya a contratarte, entonces en ese momento te recomiendo iniciar el proceso de renuncia a tu empleo actual.

Recuerda que lo mejor siempre será que cumplas con los días de preaviso recomendados en tu renuncia. En Curriculado tenemos un artículo que puede ayudarte con el proceso de baja voluntaria. Puedes verlo haciendo click aquí.

Procura coordinar con tu nuevo empleador la fecha de inicio de tus actividades en función a los días de preaviso que debas cumplir en tu trabajo.

Si la nueva empresa se ofreciera a pagarte la penalización por no cumplir con el preaviso en tu empresa actual, piénsalo sólo si puedes dejar tus tareas organizadas para quien vaya a reemplazarte y tu pronta salida no afecte de ninguna manera al grupo.

Ante la duda indica que prefieres cumplir con tus obligaciones como empleado y con lo pactado. Negocia para que respeten tu período de preaviso siempre. Eres una persona honesta, y eso es lo correcto.

¿Debería quedarme en mi empresa actual? ¿Cómo estar seguro de haber conseguido un trabajo mejor?

Puede que luego de todo el proceso aun te queden dudas. Esto en sí mismo es una señal. Tal vez necesites un poco más de tiempo para tomar una decisión.

Si tienes una propuesta en firme, puedes pedir unos días para pensarlo y tomar la decisión. Difícilmente alguien se oponga a esto, siempre y cuando no exageres con el plazo. Un par de días siempre estará bien.

Mi recomendación es que vuelvas a repasar la lista de condiciones a mejorar que te planteaste antes de comenzar con la búsqueda.

¿Cuántas cumple este nuevo empleo?

¿Va en línea con lo que habías imaginado en un principio?

Piénsalo tranquilo y si decides quedarte en tu trabajo actual es completamente comprensible. Es lógico que prefieras la seguridad de lo conocido, si la situación no es tan terrible, o si la mejora no es tan cuantiosa.

Respecto a lo salarial, habitualmente se dice que lo esperable para un cambio de empresa es una mejora de un 20% en tu salario. Es un dato para que tengas en cuenta, pero puede variar entre puestos e industrias.

¿Cómo renunciar a tu trabajo cuando has conseguido algo mejor?

Definitivamente no renuncies por WhatsApp. Pacta una reunión con tu jefe y cuéntale tu situación actual. Dile que no es nada personal, sino que estás buscando nuevos horizontes.

Luego despídete de todos tus compañeros y envía la carta de baja voluntaria. Recuerda respetar los días de preaviso.

Como ya dicho muchas veces, busca siempre mantener una relación amable con todos tus antiguos compañero y supervisores. Más allá de lo humano, siendo frío y enfocado a lo laboral, nunca podrá saber cuándo vayas a necesitar de ellos una recomendación, un consejo, o incluso pedirles regresar a tu vieja posición.

Artículos Relacionados

Deja un comentario