¿Qué es un workaholic? 8 claves [Averigua si eres uno]

¿Qué tan diligente y responsable eres con tus responsabilidades laborales? ¿Te la tomas light o prefieres hacer todo con el mayor interés posible?

Porque está muy bien querer ser eficiente y comprometido, pero también sabes que todo en exceso puede llegar a ser perjudicial.

Por ello, en este momento hablaremos de un desorden que está vinculado al trabajo y  que puede afectar tu salud.

Se trata de la condición de ser un workaholic.

El término workaholic se refiere a la adicción al trabajo de forma desmedida.

Un workaholic es un adicto al trabajo. Este término se refiere a las personas que no pueden dejar de pensar en sus tareas y obligaciones, aún pasado su horario laboral. Esto suele generarles graves problemas en el ámbito personal. Para un workaholic la prioridad es el trabajo, aún así no lo desee y todo lo demás pasa a un segundo plano, descuidando su salud, vínculos y bienestar general.

Este trastorno, literalmente, destruye la vida del que lo posee, afectando también el bienestar de su entorno humano más cercano.

Aquí te daremos algunos datos que te permitirán definir si tú mismo estás sufriendo de este trastorno y qué deberías hacer para ponerle freno a esta situación.

Sobre el término workaholic

El término workaholic hace referencia a un anglicismo que traducido al español daría como resultado algo así como trabajólico.

Otra forma de expresarlo sería como trabajoadicto.

También se entiende (de formas mucho menos frecuente) por los términos ergomano, ergomaníaco o laboradicto.

Pero, en general, todas ellas tienden a pronunciarse dentro del argot laboral como workaholic.

¿Qué es un workaholic?

Un workaholic es una persona que está seriamente adicta a su trabajo.

No se trata de un cumplido, de alguien sobresaliente, se trata de una persona que está enferma de ganas de trabajar.

Es una condición tan negativa que puede traer consigo un sinnúmero de graves problemas personales para el que la padece.

Estas actitudes de exagerada entrega al puesto de trabajo, trae muchos problemas para sus relaciones familiares.

También trae conflictos de parejas, o aumenta la dificultad de poder establecer una relación estable para aquellos que están sentimentalmente solos.

Igualmente su salud física se verá comprometida. Por lo general, las personas que son consideradas como workaholic tienen problemas relacionados con su peso corporal.

Es común que sean personas con sobrepeso e incluso obesidad mórbida, o que por otro lado se vayan al otro extremo padeciendo de trastornos alimenticios con bajo peso corporal.

Estas personas también llegan a sufrir inconvenientes relacionados con el estrés y la ansiedad cuando no están en su puesto de trabajo.

De hecho, se convierte en algo inusual porque la mayoría de las personas pueden experimentar estas sensaciones justamente en su lugar de trabajo, sobre todo cuando las actividades y tareas asignadas son muy numerosas o se complican.

Un workaholic tiene como eje central de su existencia el empleo, por lo que subestima todos los otros hechos de su vida.

Es decir, subestima todas sus relaciones familiares, sociales o personales.

1000+ candidatos que COMPITEN contigo reciben nuestros SECRETOS de búsqueda laboral semanalmente ✉️
No dejes que te saquen ventaja😱

Estos sujetos padecen de una incapacidad para desconectarse de sus labores, lo que, como dijimos antes, pone en riesgo su propia salud.

Un workaholic gradualmente se hace adicto al control, al poder y a su éxito laboral, perdiendo incluso su estabilidad emocional.

¿Trabajas muchas horas? ¿Sientes que tu vida solo gira en torno a tu empleo? ¿Quisieras saber si eres o te estás convirtiendo en un workaholic?

Pues presta mucha atención porque a continuación veremos todas las características que van sumadas a este tipo de condición.

8 características de un workaholic

Para definir con claridad cuáles son las condiciones que definen que una persona es un workaholic, es necesario fijarse en las características generales que estos tienen.

1. La salud pasa al segundo plano

Un workaholic vive pendiente de su trabajo y su salud es un tema de segundo interés.

Por esta razón, no se realizan revisiones médicas, no siguen patrones de vida saludable. De hecho, si no fuese por la necesidad obligatoria del organismo de recibir nutrientes, olvidarían por completo que necesitan comer.

Gracias a todo esto, son personas que tienden a modificar el comportamiento interno de su organismo, sobre todo en lo que respecta al metabolismo, dando como resultado enfermedades como la obesidad y el sobrepeso.

2. Horarios de trabajo

En general, un horario normal de trabajo varía de entre 8 y 10 horas, aunque en algunos casos muy puntuales estos pueden extenderse por distintos motivos.

Sin embargo, para un workaholic, el horario que debería manejarse es de al menos 12 horas, ya que si ellos pueden el resto también.

Es importante destacar que aunque trabajan más tiempo, no se ocupan de temas como el pago de horas extraordinarias porque lo hacen con gusto personal.

