7 consejos para hacer un CV sin experiencia ni estudios

¿Alguna vez te has puesto a pensar en lo paradójica que puede llegar a ser la búsqueda laboral para los recién iniciados?

Para conseguir trabajo necesitas experiencia, pero para conseguir experiencia necesitar primero tener trabajo.

¿No suena a cosa de locos?

Esta es una frustración muy común que ataca a gran cantidad de buscadores de empleo a la hora de preparar su primer currículum

¡Pero a no desesperarse! Todo en esta vida tiene solución.

El secreto está en la experiencia relevante.

A continuación, te compartiremos nuestros 7 consejos para redactar un currículum sin experiencia ni estudios:

  1. Elige el tipo de currículum indicado
  2. Experiencia relevante sobre experiencia laboral
  3. Destaca tus habilidades principales
  4. Agrega detalles y secciones fuera de lo tradicional que beneficien a tu perfil
  5. Redacta un resumen profesional impactante
  6. Dale un formato legible y amigable a tu currículum
  7. Escribe una carta de presentación ganadora

Sé que, si tu problema es la falta de experiencia profesional, tu segundo problema seguramente sea la falta de práctica escribiendo CVs.

Te prometo que luego de revisar los 7 puntos destacados en este artículo tendrás una idea mucho más ordenada sobre cómo encarar la difícil tarea de redactar un currículum ganador.

De aquí en adelante me dedicaré a desarrollar cada uno de estos conceptos, en detalle y por separado.

¡Comencemos!

Elige el tipo de currículum indicado

Partamos de los conceptos básicos: En un currículum siempre hay que destacar lo que nos deje mejor parados. La idea será guiar a quién nos esté analizando hacia nuestras fortalezas e intentar “esconder” nuestras debilidades. Al menos no hacerlas parecer como tales.

La estructura que yo recomiendo para este tipo de situaciones es la siguiente, en el orden expuesto:

  • Encabezado: Aquí incluirás tus datos de contacto
  • Resumen personal: Un párrafo breve y conciso en el cual destacarás tus virtudes y las respaldaras con evidencia concreta.
  • Experiencia relevante: Ya lo hablaremos en el siguiente apartado
  • Habilidades: Tu currículum se centrará en tus capacidades. Será fundamental que demuestres lo que sabes hacer en función a lo que has conseguido hacer anteriormente. Aporta datos verificables al respecto, los números y las estadísticas son tus amigos en esta sección.
  • Educación: Sólo si correspondiera. Si no tienes estudios universitarios puedes incluir el secundario. En cualquiera de los casos (aún no tengas secundario completo) este es el lugar para incluir cualquier curso o capacitación relevante que puedas haber realizado.

Como extra a estas secciones centrales, tenemos una serie de comodines, que, de ser relevantes, pueden resultar sumamente beneficiosos:

  • Idiomas
  • Hobbies
  • Certificaciones
  • Publicaciones
  • Distinciones y premios

La cuestión aquí es sencilla:

Si tienes un nivel de inglés excelente ¿Por qué no mostrárselo a todo el mundo?

Si estás buscando trabajo en una tienda de instrumentos musicales ¿Por qué no mencionar que tocas el bajo?

Si quieres iniciar tu carrera dentro de los medios de comunicación ¿Por qué no contar que eres columnista en un blog, podcast o programa de radio?

Espero que vayas entendiendo por donde viene la cosa.

Lo fundamental es enfocar tu perfil al trabajo al que estás aplicando.

¿Esto significa que puedo tener más de una versión de mi CV? ¡Por supuesto! Deberías tener tantas como creas necesarias. Tú eres el encargado de decidirlo.

Experiencia relevante sobre experiencia laboral

Deja tus inseguridades de lado un segundo y ponte en los zapatos de un reclutador ¿Qué es lo único que les importa? Encontrar al candidato que hará el trabajo mejor que el resto. Punto.

¿Importa, entonces, realmente que no hayas trabajado en otro lado si puedes desempeñarte en las tareas mejor que alguien con 5 años de experiencia? Por supuesto que no.

1000+ candidatos que COMPITEN contigo reciben nuestros SECRETOS de búsqueda laboral semanalmente ✉️
No dejes que te saquen ventaja😱

El único problema es hacérselo creer a recursos humanos.

Lo que es importante que notes, para lograr esto, es que salvo que hayas vivido en una burbuja hasta ayer, tienes experiencia relevante. No estoy seguro en qué rubro o ámbito, pero la tienes.

Si tienes la suerte de estar postulándote a un empleo con una oferta redactada profesionalmente, seguramente haya un listado de tareas que el candidato deberá realizar en el rol y habilidades requeridas.

