¿Cómo adaptar el currículum a cada oferta? [En 4 pasos]

Una de las mejores estrategias que puedes aplicar para conseguir un muy buen empleo es la adaptación del currículum a cada puesto de trabajo.

Si no sabes cómo hacerlo, hoy te daremos algunos trucos para aumentar tus posibilidades de éxito.

Porque uno de los principales problemas que tenemos al estar en la búsqueda de empleo consiste en copiar 10 o 15 veces el mismo currículum y entregarlos en cualquier empresa.

Algunas veces hasta sin un orden ni una planificación específica.

Es algo sin personalidad, que no recoge ningún tipo de valoración por parte del candidato y que, por ende, las empresas toman muy poco en consideración.

Entonces ¿Cómo adaptar el currículum a cada oferta? Primero analiza exhaustivamente la oferta laboral. Investiga sobre la empresa, su estructura y su cultura. Consigue detalles sobre el puesto. Imita el lenguaje utilizado para denominar a las distintas funciones en tu CV. Revisa las habilidades y responsabilidades solicitadas. Resalta aquellas que poseas y refuérzalas con ejemplos y resultados obtenidos en el pasado.

Así que, si deseas sacarle el jugo a tus próximas solicitudes de empleo, ponte sobre ruedas porque empezamos.

Si prefieres la versión en video de este artículo, aquí puedes verla:

La necesidad de adaptar el currículum

Antes que pasemos a ver las formas sencillas que puedes utilizar para llevar a cabo esta gestión, es importante que comprendas la importancia de hacerlo en cada búsqueda de empleo.

Lo primero es saber que las empresas utilizan ofertas de empleo para dejar ver a la comunidad que tienen una vacante.

Esta oferta de empleo va acompañada de una serie de requerimientos que según sus valoraciones internas son las más relevantes para ese determinado puesto.

Esa información, lejos de ponernos trabas, nos ofrece la oportunidad de demostrar a la empresa que somos el candidato ideal y eso se obtiene a través de la presentación de un currículum que cubra con exactitud sus demandas, sin muchos adornos.

Se ha establecido el pensamiento equivocado de que entre más elementos se coloquen en el currículum, mejor imagen se tiene y esto no es así.

Más bien, los empleadores agradecen dedicar tiempo a leer lo que de verdad está ajustado a sus necesidades.

Si te encuentras en plena búsqueda tenemos algo para ti. Con el equipo de Curriculado hemos desarrollado un Kit de Crecimiento Laboral. En este paquete encontrarás plantillas, guías, ejemplos y SECRETOS de la industria que te permitirán acelerar tu llegada al trabajo de tus sueños.

Un primer currículum todo terreno

Ahora bien, entrando ya en materia, la primera recomendación es que tengas disponible un primer currículum que reúna todos los datos acerca de ti: titulaciones, experiencia, habilidades, cursos, entre otros.

Este lo tendrás como la base para realizar las adaptaciones según el trabajo al que te vayas a postular, permitiéndote eliminar las informaciones que no consideres relevantes en ese caso o que no te convengan.

De esta manera serás capaz de ofrecerle a la empresa un perfil adaptado perfectamente a lo que están buscando.

Encontrar puntos de coincidencia con la oferta laboral

Después que tengas listo tu currículum todo terreno, viene el momento de realizar un trabajo más especializado para ofrecer al detalle lo que la oferta laboral exige.

Paso 1: Los datos sobre la empresa

Conocer a la empresa a que te diriges te ayudará mucho a definir el camino que debe seguir tu currículum.

Por ejemplo, si se trata de un laboratorio farmacéutico y antes has trabajado en uno de la competencia, eso te dará un lugar de honor frente a otros competidores.

Pero si no conoces a la empresa de nada y la oferta solo te dice que buscan a un profesional de la química, seguro te inclinarás a ofrecer los elementos básicos del currículum.

Gracias al internet, las investigaciones en este caso son bastante rápidas de ejecutar. Con solo copiar y pegar el texto de la oferta se tendrá acceso a otras publicaciones que hayan propuesto y será posible observar si alguien ha hecho preguntas y ellos han respondido.

Además, si tienen un sitio web, será mucho más fácil verificar con detalle a qué se dedican, sus áreas de productos o servicios, los objetivos que tienen, entre otros.

1000+ candidatos que COMPITEN contigo reciben nuestros SECRETOS de búsqueda laboral semanalmente ✉️
No dejes que te saquen ventaja😱

Paso 2: El tipo de puesto

Para fines más específicos, conocer el tipo de puesto que tienen disponible es clave porque el hecho de que una empresa trabaje en el sector de la pesca no significa que solo necesiten pescadores.

Por otro lado, cada empresa tiene sus políticas sobre el nombre que le colocan a los puestos de trabajo, de manera que sería una verdadera sutileza que en el currículum aparezca la profesión tal y como ellos la mencionan.

Veamos un ejemplo.

