Tatuajes en la búsqueda laboral [Problemas y alternativas]

Si tienes un tatuaje pequeño en una zona poco visible, no existirán problemas.

El asunto negativo se presenta es cuando los tatuajes ocupan una buena parte visible del cuerpo.

Y es que, aunque a nivel social estos son cada vez más utilizados, muchas empresas prefieren pasar de quienes tienen su cuerpo muy marcado.

¿Las razones? Son muy variadas y dependen de temas como: la misión, la visión, el pensamiento de quienes ejercen funciones de autoridad, el tipo de actividad, el público a que estén orientados, entre otros.

Si bien los tatuajes en la búsqueda laboral pueden generar problemas, estos dependerán completamente del tipo de empresa al que estés aplicando. Las empresas modernas, con plantilla mayoritariamente joven, seguramente no tengan ningún problema con tus tatuajes. En el caso de las empresas más antiguas y posiblemente más conservadoras, la situación será otra. En este caso siempre lo más conveniente sería que intentes cubrir o maquillar tus tatuajes visibles. Especialmente si estás entrevistándote para una posición con trato directo con la clientela.

La ubicación de los tatuajes

Son pocas las zonas del cuerpo que podrían traer problemas para conseguir empleo en caso de estar tatuadas.

Las principales son: la cara, las manos, los brazos y el cuello.

Sin embargo, existen ciertos oficios que también pueden incluir las piernas en casos como los de las aeromozas, por ejemplo, que generalmente llevan faldas.

En este tipo de empleos, una de las mayores exigencias es la presentación personal y esta debe estar cuidada, sin marcas visibles.

Esto también guarda relación con el tamaño y tipo de tatuaje. En caso de ser un pequeño símbolo o una palabra corta, no deberían existir inconvenientes.

Y tomando en consideración que muchas personas apuestan por realizarse el nombre de un familiar o un icono de pequeñas dimensiones, están a salvo de alguna manera.

El mayor inconveniente se presenta cuando se trata de un número elevado de tatuajes y con diseños llenos de colores e incluso imágenes como calaveras y otros de este tipo.

La preferencia para estos es ubicarlos en la espalda, en el pecho o en el antebrazo que son fáciles de ocultar con la ropa que utilizamos a diario.

El tipo de función que se cumplirá en el trabajo

Los tatuajes son cada vez más populares y en muchas profesiones estas no prohíben que los mismos sean visibles, como es el caso de los jugadores de fútbol.

Pero en otras, es casi impensable el hecho de tener a trabajadores cuyos tatuajes sean visibles sin más.

Tal es el caso de los sistemas educativos en los niveles más bajos, como inicial o primaria, donde las personas que cumplen funciones deben tener una imagen muy bien cuidada y más bien amena.

Incluso a los padres que tienen tatuajes en su cuerpo, no les haría mucha gracia ver a la maestra de su hijo de 4 años con tatuajes en el rostro.

El tipo de empresa y sus políticas de imagen también tienen que ver mucho con esto, pues son elementos que forman parte de su cultura organizacional y que deben respetarse.

Es el caso de aseguradoras, por ejemplo, que atienden a un gran número de personas cada día y que deben cuidar una imagen muy limpia y ordenada de los ambientes físicos y todo lo que se relaciona a su personal.

Pero el abanico se empieza a abrir en otras áreas de trabajo como los bares, donde es cada vez más frecuente encontrarse a personas que atienden con distintos tatuajes.

Caso similar aplica a las discotecas, tiendas de ropa, cafés y otros establecimientos de esta naturaleza que si bien atienden al público, lo hacen con un nivel mucho más desenfadado.

Decisiones poco estudiadas durante la juventud

La mayoría de las personas se realizan tatuajes cuando están todavía muy jóvenes, a veces ni han iniciado la universidad.

Todos sabemos que los grupos de amigos en esos tiempos son muy importantes a nivel social y que a donde va uno, prácticamente van todos.

1000+ candidatos que COMPITEN contigo reciben nuestros SECRETOS de búsqueda laboral semanalmente ✉️
No dejes que te saquen ventaja😱

Entonces, los tatuajes se ven como algo espléndido, irreverente y muy a la onda y se vuelve casi obligatorio tener uno para seguir formando parte del grupo.

Pero se toman malas decisiones porque la realidad es que ese grupo de amigos no dudará para siempre y no estará vinculado a las aspiraciones profesionales futuras.

Y cuando toque el momento de enfrentarse al mundo laboral, las consecuencias pueden llegar a ser traumáticas.

Distinto es el caso de una persona que ya ha alcanzado cierto nivel de madurez y decide aplicarse algún diseño extravagante que podría ocupar su espalda o una pierna, por ejemplo, lo cual no altera sus posibilidades de conseguir trabajo y le permite disfrutar de su anhelado tatuaje.

