37 cosas que JAMÁS deberías poner en tu currículum

Muchas veces preparar el currículum para tu trabajo ideal es una tarea sumamente estresante. No es raro que en este proceso surjan muchísimas inseguridades respecto a que datos son relevantes y cuáles deberían ser omitidos casi siempre. Un error muy común, en esta situación, es querer incorporar datos, que objetivamente no tienen nada que ver contigo ni con el trabajo que buscas, con el fin de parecer mejor preparado. El resultado es todo lo contrario. En este artículo te presentamos una lista de 37 cosas que NO deberías poner en tu currículum jamás. Primero enumeraremos todos los puntos y luego pasaremos a detallarlos uno a uno.

Recuerda siempre que tu currículum será el factor más importante para quién esté a cargo de decidir si serás llamado a una entrevista o no. Los especialistas en recursos humanos son quienes suelen decidir esto y muchos utilizan robots que leen los currículums antes de siquiera pasarlos a un humano. Luego de conocer esto último ¿Entiendes la importancia de presentar un CV perfectamente adecuado al puesto al que estás aplicado?

Un buen lugar por donde empezar a ganar la lucha contra estos robots encargados de filtrar perfiles es evitando cometer errores básicos, los cuales están entrenados a detectar.

Para todos los ansiosos, aquí está nuestra lista de 37 cosas que jamás deberías poner en tu currículum:

  1. Objetivo profesional
  2. Experiencia laboral irrelevante
  3. Estado civil
  4. Hobbies
  5. Mentiras
  6. Edad
  7. Demasiadas palabras
  8. Vacaciones futuras
  9. Referencias
  10. Formateo inconsistente
  11. Expresiones en primera persona
  12. Tiempo presente para referirse a trabajos pasados
  13. Email poco profesional
  14. «Teléfono:» antes de tu número
  15. Imágenes, tablas, gráficos
  16. Nombre de tu jefe
  17. Jerga específica de tu empresa o sector
  18. Redes sociales
  19. Más de 15 años de experiencia
  20. Información de salarios
  21. Tipografías anticuadas
  22. Tipografías difíciles de leer
  23. Expresiones de moda
  24. Motivos por los que cambiaste de trabajo
  25. Tu promedio académico
  26. Motivos por los que quieres el trabajo
  27. Tu foto
  28. Opiniones en lugar de hechos
  29. Empleos pasados de corta duración
  30. La lista de tareas que realizas a diario
  31. Títulos laborales excéntricos
  32. Caricaturas o emojis
  33. Colores
  34. Faltas de ortografía
  35. Habilidades de bajo nivel
  36. Habilidades básicas de computación
  37. Bromas

Antes de comenzar con el detalle de cada uno de estos puntos, tengo algo especial para ti. Junto al equipo de Curriculado hemos desarrollado un Kit de Crecimiento Laboral. En este paquete encontrarás plantillas, guías, ejemplos y SECRETOS de la industria que te permitirán acelerar tu llegada al trabajo de tus sueños.

Objetivo profesional

Un objetivo profesional difícilmente aporte a tus chances de conseguir una entrevista. Sé realista, al empleador no le interesa realmente donde te ves dentro de 5 años. Quién esté revisando tu currículum querrá asegurarse de que puedas cubrir el puesto que está buscando y de que seas una persona medianamente normal.

Usa, en cambio, un resumen profesional. Detalla brevemente tus habilidades, experiencias y logros. Céntrate en resultados. Provee datos medibles, usa números para exponer todo lo que creas importante.

Experiencia laboral irrelevante

A menos que seas demasiado joven y estés buscando tu primer empleo serio, evita a toda costa mencionar experiencia completamente desconectada con el puesto que estás solicitando.

Si no cuentas con ninguna vivencia laboral relevante, busca en tus habilidades, intereses, actividades extracurriculares, o incluso en trabajos académicos.

Si tienes cierta experiencia en el área de interés, pero se encuentra tangencialmente vinculada, intenta exponerla de manera que ese vínculo sea visible y claro para quién esté analizando tu perfil.

Estado civil

Entendemos que puedas estar muy enamorado de tu pareja y orgulloso de tu boda, pero realmente no es necesario que lo menciones en el currículum. De hecho, y aunque sea algo detestable, en el caso de las mujeres jóvenes, esto puede resultar contraproducente. Un empleador podría evitar contratar chicas con chances de quedar embarazadas para evitar hacerse cargo de su potencial licencia por maternidad.