Imagina que eres un jardinero y que siempre has mantenido dentro de tu currículum la palabra jardinero.

Una escuela está buscando un jardinero, pero en vez de colocar esa palabra le coloca “encargado de jardinería” o “cuidador de jardín”.

¿Qué piensas que sucederá si sustituyes la palabra “jardinero” por “cuidador de jardín”?

Seguro te prestarán mucha más atención porque desde el inicio estás demostrando idoneidad para esa vacante.

Paso 3: Revisión exhaustiva de las funciones

Cuando valoramos las funciones del puesto, tendremos mayor oportunidad de adaptar lo que tenemos en el currículum a lo que la empresa busca, incluyendo su mismo lenguaje.

Así si la empresa informa: “Realización de nóminas de pago de todo el personal activo”, bien podríamos colocar, en caso de que sea así: “Experiencia en el cálculo de nóminas de personal en distintos software como…”.

Es importante en este punto cuidar de no hacer una copia exacta de la función para que tampoco se vea como una mera adecuación, hay que ponerle algo de creatividad al asunto.

Paso 4: verifica las habilidades solicitadas

Si hay algo donde puedes poner a prueba toda tu imaginación es en este apartado porque se trata de lo que eres y lo que puedes ofrecer a la empresa.

En este punto no hay ni buenos ni malos en esencia. Lo único descabellado sería mentir.

Pero si en la oferta de empleo se busca una persona que “trabaje bajo presión”, bien podrías presentar tu propuesta como “facilidad para priorizar tareas” ¿a que les gusta mucho?

La idea en todo esto es que logres que eso que las empresas están buscando destaque por encima del resto de las informaciones y una buena forma de conseguirlo es haciendo uso de las viñetas, el subrayado o las negritas.

El orden en el currículum

Al haber hecho los avances anteriores, llega el momento de darle los toques finales al documento y es un punto donde solemos fallar con mucha facilidad.

Lo primero es que tenemos que situarnos en la posición de quien recibirá el documento y pensar como él lo haría ¿Qué está esperando ver de buenas a primeras?

Pues es fácil: lo más relevante para el puesto que se está ofertando. Si se trata de un jardinero, hay que decírselo; si es para ser maestra, de igual forma.

La información que ya hemos filtrado con todos los pasos anteriores nos deja una buena parte del trabajo adelantado porque solo deberemos ordenarla según sea la importancia.

Necesitamos que el currículum impacte y que lo haga lo antes posible. No sirve de nada dejar los mejores elementos para el medio o el final porque prácticamente no se verán.

Es indispensable pensar como si de una publicidad se tratara y el producto en venta eres tú.

Otra buena técnica que ayuda a que los reclutadores puedan detectar los puntos más relevantes, aunque lo hagan con rapidez, es destacando las palabras claves.

Hoy en día el tiempo juega muy en contra y las cantidades de información que tenemos disponibles a veces no impiden poner toda la atención en una sola actividad.

Entonces, la técnica que se utiliza en ciertas ocasiones es realizar una revisión rápida por encima de la hoja de cada currículum e ir descartando así los que no cumplan con algún requisito.

De esta manera, podrán prestar absoluta atención a los que mejor se adecúen al puesto más adelante. Fíjate, si reciben 30 propuestas y descartan 24, tendrán mucho menos trabajo revisando a fondo solo 6.

Entonces, nuestro trabajo será hacerles ver que nosotros sí cumplimos con las condiciones exigidas y esto lo lograremos haciendo uso de palabras clave que destaquen por sobre el texto general.

Si te exigen en el puesto hablar alemán ¿qué te impide colocar la palabra alemán en unas bonitas negritas?

Cuando no hay oferta de trabajo

En el caso de las postulaciones que se realizan sin que exista una previa oferta de trabajo, el proceso es similar solo que el mayor enfoque estará en el paso que hemos conversado de conocer a la empresa a fondo.

Si se trata de una empresa grande y tenemos oportunidad de conocer a alguien que trabaje allí, será una información que se volverá de mucha utilidad para comprender el funcionamiento interno que tiene y las políticas que maneja en torno a sus empleados.

En cuanto a las particularidades de la profesión y las habilidades, si no se tiene información clara al respecto, una buena idea es nutrirse con los conocimientos genéricos de la profesión ya que sería lo que se espera.

Es un caso similar a lo que ocurre en los perfiles de contacto profesional como LinkedIn. Allí construimos una estructura profesional sin saber, con exactitud, a quiénes nos dirigimos.

Pero en caso de tener algún contacto, ya podrás enfocar mejor la idea hacia lo que esa espera en específico y que estamos seguros que tú le puedes dar.

¿Habías pensado en la importancia que reviste para tu futuro empleo el contar con un currículum adaptado a cada caso?

Si por trabajar una hora extra en su revisión y análisis profundo consigues el empleo de tus sueños, es algo que seguramente valdrá la pena desde todo punto de vista ¿o no?

Artículos Relacionados

Deja un comentario