Las habilidades requeridas son una utopía. Los reclutadores estarán dispuestos a entrevistar a candidatos que no sean una coincidencia del 100% con lo deseado. Pero bueno, sé razonable, intenta estar por encima del 70%.

Miremos el siguiente anuncio, por ejemplo:

Funciones de un puesto de marketing

Ahora, dejando de un lado el palabrerío complejo, supongamos que, luego de pensarlo unos minutos, llegas a esta lista de tus experiencias del último año:

  • Convencí a un amigo de pasarse a Android luego de discutir los beneficios que tiene por sobre iOS.
  • Ayudé en la planificación de la temporada en el negocio familiar y colaboré en la proyección de ventas.
  • Negocié la compra y venta de 3 automóviles usados en el último año.
  • Desarrollé un sitio web sobre mi hobby y conseguí dos colaboradores para escribir contenido.
  • Gestioné la publicidad online y redes sociales de mi sitio web, generando más de 25000 impresiones.
  • Organicé una docena de eventos para una institución en la que colaboro, encargándome particularmente de preparar actividades para los más chicos.
  • Finalicé un curso de marketing en Udemy.
  • Realizando un curso de visualización de datos en Udemy.

¿No es acaso esta experiencia relevante para la posición solicitada?

Sí, seguramente haya alguien con mejores credenciales, pero si te dejas controlar por ese tipo de inseguridades, nunca saldrás de tu casa.

Será tu misión ahora encontrar la mejor manera de comunicar tu experiencia relevante. El formato que propuse anteriormente es siempre efectivo. Usa listas con puntos, verbos de acción e intenta mostrar resultados medibles.

Te recomiendo que optes por reescribir las oraciones a la tercera persona. Sonará más profesional

Intenta, también, imitar el lenguaje utilizado por quién escribió el anuncio ofreciendo el empleo. Acerca tu relato a sus expresiones, refiérete a los mismos conceptos de la forma que lo hizo él. Este tipo de “imitación” será siempre positiva y hará que tu perfil se vea mucho más enfocado al trabajo.

Y, finalmente, si te sientes inseguro y no confías en tu experiencia, recuerda que con intentar no pierdes nada y que quién analizará tu currículum, en promedio, le dedicará tan sólo 7 segundos. No te estreses de antemano. Puedes llevarte una grata sorpresa.

Destaca tus habilidades principales

Tus habilidades serán, sin duda, otra de tus armas principales a la hora de diferenciarte del resto en este proceso.

Siguiendo con la misma idea que propusimos anteriormente, analiza la oferta de empleo que te interesa. Escribe (o imagínate) una lista de todas las habilidades que consideras importantes para el empleador.

Por ejemplo, siguiendo con el caso anterior, ésta podría ser algo así:

  • Habilidades analíticas
  • Negociación
  • Pensamiento creativo
  • Habilidades interpersonales
  • Capacidad de liderazgo
  • Motivación
  • Habilidades de organización
  • Capacidad para comunicarse verbalmente y por escrito
  • Rápido aprendizaje
  • Proactividad
  • Conocimiento de marketing y publicidad

Pueden ser más, pueden ser menos, pueden no estar detalladas explícitamente. No importa

Ahora revísalas y busca cuáles de estas habilidades tienes y piensa cómo puedes demostrarlo. Intenta ser coherente y encontrar conexiones con la experiencia relevante que has detallado.

Por ejemplo, tu habilidad organizacional queda demostrada con los eventos que has realizado para la institución en la que participas. Busca más situaciones similares sobre las cuales apoyarte.

Recuerda, también, que afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias. Si mencionas tus habilidades de liderazgo, asegúrate de tener una muy buena historia que contar al respecto, con resultados evidenciables.

Agrega detalles y secciones fuera de lo tradicional que beneficien a tu perfil

Ya cubiertas las bases de tu perfil, es el momento para que agregues los condimentos que terminarán de diferenciarte.

En Curriculado tenemos un artículo entero dedicado a este tipo de información adicional, puedes verlo haciendo click aquí.

Siendo breve, la idea en esta parte de currículum, si es que optas por incorporarla (y sea cual sea el nombre que quieras ponerle), es que destaques particularidades de tu persona que puedan ser positivas a ojos del reclutador.

Una lista de ejemplos para este apartado de información adicional es:

  • Premios, becas y reconocimientos
  • Grupos y asociaciones en las que participes
  • Opiniones de colegas o clientes
  • Publicaciones
  • Tareas de voluntariado
  • Presentaciones que hayas dado
  • Disponibilidad horaria
  • Licencias con las que cuentes
  • Características personales
  • Disponibilidad horaria
  • Disponibilidad para viajar
  • Disponibilidad para relocalizarte

Además, si no los has incorporado aún como historias de las secciones anteriores, puedes hablar aquí de tus hobbies e intereses.