3. Móvil y ordenador a todos lados

Si existen personas que tienen encendido el móvil y el ordenador a todas horas son los workaholic.

Para ellos, no contar con alguno de estos dispositivos a su alcance durante todo el día les genera ansiedad.

De hecho, esas imágenes que hemos visto en muchas películas de empleados tomando su comida frente al monitor del ordenador, forman parte del día a día de un workaholic.

Y para hablar con ellos, siempre estará el móvil como una barrera. Para el que piense que está navegando en las redes, es un error, lo más probable es que esté trabajando, ya sea respondiendo un correo, haciendo algún cálculo, entre otros.

4. Vida sedentaria

Aunque se relaciona mucho con el tema de la salud, vale la pena trabajar esta parte por separado porque la vida sedentaria es uno de los mayores problemas en la sociedad actual y los workaholic son protagonistas en esto.

Aunque lo más probable es que su día a día esté bien congestionado de asuntos por resolver, esa misma realidad los hace ser aún más dependientes de medios de transporte. No caminan, no se ejercitan.

En una primera instancia se podría pensar que esto ocurre porque están muy ocupados, pero la realidad es que no les interesa.

Lo único importante es trabajar.

5. Nada de actividades recreativas

El ser humano necesita liberar su cuerpo del estrés a través de actividades recreativas que cada quien define en función a sus gustos.

No obstante, para el workaholic este es un círculo donde toda la vida inicia y termina en el trabajo.

Quiere decir que dejan de asistir a actividades fuera del horario laboral, con la excusa de que tienen mucho trabajo. Esto incluye fiestas de cumpleaños, salidas al cine o a cenar, entre otros.

Si tienen familia, las relaciones con la pareja se vuelven insoportables, ya que incluso los encuentros sexuales se pueden ver mermados, ya que el poco tiempo que tienen disponible lo necesitan para descansar.

Esto suponiendo que llegan hasta casa a dormir durante las noches, porque en los casos más excesivos hasta son capaces de descansar en su propia oficina para estar disponibles desde muy temprano al día siguiente.

Además, en caso de tener hijos, estos empiezan a notar cada vez más el alejamiento, ya no se comparten comidas o cenas, no hay salidas al parque, no ayudan con las tareas, entre otros.

Al final, la responsabilidad queda a cargo de la pareja porque todo lo importante es el trabajo.

Incluso se llega a achacar responsabilidades a los miembros de la familia con frases como: “todo lo hago para darles gusto a ustedes” que terminan por resquebrajar aún más las relaciones.

6. Sin amigos

Los amigos fuera de la oficina pasaron a la historia. Cada vez se hizo menos posible salir un viernes por la noche y hasta el tiempo para responder a alguna llamada se ha visto comprometido.

Los workaholic tienden a establecer sus relaciones personales en función al propio trabajo, por lo que sus compañeros de la oficina se convierten en sus nuevos amigos y en parte de su familia.

Pero, en realidad, no terminan por sentir una estima verdadera por ninguno de ellos, sino que los miden por nivel de eficiencia.

Los que realizan mejor sus funciones y están más comprometidos con la empresa, serán sus nuevos mejores amigos.

En todo esto también tiene un nivel de importancia los temas de conversación que terminan por ser muy aburridos para las personas externas, ya que todos giran en función al trabajo.

Como con sus compañeros sí que está bien visto hablar de temas laborales, sienten mayor afinidad por ellos que por sus otros amigos que hablan de eventos deportivos o de la semana de la moda.

7. Cuentas bancarias infladas

En general, los workaholic tienen una buena situación financiera ya que tienden a acumular mucho de su ingreso mensual.

No se trata de que no gasten, porque sí lo hacen, pero ya que no salen a divertirse, no tienen tiempo de planificar una reforma para su casa, no se plantean una buena escapada de vacaciones, entre otros, sus gastos son mínimos.

El mayor gasto se puede volver la comida, pero es muy posible que este se resuma a comprar cualquier combo de comida rápida de paso por cualquier calle, antes que hacer un mercado mensual que implique “perder tiempo” cocinando.

8. Nada de vacaciones, ni días feriados

Para la mentalidad de un workaholic, las vacaciones y los días feriados son tiempo perdido y por eso acumulan días libres un año tras otro.

Mientras los trabajadores normales esperan con ansias sus fechas de salida, los workaholic tienden a juzgarlos como si se tratara de gente floja y poco comprometida con el empleo.

En general, no se trata de que se vuelvan malas personas, sino que al enfocar de manera tajante su atención hacia el trabajo, todo el resto pasa a un segundo plano y no son capaces de medir la gravedad de esta decisión.

Si consideras que te has vuelto un workaholic, es necesario que busques ayuda psicológica en la materia urgente porque esto podría llevarte incluso a un estado grave de salud.

Artículos Relacionados

Deja un comentario