¿No te llaman luego de la entrevista laboral? [9 razones]

Es una muy mala sensación pasarse horas viendo al teléfono esperando esa llamada y que esta no llegue, entonces siempre quedamos con la duda de por qué no me llaman luego de la entrevista.

Lo primero es saber que puede tener distintas razones y se forjan de manera particular para cada empresa.

Sin embargo, hemos querido presentar algunas razones propias de la empresa y otros errores que capaz hemos cometido nosotros.

Estos últimos nos servirán para tenerlos bien anotados y evitarlos más adelante.

Las principales razones por las que no te llaman luego de la entrevista laboral son:

  1. Quien entrevista no es quien decide
  2. Se modificaron las condiciones de la vacante
  3. Excesivo volumen de trabajo
  4. Se eliminó la vacante
  5. Se escogió a otro candidato
  6. Tu discurso durante la entrevista
  7. Cuando pretendes ser alguien que no eres
  8. No respetar las normas de cortesía
  9. Diferencias entre tu discurso y tu currículum

¿Te anotas a acompañarnos en este recorrido?

No todo se traduce en un error tuyo

Este es el primer punto al que queremos poner énfasis porque siempre terminamos pensando que hicimos algo indebido.

Y la realidad es que son muchos los motivos que pueden presentarse e impiden que esa ansiada llamada llegue.

Es por esta razón que se hace tan importante tener una planificación sobre lo que se dirá.

Una buena práctica es consultar nuestro post de cómo responder a preguntas personales en una entrevista de trabajo (puedes verlo haciendo click aquí) ya que así iremos más que preparados.

Principales motivos que impiden la llamada después de una entrevista y que no tienen que ver contigo

Ahora bien, después de haber dejado claro que no siempre se trata de ti, viene entonces el momento de descubrir cuáles son esas razones más frecuentes.

Razón 1: Quien entrevista no es quien decide

En muchas empresas, sobre todo en aquellas que son muy grandes, el proceso de entrevista para ocupar una vacante se delega a una persona de recursos humanos.

Si el puesto es de mediano interés para el funcionamiento de la empresa, lo más común es que se permita que esta persona actúe según sus conocimientos y después emita sus conclusiones.

Entonces, este reporte es pasado después a su jefe inmediato quien seguirá los canales regulares para la contratación.

En determinados casos se puede pasar por hasta 5 niveles para decidir antes de contratar a un candidato, lo que hace que el entrevistador inicial pierda el control total sobre el proceso.

Como es lógico, en caso de que esto sea así, no estará informado y no tendrá facultades para llamar a los candidatos.

Razón 2: Se modifican las condiciones de la vacante

Suele ocurrir y muchas más veces de las que desearíamos.

Esto parte de la idea de las empresas de que determinada vacante podría asumir otro tipo de funciones para que esa unidad funcione de mejor manera y estas decisiones se pueden tomar incluso después que las entrevistas han iniciado.

De esta manera, los entrevistados son descartados sin tener conocimiento de esto.

De allí que sea un buen plan mantener la comunicación con la empresa, sin parecer desesperados, pero solicitando algún tipo de información sobre el resultado de las entrevistas.

Si han modificado el perfil de ingreso, lo sabrás y tendrás oportunidad de adecuarte a sus nuevos estándares.

Razón 3: Excesivo volumen de trabajo

En empresas donde las personas cumplen con una elevada cantidad de funciones es bastante probable que no tengan tiempo de culminar ninguna en el tiempo planificado.

Y esto puede incluir los procesos de contratación de personal.

1000+ candidatos que COMPITEN contigo reciben nuestros SECRETOS de búsqueda laboral semanalmente ✉️
No dejes que te saquen ventaja😱

Si en los últimos días se le ha dado prioridad a otras tareas, aunque se siga necesitando cubrir la vacante, puede que se deje planificado para el mes siguiente.

Razón 4: Se eliminó la vacante

Aunque no es tan frecuente, sí que puede suceder que a alguna otra persona de la misma unidad se le asignen las funciones del cargo vacante y se elimine la necesidad de una nueva contratación.

Esto puede darse por distintas situaciones, como el hecho de ofrecer un aumento de sueldo a dicho trabajador, por ejemplo.

También es posible que la planificación que se tenía para ese nuevo empleado ya no se ejecutará y, por ende, no necesitarán de sus servicios.

Esto puede ocurrir, por ejemplo, cuando una empresa de restaurantes va a abrir una nueva sucursal y después decide no hacerlo.

Razón 5: Se escogió a otro candidato que se toma su tiempo para analizarlo

Y después dice que no.

Entonces el tiempo de espera se alarga mucho más y los que sí están bien interesados en el puesto se la pasan esperando esa llamada, como tú.

Si te encuentras en plena búsqueda tenemos algo para ti. Con el equipo de Curriculado hemos desarrollado un Kit de Crecimiento Laboral. En este paquete encontrarás plantillas, guías, ejemplos y SECRETOS de la industria que te permitirán acelerar tu llegada al trabajo de tus sueños.

