5 ventajas de un currículum por competencias

Existen numerosas formas de organizar y presentar tu información personal en un currículum. El currículum por competencias es una de estas. En este artículo definiremos a qué nos referimos cuando hablamos de un currículum por competencias. Luego analizaremos sus ventajas y desventajas. Incluso te daremos las pautas necesarias para que puedas decidir si este tipo de CV es el adecuado para ti ¡Comencemos!

En primer lugar ¿Qué es un currículum por competencias? Un currículum por competencias es aquel en el que se prioriza la exposición de las habilidades del individuo por sobre sus experiencias. Siendo más precisos: Se considera que toda experiencia, profesional, académica, personal o de cualquier otro tipo, es sólo un medio para el desarrollo de distintas habilidades que definen al individuo y que el empleador ponderará a la hora de la selección.

Vayamos más allá de esta definición, analicemos un poco más. Esto quiere decir que, en un currículum pensado de esta forma, será más importante presentar todo aquello que has aprendido en tu vida laboral (o académica) que las tareas que hayas realizado, en particular, y aún más que el o los puestos en los que te has desempeñado. Análogamente, y siguiendo la aclaración en el enunciado anterior, tendrá mucha más importancia que puedas explicar aquello que has aprendido (y tu dominio de ese conocimiento y sus aplicaciones) en cierto curso fundamental de tu carrera universitaria, que tu título de grado en sí mismo.

¿Esto quiere decir que en un currículum de este tipo estrictamente deberé explicar todo lo que sé hacer sin dar lugar a cómo y dónde lo aprendí?

No, tampoco exageremos. Nadie dice que la decisión de utilizar un currículum por competencias tenga que ser llevada a cabo al cien por ciento. Uno tranquilamente podría optar por el modelo de competencias sólo en ciertos apartados específicos del documento. Nada es obligatorio y todo es cuestión de encontrar la mejor forma de enseñar a los demás lo que uno es capaz de hacer.

Ventajas de un currículum por competencias

  • Te vales de lo que sabes hacer: Tal vez no tienes tantos años trabajando en tu puesto, o quizá no has estudiado en instituciones prestigiosas de las cuales alardear. Es más, puede que ni siquiera hayas terminado tus estudios, o no tengas experiencia laboral tradicional. Si conseguiste tus herramientas profesionales en base a proyectos impulsados por tu curiosidad ¿Qué mejor que un CV por competencias? En este te dedicarás a explicar y mostrar detallada, pero concisamente, todo aquello que sabes hacer y expondrás resultados objetivos y verificables que lo avalen.
  • Compensas falta de estructura en tus actividades: Como sugerimos anteriormente, si tu experiencia o educación está fragmentada, si eres un emprendedor nato, o has aprendido lo que mejor sabes hacer por tu cuenta, entonces enfocarte en tu competitividad en el área será lo fundamental y lo que te distinguirá de los demás candidatos.
  • Ayuda a mantener el hilo conductor del documento: Sin dudas el enfoque en tus capacidades puntuales podrá servirte como un excelente conductor para contar tu historia personal. Si encuentras coherencia y un orden lógico en tus aptitudes, seguramente no tendrás que preocuparte por qué secciones incluir en tu currículum, ni cómo redactarlas, ordenarlas o hasta dónde ubicarlas. Las habilidades fluirán solas y unas, naturalmente, funcionarán como cimiento de otras más complejas.
  • Puede ayudarte en un cambio de industria: Supongamos que eres un abogado que en los últimos meses descubrió su amor por el desarrollo de software y se sumergió en cuanto tutorial de programación pudo encontrar en YouTube. Si tu experiencia profesional se ha desarrollado plenamente en instituciones y empresas relativas a lo legal y no has visto una sola ecuación en toda tu carrera universitaria ¿Qué chances tienes de impresionar a un reclutador del rubro software? Bueno, si orientas tu CV en base a competencias, yo diría que muchas. Podrías explicar todo lo que has aprendido durante estos meses de estudio autónomo del desarrollo de software, además podrías referirte a proyectos que hayas realizado en este tiempo vinculados a la temática. Incluso podrías linkear a tu portfolio de aplicaciones web para apoyar todas tus afirmaciones.
  • Te destaca de los demás candidatos: Seamos sinceros, el simple hecho de que te estés informando sobre este tema ya te destacará. Te sorprendería saber el alto porcentaje de currículums completamente aburridos, lineares y faltos de información vital que los tomadores de decisiones dentro de las empresas tienen que analizar a diario. Te aseguro que presentándote con tus competencias como estandarte generarás una impresión mucho más memorable y duradera que aquel candidato que optó por la enumeración taxativa y enciclopédica de todos sus hitos académicos y laborales sin mayor sustancia o motivación.

¿Cómo realizar un currículum por competencias?

Nuestra principal recomendación a la hora de encarar este tipo de currículum es realizar un ejercicio para ordenar las ideas y poder visualizarlo todo de manera más clara.

Coge papel y lápiz (o editor de texto en pc, o notas de tu móvil) piensa, y luego enumera, cuáles son tus principales habilidades. No necesariamente tienen que ser relacionadas a lo laboral o académico. Si eres un excelente pianista, por ejemplo, y nunca en tu vida trabajaste de músico profesional el simple hecho de haber dedicado las horas durante los años necesarios para dominar un instrumento, sin dudas hablará maravillas de tu aplomo y perseverancia a largo plazo.

Una vez que tienes en claro cuáles son tus fuertes y qué es lo que mejor sabes hacer, piensa en cómo aprendiste a hacerlo. Sea cual sea tu método de aprendizaje, todo es válido, este es sólo un paso intermedio.