Hobbies

Si tus hobbies no aportan nada a caracterizar el perfil buscado por la empresa, es irrelevante incorporarlos.

Sí puede ser interesante, de todas formas, utilizar ciertos hobbies para caracterizar tu perfil personal, en especial tus habilidades blandas. Estos deberían integrarse orgánicamente en tu apartado de habilidades de ser considerado beneficioso. Por ejemplo, un músico podría aprovechar sus años de estudio del instrumento para exponer su perseverancia y tolerancia a la frustración hasta conseguir resultados.

En cualquier otro caso, lo mejor será que dejes la charla de intereses y hobbies para el momento de la entrevista.

Mentiras

Evita siempre incluir información falsa o exagerada en tus documentos. No quieras compensar el no cumplimiento del 100% de los requisitos del puesto con mentiras. La mayoría de los reclutadores estará dispuesto a entrevistar candidatos, aunque no tengan absolutamente todas las características deseadas.

No corras el riesgo de ir a una entrevista habiendo mentido en tu currículum. Los entrevistadores más hábiles se darán cuenta tarde o temprano.

Edad

Tu edad no será relevante para la mayoría de los trabajos a los que apliques. A menos que seas un niño actor, claro.

La discriminación por edad existe y es un serio problema en el mercado laboral. Evita quedar afuera de una entrevista por prejuicios que el empleador pueda tener respecto a la gente de tu generación.

Siempre válete de tus logros, habilidades y experiencia. Evita la información personal ya que tu subjetividad no aportará nada en esta parte del proceso de selección.

Demasiadas palabras

Las paredes de texto son indeseables. No llenes todo el espacio de la hoja solo porque puedes. Usa un interlineado legible y un tamaño de tipografía que no sea diminuto.

La mejor manera de deslumbrar a quien esté revisando tu CV es siendo breve y efectivo. Busca la forma de expresar tus ideas en la menor cantidad de palabras posibles. Es un ejercicio complicado, pero te aseguro que traerá resultados.

Vacaciones futuras

Algunas personas incluyen las vacaciones que ya tienen compradas y que se tomarían en caso de ser contratados. Realmente es una mala idea. Primero tienes que ser contratado. A lo sumo es un tema a tratar durante el proceso de entrevistas. La mayoría de las empresas sabrán entenderlo si eres el candidato indicado.

Referencias

No es que las referencias no puedan ser de utilidad, pero incluirlas en el CV es ocupar espacio que bien podría ser utilizado de manera más efectiva en otra cosa. Piensa en incorporar una hoja de referencias por separado si lo crees necesario.

1000+ candidatos que COMPITEN contigo reciben nuestros SECRETOS de búsqueda laboral semanalmente ✉️
No dejes que te saquen ventaja😱

Evita a toda costa la línea “Referencias a petición”. No aporta nada. Si la compañía quiere corroborar tu perfil con alguien más, ellos se encargarán de solicitarte las referencias.

Por último, avísale a quienes pongas como referencia que estas usando sus datos. Sería muy poco profesional que llamen a alguien que no está al tanto de tu búsqueda laboral.

Formateo inconsistente

Presta especial atención a las sangrías, los espaciados, justificaciones, interlineados. El uso de negritas, cursiva y demás recursos estéticos. Se consistente con su uso. Asegúrate de no dejar oraciones sin puntos finales.

Todos los detalles en la presentación de tu información hablan de ti. Recuerda que la consistencia y la prolijidad es fundamental.

Expresiones en primera persona

Se sobreentiende que tu currículum se refiere a ti. No digas “yo” ni “me”. Sé objetivo y opta por la tercera persona siempre.

Tiempo presente para referirse a trabajos pasados

Puede resultar muy confuso que te refieras a tareas pasadas como si siguieras realizándolas. Aunque incorpores fechas, sé claro mediante tu redacción con lo que ya no forma parte de tu vida. Un reclutador desprevenido podría entender que estás realizando varias tareas en simultáneo.

Email poco profesional

Evita dominios @hotmail.com, por ejemplo, o demás servidores antiguos. No pongas mails con apodos, adjetivos o números, en lo posible. Las mejores variantes siempre serán tu nombre y/o iniciales.