Razones que impiden la llamada después de la entrevista y que se relacionan con tu actuación

En esta parte vamos a enfocarnos entonces en lo que tú posiblemente hiciste en la entrevista y que te pudo costar esa anhelada llamada.

Razón 1: Tu discurso durante la entrevista

Este es uno de los puntos más subjetivos que se pueden encontrar, pero que existe y es necesario estudiarlo.

Digamos que priva mucho el pensamiento del entrevistador según lo que comentes en tu discurso, llevándole a asegurar que no eres el idóneo para el puesto.

Dentro de las principales razones que se anotan en este apartado se encuentran: el lenguaje negativo, las oraciones que te sobre enaltecen, el poco interés en el trabajo de la empresa o no conocerlo para nada, entre otros.

Así que, es muy importante realizar ensayos con anterioridad para cuidar de no emitir frases que te hundan, sobre todo si eres propenso a que te ataquen los nervios.

Y, por último en este punto, evita el uso de monosílabos. Responder con un escueto sí o no, es algo que no te llevará muy lejos en este camino.

Más bien, aprovecha las preguntas para dar algo más de información sobre ti y la idoneidad que representa para la empresa que realizará la contratación.

Por ejemplo:

¿Sabes utilizar Illustrator o Photoshop?

Sí, he hecho algunos artes en Illustrator pero a modo personal prefiero las bondades que ofrece Photoshop y creo que vendría muy bien al tipo de trabajo que ejecuta esta empresa con sus clientes.

Razón 2: Cuando pretendes ser alguien que no eres

La naturalidad es algo que todos valoramos y el personal de recursos humanos se entrena mucho para detectar cuando alguien no actúa tal y como es.

Esto da por sentado un perfil de engaño que podría echar por tierra tus avances si es que has presentado un currículum de alto valor.

Entonces, lo mejor es actuar con normalidad, como si de una conversación genérica se tratara, pero manteniendo las pautas de respeto que son indispensables.

Razón 3: No respetar las normas de cortesía

¿Llegas tarde a la entrevista? Fallo.

¿Te viste como para ir a un juego de fútbol? Fallo.

¿No tienes idea de qué es lo que hace la empresa? Fallo.

¿Ni siquiera das los buenos días? Fallo.

Lo menos que se espera a la hora de entrevistar a cualquier persona es que cumpla las normas mínimas de cortesía y convivencia social.

No se trata de reverenciar al entrevistador, pero sí de asumir una actitud de respeto.

Nada cuesta llegar unos 10 minutos antes a la entrevista, vestirse apropiadamente y saludar con buena educación.

Inclusive si te ofrecen un café y no lo consumes, puedes informarlo y solicitar con respeto un vaso de agua para no pasar la atención por alto.

Razón 4: Diferencias entre tu discurso y tu currículum

Cuidado con mentir en el currículum para parecer más idóneo para el puesto porque esto se puede descubrir con facilidad durante la entrevista.

Por otro lado, una de las recomendaciones es realizar la adecuación del currículum a cada puesto de trabajo, por lo que tendremos también la tarea de estudiar al detalle lo que hemos enviado a esa empresa en particular.

Esto evitará mezclar informaciones y terminar diciendo cosas que más bien eliminaste para evitar que se supieran en esta nueva ventana laboral.

¿Qué hacer ante la espera de una llamada?

Ya que te dimos las razones que orientan a que esta situación se genere, así que vamos ahora con lo que tú podrías hacer para no caer en angustia.

Lo primero es no colocar todas tus esperanzas en una sola posibilidad. Esto quiere decir que mantente en la búsqueda de varias alternativas al mismo tiempo.

Gracias a este mecanismo es mucho más probable conseguir un puesto que de verdad te haga feliz y no concentrar la atención solo en una opción que podría no llegar a nada.

También resulta un buen plan mantener comunicación con la empresa que realizó la entrevista, pero para esto hay que tener mucho cuidado de no parecer que se está presionando o estás desesperado.

Los especialistas del área recomiendan que después de una semana se podría enviar un correo electrónico de agradecimiento y dejando en claridad la disposición para el puesto.

Si 72 horas después no se recibe respuesta, lo más apropiado es realizar una llamada, con mucho respeto, solicitando información del proceso.

Aunque es bastante viable que esto caiga mal al entrevistador, en casos como el de exceso de trabajo, también cuenta la posibilidad de que noten el interés y te ofrezcan un lugar privilegiado en las evaluaciones.

Cada detalle de la entrevista debe ser cuidado por nosotros porque este es el paso más cercano a ese anhelado sí. Cuando te llaman para la entrevista quiere decir que lo visto en el currículum les ha gustado y no podemos perder la oportunidad de decir que no están equivocados.

Artículos Relacionados

Deja un comentario