En qué se fijan los entrevistadores [8 claves]

Las entrevistas laborales son una parte fundamental de cualquier proceso de selección porque permiten conocer en vivo y directo a la persona que se describe dentro de un currículum.

Disponer de un excelente currículum es indispensable para generar la mejor impresión, pero todo lo escrito allí se debe reforzar a través de un encuentro personal.

En una entrevista, el entrevistador verificará el comportamiento del profesional y sus habilidades en función de lo que necesita la empresa.

Estas son las 8 cuestiones claves en las que se fijará tu entrevistador:

  1. El objetivo de la entrevista
  2. La presentación personal
  3. La puntualidad
  4. El lenguaje no verbal
  5. Las respuestas a sus preguntas
  6. Tu interés
  7. Tu adecuación a la empresa
  8. Tu honestidad

Aunque se trata de una reunión que dura poco tiempo, para los resultados tan trascendentales que genera, los entrevistadores están preparados para valorar muchos elementos en este encuentro.

¿Quieres saber cuáles son para prepararte mejor? Es fácil, no te pierdas ni una sola línea de este post.

1. El objetivo de la entrevista

En una entrevista laboral confluyen dos objetivos principales: conseguir un empleo por tu parte y encontrar el candidato idóneo para el puesto en el caso del entrevistador.

Entonces, debemos dejar claro que buena parte del cumplimiento de ambos se basa en lo que digas y hagas durante el proceso.

Porque, si todo marcha bien, tú conseguirás un buen empleo y el entrevistador completará el proceso de selección que seguro se encuentra dentro de sus prioridades en ese momento.

Lo bueno es que no solo serás tú quien genere una impresión, sino que el entrevistador hará lo propio hacia nosotros.

Esto quiere decir que debemos tener varias alternativas en función a las características de personalidad que le veamos: empatía, severidad, si solo habla, si solo escucha, entre otros.

Todo esto nos permitirá crear un vínculo más estable porque no podemos perder de vista que aunque sea un procedimiento que se basa en preguntas objetivas, siempre lo subjetivo ocupará un lugar obligatorio.

2. La presentación personal

El aspecto que damos es el primer punto en que se enfocan los entrevistadores y, a decir verdad, cualquier otra persona que pueda verte dentro de la empresa.

Demostrar un aspecto descuidado da muy mala señal de ti como persona y transmite un mensaje intrínseco de: “esto no me importa”.

Esto quiere decir que nos tendremos que tomar un tiempo en seleccionar el mejor atuendo para dar una buena impresión pero sin que haya nada que atraiga mucho la atención.

Por ejemplo, para los hombres un buen traje con una corbata de un color fluorescente sería demasiado. Mejor elegir una que sea de un color que transmita seriedad, como el azul oscuro o el verde oliva.

Al final, no queremos que nuestra ropa se robe el show, pues de lo que se trata es  que se valoren nuestros conocimientos, no el concepto de moda que tengamos.

Entonces, un buen truco es probarse todas las prendas días antes y asegurarse de tenerlas a punto con un día de anticipación, al menos.

Esto quiere decir: ropa planchada, zapatos lustrados, bolso arreglado, accesorios de fácil acceso, entre otros.

Si te encuentras en plena búsqueda tenemos algo para ti. Con el equipo de Curriculado hemos desarrollado un Kit de Crecimiento Laboral. En este paquete encontrarás plantillas, guías, ejemplos y SECRETOS de la industria que te permitirán acelerar tu llegada al trabajo de tus sueños.

3. La puntualidad

Esta es una norma social de respeto y debería prevalecer siempre, pero al momento de una entrevista es fundamental.

Si antes de ingresar a la empresa ya te atreves a llegar tarde, es lógico que el entrevistador piense: ¿qué quedará para después?

Por ende, plantea cuánto tiempo de camino te tomará llegar desde tu casa hasta el lugar de trabajo y coloca una media hora extra para asegurar.

En caso que llegues mucho tiempo antes, no te distraigas, revisa la vitrina de alguna tienda cercana y dirígete después a la oficina.

1000+ candidatos que COMPITEN contigo reciben nuestros SECRETOS de búsqueda laboral semanalmente ✉️
No dejes que te saquen ventaja😱

Llegar 15 minutos antes de lo planteado es lo más recomendable.

Por otro lado, evita dar señales sobre las dificultades que te genera llegar hasta la empresa, aunque de hecho sea así.

Informar que es caótico el sistema de transporte, que pasas por 20 filas de coches, entre otros, ya da una mala señal sobre tus posibilidades de cumplir con el horario de trabajo.

4. El lenguaje no verbal

Es necesario ensayar lo que se dirá en la entrevista laboral, las respuestas a las posibles preguntas y el resto de comentarios que se podrían ejecutar.

Y todo este plano oral va acompañado de un sistema gestual o no verbal.