Si bien los idiomas no son una sección fuera de lo tradicional, si tienes un buen nivel en cualquiera este es el momento para destacarlo. Evita darte una calificación numérica. Opta por “básico”, “intermedio”, “conversacional”, “profesional” y “nativo”. Aún mejor sería si tuvieras experiencia demostrable de contacto con extranjeros o cursos realizados en otro idioma.

Si has realizado cursos online, tienes certificaciones o licencias, este es el lugar para desarrollar un poco más sobre que van y qué aptitudes valiosas (siempre en torno a la posición que te interesa) te han aportado.

Redacta un resumen profesional impactante

Si bien el resumen profesional muy probablemente sea lo primero en tu currículum, he decidido relegarlo hasta esta posición en la lista porque claramente no habrá resumen sin experiencia, habilidades ni información adicional.

En la estructura ideal de un currículum sin experiencia ni estudios me referí a este resumen como «resumen personal». Tu llámalo como te parezca que va mejor con tu perfil. Realmente el título no importa, sino su contenido.

Te recomiendo primero tener bien preparadas el resto de las secciones que incorporarás en tu CV para luego tomar de ellas lo que consideres más fuerte y mejor documentado e incorporarlo en tu resumen profesional.

Recuerda que un resumen profesional efectivo no deberá superar las 2 o 3 líneas.

Una regla práctica es definir y exponer las 3 mejores cosas que tienes para decir de ti, asegurarte de que tienes como sustentarlas con ejemplos y resultados medibles.

No hables de lo que te gustaría hacer. Si decides hacerlo como recurso para la redacción, sé específico. Dirígete a la empresa a la que estás postulándote.

Por ejemplo: “Me ilusiona sumarme a Mercadona como pasante de marketing para potenciar las relaciones con los clientes y desarrollar e implementar nuevos materiales publicitarios”

Recuerda:

  • No exageres con los adjetivos: Puedes iniciar diciendo que eres un candidato motivado, responsable o cualquier cualidad que te caracterice y se adecue a la búsqueda, pero limítalos a esto.
  • Preséntante: Encuentra un título que te defina. Si eres un estudiante de marketing, eso serás. Aquí puedes agregar información que apoye o enaltezca tu título. Promedios, certificaciones, etc.
  • Destaca tu experiencia relevante y habilidades
  • Habla de tus fortalezas

Dale un formato legible y amigable a tu currículum

Ahora que ya casi has terminado, te compartiré un secreto:

Tu valiosa información y el trabajo que te ha llevado recopilarla sólo será tan valiosa como sea tu capacidad para diseñar un currículum legible.

¡Porque, claro! Si envías una porquería que nadie pueda leer, en vano has dedicado tantas horas invent… recordando tanta experiencia relevante.

Estos son nuestros tips para que todo salga bien con el formateo de tu currículum:

  • Usa orden cronológico inverso (lo último que ha sucedido deberá aparecer primero)
  • Procura que los títulos de tus secciones se destaquen
  • Permítete dejar espacio en blanco: Por lo que más quieras no escribas paredes de texto. Usa listas con puntos como estoy haciendo yo aquí. No escribas más de tres oraciones sin un espacio, nunca.
  • Usa una tipografía tradicional: Arial tamaño 11 está bien.
  • Deja márgenes lógicos en las orillas de la página.
  • Ten en cuenta que tu CV será impreso en blanco y negro: Evita colores que puedan generar resultados ilegibles al pasar a blanco y negro.
  • Guarda tu documento en formato pdf.

Escribe una carta de presentación ganadora

Una vez que tengas un currículum sólido y bien enfocado, será el momento de darle todo el apoyo que se pueda conseguir.

La mitad de los candidatos, al aplicar a una posición, acompañan a su CV con una carta de presentación.

La carta de presentación es un mensaje breve, de 3 o 4 párrafos, dirigido al encargado de la selección para el puesto. En este documento deberás:

  • Presentarte brevemente
  • Comentar el porqué de tu interés hacia la empresa
  • Transmitir porqué piensas que serás una incorporación beneficiosa a la misma
  • Hablar de tus fortalezas

Por supuesto que esta carta deberá también estar enfocada a lo requerido en el anuncio del trabajo.

Además, lo que te diferenciará del resto en esta instancia será que no incorporarás los mismos datos que has introducido en el CV. Por lo menos no desde el mismo enfoque. Recuerda que este es un esfuerzo complementario. No tendría sentido que dupliques lo mismo que dice tu currículum.

Se creativo, escribe varios borradores, verás que con el tiempo todo fluirá solo.

Artículos Relacionados

Deja un comentario