Conseguir trabajo en una feria de empleo [Guía definitiva]

Las ferias de empleo representan una oportunidad de alto valor para conseguir opciones de empleo si sabemos explotar bien nuestra presencia allí.

La sola participación no te volverá de forma automática un candidato elegible. Debes plantear una estrategia de trabajo y seguir una ruta para obtener los mejores resultados.

El secreto para conseguir trabajo en una feria de empleo es contar con una actitud positiva y cautivadora, respaldada por un currículum impactante y enfocado a resultados. También es fundamental que prestes profunda atención al entorno y a cualquier oportunidad de networking que pueda surgir. Aprovecha, también, para visitar a todas las empresas que te interesen y conocer más sobre ellas. Finalmente, y posterior a la feria, es importante que pases en limpio todos tus nuevos contactos, generes conexiones en LinkedIn y acciones sobre la información conseguida.

¿A cuántas ferias de empleo has asistido hasta hoy? ¿Cómo ha sido tu participación en ellas?

Si no han sido muy fructíferas o nunca has asistido a una, has llegado al lugar correcto porque hoy trabajaremos con todos los puntos que te ayudarán a destacar con éxito frente a un gran número de competidores.

¿Te apuntas?

Las ferias de empleo y la vinculación a nuestros objetivos

Marcarse objetivos claros es lo que te permitirá avanzar con pasos más firmes en cualquier área de la vida, más aún en la profesional.

Cuando se asiste a una feria de empleo, existen personas que tienen distintos objetivos y tu éxito en la misma dependerá del que te propongas.

Veamos algunos ejemplos distintivos:

  • Una empresa con 3 vacantes asiste con el objetivo de encontrar candidatos para cubrir esos puestos.
  • Un recién graduado universitario asiste con el objetivo de darse a conocer dentro del mundo laboral y, quizás, pescar su primer empleo.
  • Un estudiante que está buscando realizar prácticas, asiste con el objetivo de dar con un lugar donde cumplir con esta exigencia y tal vez mantenerse después.
  • Una persona que está de paro asiste con el objetivo de salir de allí con un empleo.
  • Una persona que desea ampliar sus contactos, asiste con el objetivo de conocer personas de su sector, sean empresas o profesionales.
  • Una agencia de reclutamiento asiste con el objetivo de ofrecer sus servicios a distintas empresas y ayudarles más adelante con sus vacantes.
  • Un equipo de profesionales en recursos humanos, podría asistir con el objetivo de formarse gracias a los workshop que se realizan.

Como ves, no todos cumplen el mismo objetivo. Por ende, tienes que tener muy claro a qué vas y ser lo más específico posible.

Por ejemplo: mi objetivo es conseguir un empleo. Ok. Pero un empleo ¿de qué? No será lo mismo un empleo de recepcionista que de camarero, aunque se trate del mismo hotel.

Por ende, debes sectorizar las áreas en las que podrías trabajar en función a tu experiencia y formación profesional para concentrarte en ellas cuando llegue el día.

Aquí será muy valioso el tener conocimiento sobre la orientación que tendrá la feria y qué empresas participarán.

Se habla de orientación porque algunas veces las ferias pueden trabajar un sector específico (por ejemplo el inmobiliario) o estar destinada a una condición particular de trabajadores, como las ferias de trabajo universitarias.

De esta manera podrás estudiarlas y definir hacia cuál área o empresa será más beneficioso enfocar tu atención y, a su vez, cómo presentarte ante ellas.

Esto último también te ayudará a aprovechar mejor el tiempo en caso de que sea una feria muy grande porque los encontrarás con más facilidad si investigas en qué punto se encontrarán.

La actitud como carta de presentación

Antes que cualquier empresa se interese en ti, notarán cómo es tu actitud y aquí debes tener mucho cuidado para que causes la mejor impresión.

Lo primero es seleccionar con mucho detalle el atuendo que utilizarás, cuidando que todo esté bien colocado y que el mensaje que transmita sea de profesionalidad.

Es recomendable probarse la ropa (hasta con los accesorios incluidos) un par de días antes. De esta manera evitarás que cualquier eventualidad te genere retraso ese mismo día.

Lleva las prendas a la tintorería, asegúrate que todo esté bien planchado y apuesta por colores no muy electrizantes, sino más bien cautelosos.

También es bueno practicar 2 o 3 tipos de saludos para presentarte ante las empresas. Define un buen tono de voz y asegúrate que las expresiones corporales te acompañen. Recuerda siempre una bonita sonrisa.

En este punto no te olvides de diseñar un buen resumen de tu perfil profesional. Algo que puedas decir en pocos segundos, que te presente con detalle y que sea muy convincente.

Imagínate compartiendo una conversación con el reclutador de una empresa que te pregunta: ¿Y qué experiencia profesional tienes?