Gmail sí es un proveedor de correo usualmente considerado aceptable.

«Teléfono:» antes de tu número

Es información de más. Se entiende por el formateo y el contexto (recuerda usar guiones para facilitar su lectura) que estás escribiendo tu teléfono.

Imágenes, tablas, gráficos

El currículum no es el lugar para presentar este tipo de diagramas. Si fuera completamente necesario siempre podrás agregarlos a tu portfolio.

Uno de los principales motivos para evitar este tipo de elementos es porque pueden confundir seriamente a los robots que filtran CVs. Los mismos podrían tener problemas al leer los datos de tu documento y descalificarte del proceso inmediatamente.

Nombre de tu jefe

A nadie le importa realmente, y si es una personalidad conocida dentro de tu industria o rubro, seguramente podrán relacionarte con él sin mencionarlo. Es poco profesional mencionarlo sin antes ser consultado y no aporta nada a tu perfil.

Sí estaría bien que lo incluyas como referencia si él estuviese de acuerdo, por supuesto.

Jerga específica de tu empresa o sector

Evita siglas o anglicismos demasiado técnicos o muy de tu nicho. Ten en cuenta que, probablemente, en los primeros niveles del proceso de selección tu currículum sea analizado por agentes de recursos humanos que no tienen por qué dominar el lingo de tu industria. Recuerda siempre ser claro y fácil de entender para todo el mundo.

Redes sociales

Salvo que sean directamente relacionadas al puesto al que te estás postulando no aportarán nada y puede verse como algo poco profesional en tu perfil.

Obviamente no me refiero a LinkedIn en este punto. Siempre será positivo que incorpores un link a tu perfil y que lo tengas bien mantenido.

Más de 15 años de experiencia

Lo que hayas hechos hace más de 15 años muy raramente sea relevante el día de hoy. Evita ocupar valioso espacio extra en tu currículum y recorta toda la información más antigua a 15 años.

Una excepción a esto sería si tienes experiencia laboral hace muchos años en un rubro al que quieres regresar (luego de haberte desempeñado tus últimos años en otro), pero de todas formas es discutible cuán valiosa será esa experiencia hoy en día.

Información de salarios

A nadie le interesa cuánto ganas. Además, esto podría ponerte en una posición desventajosa a la hora de negociar tu próximo salario. Tal vez la empresa a la que enviaste tu CV pensaba pagar mucho más por tu puesto, pero al ver tu bajo salario actual sabe que posiblemente aceptes por una mejora mínima.

El salario es algo que se discutirá sobre el final del proceso de selección.

Tipografías anticuadas

Aerial view of a man typing on a retro typewriter

Evita “Times New Roman” ve por algo un poco más moderno, sin perder el profesionalismo. Arial siempre es una buena opción.

Tipografías difíciles de leer

Engrossing fonts used during the late 18th-19th century from Draughtsman’s Alphabets by Hermann Esser (1845–1908). Digitally enhanced from our own 5th edition of the publication.

No uses tipografías raras, cursivas o muy intrincadas. Recuerda que además de ser comprensible para seres humanos, tienes que optimizar tus documentos para los robots. Ellos prefieren caligrafías cotidianas, que ya hayan visto antes.

Expresiones de moda

No digas “sinergia “, “pensar fuera de la caja”, “pensamiento lateral” ni ninguna de las demás frases de moda cada dos palabras. Busca maneras más efectivas de describirte. Usa verbos de acción.

Las frases armadas y las palabras de moda sólo te harán parecer vacío de personalidad y contenido.

Motivos por los que cambiaste de trabajo

No es relevante a la hora de decidir si llamarte a entrevistas o no. En todo caso puede perjudicarte si tu motivo no es comprendido por tu potencial futuro empleador.

Evita hablar de esto. Si surge durante de las entrevistas, procura estar bien preparado para entregar una respuesta que deje conforme a tu interlocutor.

Tu promedio académico

La universidad se termina cuando te dan el título. Ni hablar de la escuela. Realmente a muy pocas personas le interesarán tus calificaciones.

A menos que seas un 10/10 o estés aplicando a una posición académica o beca, evita incorporar este tipo de información. Suena a que no tienes muchas más cosas buenas que decir de ti.