Entonces, es tan importante el primero como el segundo, por lo que será indispensable ensayar lo que muestra nuestro rostro, cómo moveremos las manos, la posición al sentarnos, entre otros.

Ponerse nervioso no es nada reprochable, sobre todo si se trata de las primeras entrevistas laborales, pero es necesario dominar las emociones para evitar afectar la entrevista.

Lo mejor es intentar mantener siempre un rostro fresco, con una sonrisa no muy pronunciada, pero que se vea amistosa.

5. Las respuestas a las preguntas

Ya que hablamos de lo no verbal, ahora pasemos a lo verbal porque a partir de aquí es que tendrás la oportunidad de destacar frente a los demás candidatos.

Los entrevistadores están muy atentos a las respuestas que ofrezcas y a que estas sean coherentes con lo que dice tu currículum y que también se manejen con un buen lenguaje.

Por ende, evita por todos los medios las malas palabras y los excesos de coloquialismo (por ejemplo si eres hombre y te entrevista una mujer, evita frases como: “bueno mi reina…”, “sí, mi amor pero tú sabes que…”, “Claro que sí, mami”). Siempre debemos mantener un tono respetuoso.

También habrá que controlar aquí las emociones negativas. Por ejemplo, si una pregunta te parece molesta o fuera de lugar, busca responder de la manera más respetuosa y focalizada posible.

Otro dato importante es que te tomes tu tiempo cuando sea necesario organizar ideas, pero que tampoco sea excesivo.

Si consideras que podrías tener problemas para recordar algunos datos, no tiene nada de malo llevar una hoja de apuntes que puedas consultar. Más bien esto dará un claro mensaje de organización.

6. Tu interés en el puesto

Una persona que no pregunta nada es posible que sea así por pena, pero los entrevistadores podrían entenderlo como que no tiene tanto interés.

Aunque es lógico que no se trata de presionar en exceso al entrevistador, sí que existen algunos puntos que se hacen claves conocer, porque al final también te conviene enterarte si se trata de una buena oportunidad para ti o es mejor pasar de ella.

Entonces, se pueden establecer preguntas con respecto al horario de trabajo, las funciones del puesto, el proceso que seguirá posterior a la entrevista, entre otros.

En este caso, también podrías tomar nota en casa de los datos que te interesan saber y después consultarlos el día que corresponda.

7. La adecuación a las condiciones de trabajo de la empresa

No todas las personas tienen las mismas aspiraciones y objetivos y eso es algo clave que los entrevistadores valoran al momento de avanzar con una entrevista.

Para una empresa que está en la búsqueda de personas que estén motivadas y deseen crecer dentro de la organización, será indispensable notar que el aspirante demuestre eso en la entrevista, así como empatía y disposición para trabajar en equipo.

Pero otras personas solo están interesadas en disponer un empleo que les permita pagar sus cuentas a fin de mes y no les importa mucho si son jefes o no.

Esto no quiere decir que sean menos elegibles porque todo irá en función al tipo de empresa, pero sí afectará las posibilidades de crecimiento dentro de la organización.

Veamos un ejemplo. Si se trata de una agencia de marketing digital que tiene una cartera de mil clientes, más o menos, les interesa tener expertos en SEO que dominen a la perfección los conceptos pero que tengan capacidad de establecerse en un solo lugar.

En este tipo de profesiones, tan actuales, a veces cuesta mucho trabajo que este logro se dé porque son muchos los especialistas en esa área que consiguen vivir de ingresos propios al crear webs de nicho o de publicidad.

Pero supongamos que se trata de una empresa de marketing pequeña, con unos 50 clientes y donde el dueño es quien ejerce la parte operativa del SEO. Sin embargo, ahora mismo necesita un apoyo y quizás no le importe mucho si cambia a su acompañante cada cierto tiempo porque el mayor trabajo lo realiza él.

No pierdas de vista que el entrenamiento de personal nuevo le demanda a la empresa recursos humanos y financieros. Por esa razón, es que se toman tan en serio la selección del candidato ideal.

8. La honestidad

Un caso es seguro: los entrevistadores no son especialistas en adivinación ni nada por el estilo, pero sí tienen facilidad para descubrir las mentiras.

Así que es muy importante actuar con tranquilidad, sobriedad y diciendo siempre la verdad sobre nosotros.

En caso de que nos consulten si estamos en otros procesos de selección y sí lo estamos, lo más conveniente es decir que sí, pero sin actuar con un nivel elevado de vanidad.

Al contrario, es mejor ser sinceros y humildes para que así el entrevistador valore el buen profesional que tiene ante sus ojos y se apure a recomendar la contratación antes de que otra empresa lo haga.

Una entrevista es un encuentro donde ambos involucrados están con los 5 sentidos enfocados en ese momento y ese lugar. Por ende, vale mucho la pena ensayar las veces que sea necesario para no cometer errores que nos cuesten nuestro ingreso a esa deseada empresa.

Artículos Relacionados

Deja un comentario