Debes ser conciso y determinante porque esos podrían ser los 2 minutos más importantes de toda tu asistencia al evento.

1000+ candidatos que COMPITEN contigo reciben nuestros SECRETOS de búsqueda laboral semanalmente ✉️
No dejes que te saquen ventaja😱

En lo que se refiere a tu interior, mantén una actitud positiva, preparada para asumir retos y con la mejor disposición para que los demás puedan notarlo.

Asimismo evita parecer demasiado nervioso, un asunto que se vuelve común cuando se trata de la primera vez que se asiste a una feria de empleo y, más aún, si no se tiene experiencia laboral previa.

Es importante que los empleadores puedan verte bien comportado y así se facilite su comunicación hacia ti.

Como dato extra a este punto, recuerda cuáles son las habilidades que tienes y que podrían servirte de apoyo en todo este camino.

Con un uso correcto de ellas lo más seguro es que podrás destacar frente a otros candidatos.

También plantea algunas preguntas sencillas que le podrías realizar a los reclutadores con el fin de reunir más información y que noten que realmente estás interesado en ellos.

No te olvides de solicitar su tarjeta o anotar bien algunos datos para buscarla en internet más adelante.

El portafolio de trabajo

Esta será tu principal herramienta de trabajo y debes disponer allí de los principales recursos que necesitas para esta ocasión.

En este ámbito se incluyen las tarjetas de presentación que deberán contener la mayor cantidad de información de contacto, como números telefónicos y sitio web en caso de que lo tengas.

También es importante que cuentes con algunos currículums impresos que puedas facilitar en caso de que alguna empresa te lo solicite.

Recuerda que no se trata de preparar un currículum que cuente con 10 páginas, lo que necesitas es uno que pueda transmitir lo que destaque más para el trabajo soñado que ya has definido en tus objetivos.

Según tu profesión, podrías aprovechar esta coyuntura para validar tus conocimientos y experticias en la materia. Por ejemplo, si eres diseñador gráfico que se note en lo que ofreces.

Presta atención a todo

Si existe un momento en que deberías tener tus 5 sentidos a tono es este.

Todo lo que ocurra allí podría ser de interés para ti y debes actuar en función de ello asegurando que responderás según lo que deberías.

La idea es que si logras el contacto con alguna empresa o existe una que te interesa, puedas anotar sus datos y después visitar su sitio web o agregarla a tu red de LinkedIn, como ya mencionábamos más arriba.

Estos sencillos pasos ayudarán a que te vean cerca, a que te recuerden y eso podría forjar un vínculo valioso.

También es clave hacer lo propio con otros profesionales de tu sector porque los contactos pueden ser siempre de mucha utilidad.

¿Te imaginas que consigas un trabajo en una empresa que necesite urgente una cantidad de telas y justo conociste al encargado de ventas de una empresa textil?

Lo más seguro es que tus jefes se tomen la solución que ofreces con mucha satisfacción.

Aprovecha los recursos de orientación que ofrecen las ferias

Porque no todo se trata de la búsqueda de trabajo sino que estas ferias constituyen un verdadero centro de formación laboral.

Generalmente se dan varias formaciones que pueden tratar distintos temas y donde las participaciones quizás son limitadas.

Por ende, es necesario que te informes con antelación y realices la inscripción en la que sea de tu mayor interés para tener bien definido el cronograma de trabajo que seguirás.

Asegúrate de tener un tiempo definido para visitar las empresas seleccionadas, para darte una vuelta por otras que quizás no hayas previsto y para trabajar en función a las formaciones.

Parece un poco exagerado, pero con una buena planificación podrás obtener los resultados deseados.

Acciones posteriores a la feria de empleo

Durante los propios días que se genera la feria es bastante complejo sentarse a analizar cada uno de los datos y recursos obtenidos, pero tampoco se puede esperar a mucho tiempo después para avanzar en este trabajo.

Lo más recomendable en torno a todo esto es reunir toda la información conseguida y clasificarla por empresas, contactos profesionales, workshop, entre otros.

Después de allí, recuerda realizar los contactos correspondientes a través de la red en LinkedIn y otros perfiles sociales que te puedan ayudar a ser recordado de ese gran día.

Eso sí, ten mucho cuidado con colocar todas tus expectativas sobre la feria para no llevarte un mal rato.

Aunque seguramente has establecido buenos contactos allí y quizás estos te resulten prometedores en el futuro, evita colocar toda tu atención solo en eso y continúa la búsqueda de empleo a través de otras vías.

Si trabajas con tranquilidad y seguridad, siguiendo cada uno de estos consejos, lo más probable es que te resulte de mucho éxito la asistencia a una próxima feria.

Artículos Relacionados

Deja un comentario