¿Qué hacer si estoy sobrecalificado? [7 acciones]

Tanto que te has ocupado en prepararte lo más que sea posible para que ahora te digan que estás sobrecalificado para un puesto.

¿Injusto?… Sin lugar a dudas.

Pero la realidad es que esto no significa el fin, así que por favor no te desanimes.

No todos los empleadores están en capacidad de comprender las ventajas de tener en su plantilla a una persona muy preparada.

Sin embargo, también es necesario considerar la realidad de que muchas veces esto sea así por temas como las responsabilidades del puesto o el sueldo que se pagará.

Si te encuentras sobrecalificado para el puesto al que estás aplicando, en primer lugar debes decidir si estás dispuesto a asumir un nivel de responsabilidades por debajo de las que estás preparado para llevar. Adapta tu currículum, sin mentir, enfocándolo a las características principales que el puesto requiere. Actúa tranquilo en la entrevista. Ten una propuesta clara para la empresa, explica cómo ayudarás a su mejora. Se humilde y evita mostrarte autosuficiente. Deja en claro que eres una persona abierta a trabajar en equipo y recibir ayuda de tus compañeros. Prepárate para ganar menos que lo que le correspondería a alguien con tus calificaciones.

Entonces, vale la pena enfocarse en el asunto y actuar de una vez, porque estábamos preparados para que se nos hiciera difícil conseguir empleo sin tener experiencia, pero no para un caso tan contrario como este.

¿Qué significa estar sobrecalificado?

Antes de saber las acciones que se pueden tomar en este ámbito, lo primero es definir con claridad qué significar la condición de sobrecalificación.

Esta es una metodología de trabajo que aplican las oficinas de recursos humanos y que se fundamenta en comparar las condiciones que exige un puesto con lo que un determinado profesional ofrece dentro de su currículum.

Esta comparación se toma en base a formación académica, experiencia, habilidades, entre otros.

Si los resultados tras la comparativa ofrecen un perfil mucho más alto al necesitado, se habla de sobrecalificación.

Por ejemplo, una empresa necesita ocupar un puesto de analista de recursos humanos con las siguientes características:

(En el lado derecho te mostramos el perfil de José que se ha postulado al puesto.)

Condiciones principales del puestoPerfil de José
1.- Licenciado en recursos humanos. 1.- Magíster en administración de personal.
2.- 5 años de experiencia en puestos similares. 2.- 7 años de experiencia en una empresa del mismo sector.
3.- Dominio del idioma inglés. 3.- Dominio del idioma inglés, alemán y francés.

Con la simple revisión de esto ya se establece con claridad que José está sobrecalificado para ese puesto de analista.

Quizás sus oportunidades estarían más orientadas a un director de recursos humanos o un analista de alto nivel en una empresa muy grande.

Y aquí ya empezamos a ver una de las soluciones para este problema y es: proponerse a puestos de trabajo que estén adecuados a nuestras condiciones.

Posibles acciones a tomar ante la sobrecalificación para un puesto

Cuando has valorado bien las pautas que establece la empresa para determinado puesto, no te debería generar sorpresa que la entrevista termine con un inminente: “estás sobrecalificado para este puesto”.

Pero la realidad es que en la actualidad es muy difícil conseguir empleo y si formas parte de un sector muy limitado, el tema se torna todavía peor.

Entonces, terminas por pensar que lo mejor es trabajar, así sea en un cargo menor, pero con un ingreso seguro.

El caso es que esta convicción debes demostrársela a la empresa para que realmente te tome en serio porque para ellos es mejor pasar de ti.

Acción 1: Define bien las condiciones del puesto y el impacto que te podría traer

El primer paso, fundamental, es mirarte hacia adentro y verificar si estás dispuesto a vivir bajo las condiciones que exige el puesto.

En muchas ocasiones estas pueden representar un estatus mucho más bajo del que estamos acostumbrados y las condiciones que aplican para ejercer las funciones no son lo más idóneo.

Por ejemplo, si eres un periodista que ya actuaba como ancla en el noticiero más importante del día, seguro tienes uno de los niveles más altos de periodismo.

1000+ candidatos que COMPITEN contigo reciben nuestros SECRETOS de búsqueda laboral semanalmente ✉️
No dejes que te saquen ventaja😱

Pero quedas desempleado.

El trabajo para el que te propones ahora es como reportero en un periódico local, pero debes estar cada día buscando la noticia en la calle, sometido al calor, a la agitación, incluso al maltrato de otras personas.

Entonces queda preguntarse: ¿estarías dispuesto a vivir bajo esas condiciones sabiendo que tienes el nivel para estar frente a una cámara llevando el control del noticiero del día?

No se trata de menospreciar el trabajo de nadie, pero la vida laboral es como una escalera donde cada nivel lo vas superando a medida que cumples roles y asciendes.