En la actualidad, muchos tatuadores conscientes orientan al respecto de esto.

El derecho de las empresas a decidir quién ocupa un puesto

Aunque está claro que la no contratación de personas con tatuajes podría verse como algo discriminatorio, tampoco se debe perder de vista que las empresas están en pleno derecho de decidir quiénes trabajan para ellos y quiénes no.

En función de esto, se establece que las empresas que manejan una política de no contratación bajo estas circunstancias, lo hacen cuidando de la imagen de marca de su empresa y no como una medida de menosprecio hacia este segmento de la población.

Porque es un hecho que un tatuaje no define si eres buen profesional o no.

Pero a nivel social, las personas todavía continúan viéndolos como parte de las personas que son rebeldes o muy despreocupadas y nadie desea tener a personal así a su cargo.

La buena noticia es que no todo está perdido y aunque los cambios de perspectiva son lentos, cada vez son más las empresas que desean contratar al mejor candidato para determinado empleo, sin importar su imagen.

En todo caso, vale la pena tener alguna idea de cómo actuar a la hora de tener una cita para una entrevista de trabajo y desear realmente quedar seleccionado.

Valorar el tipo de empresa

Esta es una técnica favorable así se tenga tatuajes o no porque es lo que permitirá establecer una comunicación más fluida y saber qué terreno se está pisando.

Gracias al internet, hoy tenemos muchas más facilidades de reconocimiento y es que solo con ingresar a su sitio web y fijarte en la sección de quiénes somos, conócenos, sobre nosotros o la sección dedicada a este tipo de información, podrás descubrir muchas cosas.

En algunos casos colocan imágenes del equipo de trabajo principal y así tendrás facilidad para ver cómo son los que trabajan allí en torno a su presentación personal.

Te sorprenderá saber que empresas dedicadas al sector de las nuevas tecnologías, servicios online, entre otros, ya no se preocupan si sus trabajadores tienen tatuajes o no. Lo que les interesa es que sus funciones las cumplan bien.

Aplica la discreción en la vestimenta

De buenas a primeras es mejor dejar una imagen clara sobre quiénes somos, sin importar si tenemos tatuajes o no.

Entonces, la presentación personal debe estar muy cuidada y eso incluye elegir prendas de ropa que puedan disimular lo más posible los tatuajes.

Ya más adelante, en caso de ser seleccionado, tendrás oportunidad de dejar ver tus obras de arte, aunque lo mejor es que siempre sea con cautela. Al final en la vida existen momentos para todo.

Refuerza los puntos que te hacen ver como el mejor candidato para el puesto

Esta será tu mejor arma y la debes explotar al máximo para que el entrevistador piense: “no hay nadie mejor que él (ella)” y cuando vea tus tatuajes eso sea lo que menos le importe.

Si has hecho bien la tarea de estudiar cómo es la empresa y el puesto que tienen vacante, te sentirás mucho más seguro a la hora de que llegue este momento y lograrás que la conversación marche con fluidez hacia los temas que son realmente interesantes como tus potencialidades como profesional.

Si los tatuajes no se pueden ocultar

Cuando es un hecho que los tatuajes no pueden ocultarse, porque están en el rostro o en otra área visible, lo mejor es actuar con sinceridad.

Revisa bien la oferta de empleo y verifica que no existan restricciones en cuanto a la solicitud. No te hagas ideas propias, solo toma como base lo que dice allí.

Preséntate a tu entrevista con la mejor disposición y verifica cómo marchan los aires en torno a tu presencia allí. Toma en cuenta que si la empresa no está colocando excepciones, bien puede que esta sea tu gran oportunidad.

El emprendimiento como vía de escape

En los actuales tiempos, uno de los movimientos que se está perfilando con mayor fuerza en todo el mundo es el emprendimiento. Gracias a este muchas personas han pasado de ser empleados para convertirse en su propio jefe.

En estos casos la respuesta es clara: no importa qué tan tatuado se esté porque no es necesario rendirle cuentas nadie, a menos que el servicio que se ofrezca sea muy delicado a nivel social.

Pero para la mayoría de los profesionales que ejercen sus funciones por la vía online, los tatuajes podrían convertirse en su pasión porque no interferirán con sus actividades diarias.

Y si bien es cierto que emprender no es fácil, tampoco podría volverse muy cómodo encontrar un empleo después de haberse realizado un tatuaje enorme.

En todo caso, si es resultado de una mala decisión en algún momento de la vida, hoy existen procedimientos que ayudarán a retirarlos aunque se debe pasar un tiempo en este proceso y realizar una inversión mucho mayor que la que se realizó en su momento para diseñar ese tatuaje.

Pero, lo más importante es tener paz personal y si una empresa decide que no eres el candidato ideal por tus tatuajes, a lo mejor ellos tampoco son merecedores de tu valor profesional.

Artículos Relacionados

Deja un comentario