¿Qué poner primero en el currículum? Orden correcto y estructura

Sabemos lo difícil que es sentarse frente a una hoja en blanco con la ilusión de escribir algo que capture la atención de quien lo lea ¡Ey, hace una oración estaba en esa misma situación! A no desesperar, primero lo primero y segundo lo segundo. En este artículo nos encargaremos de despejar cualquier duda respecto a qué orden debes utilizar para presentar las distintas secciones de tu currículum, de la forma más efectiva. En menos de 10 minutos tendrás una noción clara de cuál es la estructura y el orden correcto para tu documento ¡Empecemos!

Si prefieres la versión en video de este artículo, aquí puedes verla:

El orden correcto para un currículum dependerá siempre de las fortalezas del candidato. Si cuentas con una sólida experiencia laboral, comienza por ahí. Habla de la jerarquía de tu puesto actual, tu crecimiento durante los últimos años y los resultados que ayudaste a generar. Si, en cambio, lo que te destaca es tu lado académico, priorízalo. Habla de tus estudios, de tus publicaciones y premios. Aquellos que no cuenten con experiencia laboral o resultados académicos, seguramente deberían comenzar hablando de sus habilidades, cómo las consiguieron y lo que son capaces de hacer con ellas.

Sin dudas otro factor fundamental al que se debe prestar copiosa atención es a los requerimientos del puesto al que vamos a aplicar. Más allá de las fortalezas de un candidato, si el mismo estuviera aplicando a una posición de profesor universitario, tal vez sería interesante comenzar hablando de sus logros académicos y pedagógicos, aun cuando su carrera profesional fuera excepcional. Lo mismo se daría en un caso inverso. Si el profesor universitario de mayor renombre estuviera aplicando a una posición empresarial, de negocios, lo importante sería comenzar exponiendo sus logros empresariales (si es que en algún momento de su vida se desempeñó en este ámbito) o, en todo caso, comentando como sus habilidades, obtenidas mediante el trabajo académico, son claras generadoras de resultados aplicables al negocio de la empresa de su interés.

Comenzar con un perfil profesional en el currículum

Mucha gente opta por dar inicio a la información de su currículum (una vez superados los datos básicos, obvio) con un perfil profesional.

¿Qué es un perfil profesional? Un perfil profesional es una descripción breve de las características, competencias y logros del individuo. En este apartado se aprovecha para transmitir, de la manera más eficiente posible, la esencia del candidato. Su objetivo principal es el de captar la atención de quien esté leyendo el documento. Es muy importante, para lograr esto, trabajar sobre los resultados conseguidos durante la vida laboral y/o académica. El criterio más recomendado es el de mostrar, no decir. Siempre los logros cuantificables y comprobables serán un imán para los ojos de quién esté leyendo.

Entonces ¿Es recomendable comenzar con un perfil profesional? Por supuesto, si tienes cosas interesantes para comunicar y sabes hacerlo de manera breve y concisa. De ninguna manera deberás enumerar un listado sin sustancia de posiciones laborales, títulos académicos o cursos realizados. Menciona los más importantes, para qué te sirvieron, qué resultados te ayudaron a conseguir y qué esperas lograr a futuro con tus herramientas. Intenta no aburrir a nadie. Piensa en el concepto de “elevator pitch” o “relato de ascensor”. Imagínate que sólo dispones del tiempo que dura un viaje de ascensor para convencer a tu interlocutor de lo bueno que eres. Recuerda que la mayoría de los reclutadores sólo dedica 7 segundos a su análisis primario de un currículum.

Esta persona aprovecha el resumen profesional para destacar sus habilidades y rasgos de su personalidad

Orden de un currículum general

¿Qué es un currículum general o generalista? Es aquel que utilizarás por defecto para aplicar a cualquier tipo de trabajo que te interese. También puede ser considerado como el que mejor te describe desde tu punto de vista, sin tener en cuenta lo requerido por el empleador. Este tipo de currículum seguramente será enviado cuando el candidato no está completamente seguro de qué es lo que el empleador más valora en su búsqueda, o de igual manera, cuando sea requerido como un documento adicional en un trámite (por ejemplo, de inscripción a una institución educativa).

En este tipo de currículum, como sugerimos anteriormente, es puramente subjetivo y dependerá de la autopercepción del individuo.

Para poder redactar un currículum generalista de alto impacto será importante que tengas en claro cuáles son tus fortalezas y debilidades.

¿Cuándo poner mi perfil académico primero?

  • Cuando buscas tu primer practica o empleo.
  • Cuando tus logros académicos destacan, pero tu experiencia no.
  • Cuando tu actividad profesional objetivo está muy relacionada a lo académico.

¿Cuándo poner mi experiencia laboral primero?

  • Cuando cuentas con experiencia y logros académicos, la experiencia tendrá más peso, socialmente hablando.
  • Cuando cuentas con experiencia, pero tus logros académicos no se destacan o no existen.
  • Cuando tu experiencia profesional no tiene ninguna relación con tus estudios.