Acción 2: Lo que colocas en el currículum

El currículum es el primer contacto que tendrá el reclutador con tu perfil de trabajo y debe estar muy bien pensado para asegurar que se dé el avance a la fase de la entrevista.

Por ello, el mismo debe ser adaptado a las condiciones del puesto para el que se está presentando la postulación.

No significa, necesariamente, ocultar información sino destacar aquella que será más de utilidad para el puesto.

Si esta fase se realiza con los pasos correctos, el resultado será la llamada que te permitirá tomar un poco más el control de la situación.

Acción 3: demostrar tranquilidad en la entrevista

La desesperación no es buena consejera y aunque lo más seguro es que tengas tiempo sin trabajo y lo necesites urgente, no te desesperes.

Esto evitará que digas cosas indebidas que están establecidas de forma muy intrínseca en ti.

Que estés bien calificado, no traduce en que seas el mejor candidato para ese puesto. De hecho, la sobrecalificación ya te coloca en un nivel poco provechoso.

Por esta razón debes trabajar con mucho cuidado la entrevista, mostrando empatía con el entrevistador.

También hace falta prepararse mucho para lograr presentar el mejor perfil según el cargo que se espera ocupar.

La idea es que puedas hablar con libertad sobre todas las fases por las que has pasado a lo largo de tu trayectoria, pero colocando el énfasis en aquellas que sean de utilidad para esa empresa.

Acción 4: Idea una propuesta sobre cómo podrías ayudar a la empresa

El conocimiento de la empresa a la cual te postulas es una acción muy relevante en cualquier entrevista de trabajo.

En este caso, la idea es aprovechar esos datos para presentar tu postulación de una manera que les resulte atrayente y piensen: “él/ella nos será útil porque…”.

Esta será una fórmula muy sencilla para mantenerlos atentos a lo que les dices y a que terminen de colocar sus posibles restricciones del tema en otro lado para darte el anhelado “sí”.

Acción 5: No mostrarse autosuficiente

Con una sobrecalificación, lo más probable es que conozcas una buena cantidad de elementos sobre tu sector.

Esto te hace ver como un referente importante en el área y te transmite seguridad a la hora de cumplir tus funciones.

Pero no puedes, nunca, parecer autosuficiente.

La idea aquí es mostrar una imagen más humilde y dejar ver que existen muchas cosas que todavía no sabes y que de seguro aprenderás en esa empresa.

Además, podrías poner a disposición los conocimientos que tienes para ayudar a la empresa a realizar mejor los procesos en esa área en la que te especializas.

Al final, el trabajo dignifica.

Acción 6: Con respecto al sueldo

Una posición menor a la acostumbrada o a la que aspiras según lo que dice tu currículum y conocimientos, equivale a ganar un sueldo menor.

Este es un tema al que las empresas le ponen mucho énfasis porque no les interesan exigencias de sueldo que no se corresponden a las funciones que tendrá asignadas el trabajador.

Lo ideal ante esta acción es tomar en cuenta dos aspectos que se hacen claves para salir airosos, la primera es a nivel interno y la segunda a nivel externo.

A nivel interno debes considerar si ese sueldo será suficiente para cubrir con tus gastos mensuales y te ayudará a continuar con el nivel de vida que tienes hasta ahora. Si es así, entonces adelante con la siguiente acción.

A nivel externo lo que debes es transmitir a la empresa que no te molesta ganar menos, porque lo que necesitas es trabajar y piensas que podrías serle de utilidad.

Acción 7: honestidad y compromiso

Una de las mayores trabas que ve el personal de recursos humanos cuando de un profesional sobrecalificado se trata es el nivel de compromiso que tendrá con la empresa.

Todos queremos lo mejor para nosotros mismos y si consigues ese puesto de menor rango, pero en 3 meses te llega una oferta adaptada a tus condiciones, con un salario mucho mejor, no te lo pensarás dos veces para irte.

Y la realidad es que ninguna empresa desea perder tiempo, esfuerzo y dinero en formar a una persona que podría abandonar el puesto en pocos días.

Es por esta razón que debemos trabajar mucho con la honestidad, informando las motivaciones reales que están llevando a esa postulación y asegurar que en el tiempo que se esté ahí el compromiso será absoluto con la empresa.

Aunque no es una medida infalible y muchas empresas igual pasan de los sobrecalificados, vale la pena hacer el esfuerzo y no desanimarse.

En los actuales momentos existen muchas trabas a la hora de conseguir un empleo. La automatización, la tecnología, el internet, entre otros; están apuntando a que cada vez se necesiten menos profesionales.

Esto lleva a que las opciones sean muy reducidas y tener la mejor formación y la más dilatada experiencia no siempre será señal de éxito. Es por eso que siempre vale la pena trabajar con humildad y, en caso de ser necesario, perfilarse hacia una nueva profesión.

Artículos Relacionados

Deja un comentario