Contactar con reclutadores en Linkedin [Guía en 4 pasos]

LinkedIn es la plataforma online laboral más grande del mundo y así como hay empresas y personas intentando conseguir empleo, hay reclutadores.

¿Y qué te está impidiendo en este momento establecer los mejores contactos allí para salir de ese trabajo que te agobia o conseguir un nuevo empleo?

La verdad, nada.

Pero vamos a suponer que no tienes muy en claro qué es lo que debes hacer para que el asunto no suene como: “Ey, aquí estoy yo y soy tu mejor opción” porque nadie te prestará atención.

El contactar reclutadores en LinkedIn puede definirse en 4 pasos:

  1. Llamar su atención
  2. Optimizar tu perfil
  3. Diseñar una red de contactos
  4. Mantener esos contactos

Así que mejor vamos a ponernos manos a la obra y a definir de una vez cómo hacerlo.

Paso 1: Llamar la atención de los reclutadores

LinkedIn es la plataforma de empleos más utilizada a nivel mundial y eso quiere decir que existen miles de personas haciendo uso de ella cada día.

Por ende, es lógico asumir que cada reclutador tiene una cantidad de solicitudes muy numerosa y que a veces sobrepasa su oportunidad de respuesta para todos.

Entonces, ¿Qué es lo que es necesario que hagas para destacar frente a tantos competidores? Muy fácil: atrapar su atención desde el primer momento.

Para que este objetivo sea logrado es necesario perfilar muy bien el mensaje que se le enviará al reclutador seleccionado. Las normas de cortesía están muy bien, pero irse a lo generalista no.

Lo ideal es plantear el envío de un mensaje que le deje muy claro:

  • ¿Quién eres?
  • ¿A qué te dedicas?
  • ¿Cuál ha sido tu experiencia laboral?
  • ¿Cuáles son las aptitudes personales que tienes para destacar a nivel profesional?
  • ¿A qué tipo de puesto estás aspirando?

Con todos estos detalles, el reclutador se fijará en ti y te tendrá en mente para revisar más a fondo tu currículum al momento de tener un puesto disponible con esas características.

Veamos un ejemplo de un mensaje ideal para un reclutador:

“Buenas tardes Sr/Sra XXX. Me es grato saludarle. Mi nombre es Pedro Fernández y soy profesional en el área de la Sociología.

He trabajado para empresas como “Estudio23” y “Respuesta Social” en el campo de la generación de encuestas sociales sumando 5 años de experiencia. También doy instrucción en la Universidad de Sevilla en la asignatura de Análisis de Datos Sociales, donde ya tengo 3 años de experiencia.

En la actualidad busco un empleo que pueda desarrollar en función de los criterios propios de mi profesión, reconociendo ante usted que soy una persona organizada, puntual, responsable y con conocimientos en el área de la informática. Además, tengo un nivel medio del idioma inglés, tanto oral como escrito.

Gracias por su atención. Que pase buen día. [Firma]”.

Y le adjuntas tu currículum.

Es un mensaje corto, preciso, pero que le transmite mucha información y le facilita diseñar un perfil muy cercano a las condiciones profesionales que tienes.

Es importante que se lo pongas muy fácil, así que presta atención a los siguientes consejos:

  1. Escribe párrafos cortos. Si dejas todo eso en un solo bloque, te ocupará como 10 líneas o más y si el reclutador está apurado o cansado, pasará de ti.
  2. Organiza bien las ideas para que en cada párrafo puedas tocar un punto específico. De esta manera te presentarás mejor y el reclutador estará en capacidad de comprender todo con mayor facilidad.
  3. Establece cuáles son los aspectos que más quieres destacar. Pues aunque lo más seguro es que tengas muchas habilidades o experiencias laborales, solo refiere aquellas que sean más relevantes.

Cuando realizas una presentación muy básica o, peor aún, que incluya frases como “cuando tenga tiempo revise mi perfil a ver en qué podría ayudar”, el reclutador te dejará en visto.

La razón es que tienen que atender a cientos de personas cada día y tú, lejos de ahorrarle trabajo, le estás pidiendo que haga mucho más.

Vamos, solo tienes que ocuparte en describirte a ti. Los reclutadores tienen que ver cuál es la mejor alternativa entre cientos de personas para ocupar distintos puestos y en base a las solicitudes de muchas empresas: no es una tarea sencilla.

Paso 2: Optimiza tu perfil como profesional

Un perfil que solo tenga tu nombre, lo que haces y una foto de hace 10 años no llamará la atención de nadie.

1000+ candidatos que COMPITEN contigo reciben nuestros SECRETOS de búsqueda laboral semanalmente ✉️
No dejes que te saquen ventaja😱

Necesitas que tu perfil sea lo más atractivo posible para que los reclutadores cuando lo vean piensen: “ese profesional vale la pena”.