¿Cuándo poner mis habilidades primero?

  • Cuando no tienes experiencia profesional ni resultados académicos.
  • Cuando tus habilidades no tienen ninguna relación con tu experiencia laboral ni con tus estudios, pero crees que son mucho más valiosas, por los resultados que te han conseguido.

Orden de un currículum enfocado a una candidatura

Un currículum enfocado a candidaturas es el más recomendado para la búsqueda activa de trabajo. En este se deberá optimizar la exposición de los datos con el objetivo de captar la atención de quien lo esté analizando, considerando que seguramente esté buscando aptitudes o características determinadas en función del puesto que la empresa desea rellenar.

En este caso, y sin lugar a discusiones, la estrategia será estudiar el anuncio de la vacante y tratar de inferir y extraer los requisitos fundamentales que el reclutador buscará en el candidato. En base a esto, se deberá estructurar el currículum para resaltar todos aquellos atributos que mejor ponderen.

Evaluemos ahora distintas situaciones posibles a la hora de adecuar un currículum para una candidatura:

  • El candidato no tiene estudios: Se deberá comenzar por la experiencia laboral y enriquecer el apartado con logros específicos y, en lo posible, que puedan ser trasladables al puesto objetivo (al que se está aplicando).
  • El candidato no tiene experiencia: Se deberá comenzar por su perfil académico y, nuevamente, aprovechar para destacar la vinculación de estos conocimientos con el puesto objetivo y las posibilidades de trasladarlos al mismo.
  • El candidato no tiene estudios ni experiencia: Habilidades, habilidades, habilidades. ¡Vamos, algo debes saber hacer bien! Destaca las habilidades que más se valorarán en el trabajo al que estás aplicando, cuenta brevemente cómo las adquiriste, que cosas lograste con ellas y deja en claro que podrás utilizarlas también en tu nuevo puesto.
  • El candidato está buscando cambiar de carrera: Si tu experiencia laboral no es completamente relevante para el puesto que te interesa, puedes optar por comenzar con tu formación académica o cursos que hayas realizado en el campo de interés. Si aun con esto no crees estar en la vía correcta, te repito: ¡Habilidades, habilidades, habilidades!
  • El puesto requiere fundamentalmente el dominio de un idioma en particular: Supongamos que estás aplicando para un puesto bilingüe, en inglés u otro idioma, lo cual es muy común en multinacionales o trabajos relacionados al turismo. En este caso comienza tu currículum con tu sección de idiomas, tus certificaciones, la experiencia que tienes utilizándolos y cualquier otra información relevante que demuestre tu aptitud.
  • El puesto es del rubro software/informática/tecnologías de la información: En este tipo de puestos, suele ponderarse, por sobre todo, lo que uno es capaz de hacer. Enfoca tu currículum a habilidades, habla de los proyectos que has realizado, linkea a tu perfil de GitHub y a cualquier otro recurso que creas relevante. Por supuesto que si eres ingeniero no hará ningún daño mencionarlo, pero, aun así, luego de tu portfolio, lo mejor sería que expongas tu experiencia laboral y hagas hincapié en tus habilidades interpersonales y de liderazgo.
  • El puesto es para fotógrafos, diseñadores, arquitectos: Arrójales tu portfolio por la cabeza ni bien abran tu CV. Luego tendrás tiempo para hablar de experiencia y estudios.
  • El puesto es para modelos, actores, presentadores: También arroja tu portfolio por la cabeza, siempre. Si quieres llamar aún más la atención, no incluyas una foto en tu CV, opta por un logo con tus iniciales. Que se enamoren de ti cuando revisen tu portfolio.

Tips para el armado y orden de tu currículum

Recuerda que en un buen currículum lo más importante es que demuestres prolijidad, aptitud y seriedad. Ten en cuenta lo siguiente:

  • No cometas ningún error de redacción u ortografía.
  • Asegúrate de ser consistente en la manera de exponer tu información.
  • No omitas ningún dato esencial de contacto
  • Se claro, no intentes completar con palabras elegantes la experiencia que no tienes
  • Recuerda que los reclutadores dan un primer vistazo al CV en sólo 7 segundos
  • Si no tienes experiencia ni estudios, habla de tus habilidades
  • Recuerda que siempre lo más valioso es exponer resultados objetivos, medibles y reproducibles
  • No pienses en la experiencia como algo sólo relacionado al empleo. Puedes hallar logros importantísimos para exponer si tienes en cuenta experiencias de voluntariado, caridad, apoyo escolar, ayuda en el negocio de un familiar, administración hogareña, intereses y hobbies etc.

Ejemplo de estructura del Currículum

Joaquín aprovecha su sólida experiencia para capturar la atención de los reclutadores mediante la exposición de los resultados conseguidos a lo largo de su carrera

Artículos Relacionados

Deja un comentario