Finalmente, ya habiendo conciliado habilidad y forma de adquisición de la misma, llegamos a un momento clave. Este paso definirá, probablemente, la fortaleza de tu currículum. Ahora deberás encontrar resultados (académicos, profesionales, personales, de beneficio a terceros, accesorios) que certifiquen tu habilidad, y si pueden ser expresados numéricamente, 1000x mejor.

¿Qué tipo de resultados? ¿O qué son estos resultados? Te preguntarás. Sencillo. Cualquier tipo de mejora, beneficio o diferencial que sólo hayas podido conseguir gracias a tus capacidades.

Consigue trabajo en 2 semanas con la ayuda profesional de Curriculado

Ejemplo de currículum por competencias

Veamos ahora, por si aún no quedo todo del todo claro, un ejemplo que es el que utilizamos en la página principal de Curriculado.

Joaquín presenta sus habilidades en función a sus resultados

Este currículum tal vez no sea estrictamente por competencias, pero sí es un modelo mixto que se preocupa por exponer las capacidades y logros del candidato.

¿Notas el impacto que tiene el apoyar una afirmación sobre tus capacidades en resultados objetivos y documentables?

Variantes del currículum por competencias

Como sugerimos anteriormente, un currículum por competencias puede ser desarrollado completamente en esta modalidad, o de manera mixta.

Existen varias formas de exposición de las competencias, principalmente dentro de las variantes mixtas. Las más comunes son las siguientes:

  • Enumeración sin detalles de tus competencias en un apartado breve:  Por ejemplo, “Competencias: Soñador, trabajo en equipo, proactivo, eficaz, creativo.» Este es un lugar común que consideramos horrible. No dice nada de ti realmente, no está apoyado en argumentos. Hablar es barato (talk is cheap) se suele decir al respecto.
  • Incluir las competencias en tu resumen profesional: El resumen profesional es un párrafo breve que precede al resto de la información del currículum. Este es un buen lugar para mencionar tus principales fortalezas y logros. Es una buena alternativa.
  • Incluir un apartado exclusivo para las competencias y explayarse sobre cada una: No parece tan terrible siempre y cuando haya una buena justificación para cada una y resultados que la avalen, pero podría ser mucho más efectivo incorporar esto dentro el apartado de experiencia laboral o académica de manera natural. Además, habrá tiempo para machacar sobre cada competencia en particular durante la entrevista laboral.
  • Integrar las competencias de manera fluida a las secciones centrales: Esta es mi opción preferida. Dar un contexto a las habilidades me parece lo correcto, y la forma más natural de hablar de resultados sin sonar fuera de lugar.

Mostrar las competencias de manera visual

Últimamente se han popularizado un montón de modelos de currículum donde se opta por presentar las competencias de manera visual. Esto es mediante barritas de progreso, estrellitas, íconos, gráficos de torta que se completan, porcentajes, y demás ideas abominables.

Imposible determinar cuánto sabe esta persona

En mi experiencia esto es una idea terrible. La subjetividad prima en una presentación de este tipo. Tu 83% de habilidad con Excel o mis 7,5 lapicitos en Word no son una medida real de nuestras capacidades ¿Qué tal si la persona analizando tu CV tiene una percepción distinta de lo que es el dominio de estas herramientas? Si él cree que menos de lo que –de nuevo, él– considera un 90% de habilidad con el paquete Office es inaceptable, estarás afuera.

Este último ejemplo es una exageración, pero es importante para entender el problema en el que podríamos estar metiéndonos.

Currículum por competencias vs. currículum funcional

Bueno, qué decir. Básicamente estos dos son lo mismo. Son dos maneras de llamar a un currículum enfocado a habilidades.

Uno podría argumentar que “competencias” se refiere a lo que a uno le compete y “funcional” a las funciones en las que se desempeña. Ambos conceptos llevan unívocamente a la caracterización de las habilidades del candidato.

Currículum por competencias vs. currículum cronológico

Mi veredicto final al respecto de esta discusión es que dependerá principalmente del perfil del candidato, sus años de experiencia y logros académicos.

Un freelancer buscando integrarse al mercado laboral “tradicional” tal vez verá más resultados optando por la exposición basada en resultados de sus habilidades, mientras que, tal vez, un investigador académico generará más valor mediante una hoja de vida cronológica en la que exponga todas sus publicaciones y premios.

¿Es un currículum por competencias el indicado para mí?

Para hacerlo simple enumeraré motivos por los cuales sería positivo optar por un CV por competencias:

1000+ candidatos que COMPITEN contigo reciben nuestros SECRETOS de búsqueda laboral semanalmente ✉️

No dejes que te saquen ventaja

  • Tu única experiencia laboral es en prácticas, empleos temporales, o nunca has tenido contrataciones de largo plazo.
  • Tienes espacios temporales vacíos en tu experiencia laboral (de un año o más).
  • Estás buscando cambiar de carrera o industria.
  • Quieres dedicarte a tu hobby o pasión real y no tienes experiencia en el campo, más que tus actividades personales o voluntariado.
  • Eres un candidato muy joven y sin experiencia.
  • Todas las posiciones que has ocupado en tu carrera profesional son demasiado similares y encuentras redundante hacer una lista con las mismas.

Conclusión

El currículum por competencias o funcional es una alternativa muy interesante para quienes sienten cierta inseguridad respecto a sus credenciales tradicionales (experiencia laboral y educación).

Su principal característica es la de exponer de manera clara y objetiva, enfocándose en resultados obtenidos, las principales habilidades de la persona.

Este tipo de currículum seguramente conseguirá llamar la atención de la persona de recursos humanos a cargo de la selección, especialmente si se encuentra bien diseñado y enfocado a la posición para la cual se aplicó.

Artículos Relacionados

Deja un comentario