Para ello, el primer trabajo que necesitarás hacer es estudiar a fondo la palabras claves que se destaquen en tu área de trabajo y que puedan ser utilizadas por los reclutadores al momento de buscar un candidato.

Por ejemplo, en el caso mismo del sociólogo visto más arriba, una persona en aras de parecer más interesante podría utilizar un nombre rimbombante como “Profesional de la Sociología” o “Experto en Sociología” y eso dará como resultado que nadie lo encuentre.

¿Por qué? Porque un reclutador o empresa que esté buscando su perfil, lo más lógico es que coloque en el buscador la palabra “sociólogo” ¿o no?

Pero además, debes estar familiarizado con otros términos que te ayuden a redactar un perfil lleno de palabras claves que el buscador entienda como: “esta persona me está hablando de esto” y te coloque en una posición privilegiada dentro de los resultados.

Por otro lado, la descripción del perfil es quizás el momento más cumbre porque aquí tendrás que decir lo que sabes hacer y de forma muy detallada.

Esas personas que buscan establecer un perfil con todas las alternativas posibles, se vuelven demasiado genéricos y hacen ver que no están especializados en nada:

Por ejemplo: “Soy diseñador gráfico, con conocimientos en programación, copywriting, marketing digital y manejo de redes sociales para las ventas”.

Seguro que lo primero que piensa quien lo escribe es que con todo eso, el primer trabajo llegará al día siguiente y no es así.

La especialización es algo que vale mucho en los actuales momentos y que sepas diseño gráfico debería ser más que suficiente para conseguir un empleo con ese perfil.

Aprovecha de complementarlo con una descripción de los programas que manejas, los acabados de imágenes con los que te has familiarizado más, los formatos, entre otros. Así, el reclutador sabrá que, en definitiva, sabes de lo que estás hablando y podrías convertirte en su candidato Nº 1.

Una buena foto será un plus mucho más valioso y al que le podemos sacar bastante partido porque la podemos tomar, casualmente, trabajando en nuestra área.

Así de fácil.

Si eres periodista, en medio de una entrevista en la calle. Si eres chef, cocinando algún platillo.

Es importante que todo esto lo hagas antes de contactar con los reclutadores porque si llamas su atención y deciden visitar tu perfil para ver solo información básica, se decepcionarán.

Paso 3: Diseña una red de contactos de alto valor

Tus buenos amigos, déjalos en Facebook.

La idea en LinkedIn es que puedas diseñar una red de contactos de alto valor para el área en la que te desenvuelves porque esto lo toman muy en cuenta los reclutadores.

Cuando tenemos contactos de cualquier área, sin darle la relevancia que merecen a los que se dedican a nuestro mismo tipo de trabajo, dejamos entrever inestabilidad y una posible confusión con respecto a nuestros objetivos laborales.

En este mismo orden de ideas, resulta un plan excelente el formar parte de grupos que se relacionen a tu área porque serán como clubs digitales y dentro siempre habrán profesionales que valdrán la pena conocer.

Pero esto no acaba aquí porque tendrás que volverte un ser muy activo en la plataforma.

Esto quiere decir que necesitas hacer vida con tus contactos, revisar lo que publican, compartir lo que parezca interesante, entre otros.

Todos estos movimientos te asegurarán un mejor perfil de trabajo en tu área que motivará la concreción de un buen futuro laboral.

Paso 4: No pierdas el contacto

Después que un reclutador te contesta, así sea solo para decirte que te tendrá archivado en su base de datos, contéstale.

Esta simple acción facilitará mantener el contacto y te abre las puertas para continuar con el hilo abierto en el futuro.

Por supuesto, no se trata de escribirle 2 veces a la semana porque terminará por tildarte como una persona desagradable.

Más bien, la idea es crear un vínculo que se vuelva amistoso y cálido y una buena forma de hacer esto es prestar atención a noticias o eventos que puedan surgir en su área de trabajo y que le resulte de interés.

Esa información se la compartirás y así lograrás que te tenga presente y, más aún, que note que tienes verdadero interés en el área y te mantienes informado.

Después, cada tres meses, podrías enviarle un mensaje confirmando que sigues disponible (en caso de que sea así) y que estás atento a cualquier necesidad laboral que tenga.

En LinkedIn se debe tener mucha inteligencia para saber qué movimientos dar, cuándo es el momento propicio y cómo sacarle el mejor provecho en torno a nuestra situación laboral actual. Con base a ello, las oportunidades de ser exitosos aumentarán de forma exponencial y, más aún, las posibilidades de conseguir un trabajo que esté muy bien remunerado en función a lo que sabemos y nos gusta hacer.

Artículos Relacionados

Deja un comentario