Motivos por los que quieres el trabajo

A la compañía que puede contratarte realmente no le interesan tus deseos personales. No intentes conmoverlos. Ellos querrán asegurarse, como dije más arriba, de que puedas realizar todas las tareas que se te requerirán de la manera más rápida y eficiente posible.

Asegúrate de demostrar tus aptitudes y no de compartir tus sueños. Por lo menos en esta instancia de las interacciones.

Tu foto

Tenemos un artículo completo referido a esta cuestión en este link.

En resumen, tu rostro puede ser un disparador de discriminación por parte de la persona a cargo de revisar los currículums. Tal vez seas parecido a su ex. Además, un currículum genial que no tenga foto puede llamar más la atención que uno mediocre con foto.

Una alternativa interesante es incorporar un logo, que bien pueden ser tus iniciales, para caracterizarte. Esto hará de tu CV algo memorable para quien lo lea y realzará tu marca personal.

Opiniones en lugar de hechos

Recuerda que siempre debes ser lo más objetivo posible. No opines sobre tus habilidades, muestra resultados conseguidos con las mismas.

Los reclutadores solo se preocupan por los hechos, si bien podrán corroborarlo al entrevistarte, es más probable que llegues a esa instancia si les muestras resultados para comprobar y discutir.

Empleos pasados de corta duración

Realmente no suman a tu perfil, a menos que tengas nula experiencia y sean relevantes o seas muy joven.

Trabajos de este tipo pueden caracterizarte como poco profesional o incapaz de mantener relaciones serias y duraderas.

La lista de tareas que realizas a diario

A nadie le importa tu rutina laboral. Lo importante es todo lo que has conseguido y aprendido realizando esta rutina.

Por enésima vez, céntrate en resultados por sobre todas las cosas. Repiensa cómo cada parte de tu rutina te ha servido para conseguir diferentes cuestiones.

Títulos laborales excéntricos

Vamos, Jorge, que no eres un “Ninja de ventas”. Con mucha fuerza eres un asesor comercial. Mantente alejado de denominaciones poco profesionales, aunque en tu trabajo pasado fueran la norma. Busca cómo se llama tu puesto (o el que más se le parezca) en la mayoría de las empresas y opta por referirte a él de esa forma.

Caricaturas o emojis

Social media icons themed border background vector

Definitivamente tu currículum no es el lugar para este tipo de expresiones. Mejor dejarlas para tu círculo privado.

A menos que trabajes de caricaturista o diseñador de emojis, siempre será una pésima idea incorporarlas a un documento profesional. Aun, aunque trabajaras en su diseño, no deberían ir en tu CV sino en tu portfolio.

Colores

Texto negro y fondo blanco siempre será lo mejor. Cualquier otra variante puede tener efectos negativos en tu candidatura.

Ten en cuenta que la mayoría de los entrevistadores suelen llevar tu CV impreso a la entrevista para hacer anotaciones sobre él. Esta impresión la mayoría de las veces será hecha en blanco y negro por una cuestión de costos. Procura entregar un CV amigable con el blanco y negro y con espacio suficiente para ser anotado.

Faltas de ortografía

Hand holding multiplication symbol

Pide a alguien de confianza que revise todo lo que escribes. No hay nada menos profesional que un candidato con faltas ortográficas.

Habilidades de bajo nivel

No intentes rellenar un currículum medio vacío con “conocimiento básico” de 20 herramientas que apenas has utilizado una vez en tu vida. Los reclutadores se dan cuenta de estas cosas.

Tiene mucho más peso que puedas demostrar habilidades avanzadas en algo específico, que aptitudes mínimas en cien rubros.

Habilidades básicas de computación

Vamos, que todos ya sabemos prender el ordenador, mandar un mail, escribir en Word o sacar un promedio en Excel.

Esta es otra de las líneas que puede hacer pensar a quien la lea que no tienes mucho que decir de tus capacidades.

Bromas

Definitivamente no es el lugar para chistes, por sutiles e inteligentes que puedan ser.

Déjalos para la entrevista, si te sientes cómodo. En ese ámbito son mucho más aceptables y hasta podrían hacerte ver como un candidato seguro y alguien amigable con quien compartir futuras jornadas de trabajo.

Artículos Relacionados