Referencias laborales falsas [Consecuencias y alternativas]

La tentación por mejorar nuestra imagen profesional con uno que otro dato que no es real es algo que nos sucede a todos.

Pero ten mucho cuidado porque las referencias laborales falsas no son recomendables y te podrían causar un buen problema a nivel profesional.

Sus consecuencias podrían pasar por el despido, el daño a tu imagen, incluso llegar en algunos casos a asuntos legales por falsificación de documentos o asumir responsabilidades para las que no se está preparado.

En concreto, los principales riesgos de presentar referencias laborales falsas son: Ser descartado del proceso de selección, el despido, si son descubiertas ya pasado el anterior proceso y la mala reputación dentro del rubro laboral (recuerda que muchas veces los empleados de empresas similares se conocen entre sí). Las principales alternativas, en caso de no contar con referencias laborales son las referencias académicas, las referencias por trabajos freelance, la documentación probatoria de empleo y las referencias personales de conocidos ocupando cargos de peso.

Y todo esto es lo que vamos a trabajar hoy, informándote primero de todos los problemas que te podría generar (con detalles) y mostrándote después alternativas para evitar esos inconvenientes.

Así que coloca tu atención aquí, despréndete de cualquier distracción y vamos manos a la obra.

Razones que llevan a crear referencias laborales falsas

Existen tres razones principales que llevan a las personas a actuar de esta manera:

  • La ausencia de referencias, por no haber trabajado antes o no disponer de las mismas.
  • Tener malas referencias.
  • Aparentar ser mejor que los demás.

Entonces hablaremos de cada una por separado.

Cuando se tiene ausencia de referencias

Es un caso común entre estudiantes recién graduados de la universidad que no poseen experiencia laboral.

También puede darse el caso en personas que han tenido uno o dos trabajos pero que de ninguno poseen referencia.

En este caso, lo más recomendable es aprovechar las alternativas para generar buenas referencias sin necesidad de mentir, sino basándolas en otro tipo de documentos, tal y como explicamos en el post de ¿Qué hacer si no tengo referencias laborales? Puedes verlo haciendo click aquí.

Cuando las referencias que se tiene son malas

Las malas referencias están a la orden del día y si eres una persona de mal carácter esto será algo muy frecuente.

Pero también es muy posible que si solo has tenido un empleo y tu jefe era muy gruñón, el asunto se haya tornado complicado.

En todo caso, cuando se tienen referencias laborales negativas, pero también positivas, se creará dudas sobre tu persona y podría que la empresa sí decida contratarte.

Cuando se quiere aparentar ser mejor que los demás

Esta es una acción que se suele realizar cuando estamos ante un posible trabajo de elevado nivel y queremos dejar por fuera al resto de los competidores.

Entonces, se hace común inventarse una serie de referencias para facilitar en caso de que las exijan y que se pueden mezclar con referencias laborales verdaderas y positivas.

Por ejemplo, si una maestra busca trabajo en un colegio donde el pago es realmente bueno, querrá por todos los medios conseguir el sí.

Entonces, a las 2 o 3 referencias verdaderas que posee, le añade un par más para tener 5 referencias que mostrar y dejar así ver que es la que cuenta con más experiencia y mejor valoración.

Consecuencias de mentir en las referencias laborales

Tanto mentir en las referencias laborales como hacerlo en toda la estructura del currículum es algo que tiene importantes consecuencias para la vida profesional.

Ser descartado en el proceso de selección

Las personas que se dedican a realizar procesos de selección están muy familiarizadas con esta tarea y detectan, casi en el aire, cuando existe alguna mentira en torno a las referencias laborales.

Entonces, lo que hacen de buenas a primeras es descartar al candidato sin permitirle pasar a la siguiente fase y eso echaría un buen camino por tierra ya que generalmente las referencias laborales se solicitan después de una primera entrevista.

Despido

Suponiendo que se pasó por todo el proceso porque la empresa tenía premura de ocupar el puesto pero después deciden constatar toda la información y descubren falsedad en ella, la acción de despido es casi inmediata.

La buena noticia con respecto a esto es que la empresa tendrá hasta 30 días después de la contratación para generar un despido por esta razón.

1000+ candidatos que COMPITEN contigo reciben nuestros SECRETOS de búsqueda laboral semanalmente ✉️
No dejes que te saquen ventaja😱

Así que se tendrán posibilidades de mantener un buen comportamiento y demostrarle al empleador que tomaron la mejor decisión.

Mala reputación

Las comunicaciones entre empresas de una misma área de trabajo son comunes y más entre empresas reclutadoras, así que ser descubierto con mentiras en las referencias laborales puede ser una información que domine una buena cantidad de personas después.

Y esto traerá como consecuencia final que nadie quiera saber de ti para ocupar ningún puesto.

Alternativas para disponer de buenas referencias laborales

Si prefieres irte por el camino de la honestidad, y que a fin de cuentas te generará mayores beneficios, puedes tomar en consideración las siguientes alternativas.

Cada una de ellas aplicará para casos particulares según el tipo de empresa y de trabajo que se desee conseguir.

Valorar bien lo que podría servir como buenas referencias y lo que no

Este es el primer paso porque el hecho de tener una sola referencia (muy buena) ya es suficiente para darle el respaldo suficiente a tu actividad profesional.

Y es que a veces pensamos que lo que importa es la cantidad, pero en realidad lo valioso es la calidad.

Dos referencias de alta calidad darán mucho más peso que cinco de mediana o dudosa calidad.

Por ejemplo, una referencia de una empresa familiar no rendirá el mismo efecto que una referencia aportada por una empresa que es competencia directa de esa a la que estamos intentando ingresar.

Disponer de documentación oficial de cada empresa en la que trabajemos

Esta alternativa busca que si no se puede acceder a las referencias como tal, se pueda reflejar la relación laboral a través de otros recursos como las evaluaciones internas de personal, las premiaciones, entre otros.

Así como es importante mantener un archivo con todas las referencias laborales, lo será disponer de otra carpeta con estos documentos porque nunca sabemos el momento en que se volverán un gran apoyo.

Apoyarse en otras tareas realizadas, aunque no sean a nivel laboral

Esto aplica en muchas oportunidades y se toma como algo válido según el tipo de profesión que se trate.

En este caso se asumen las intervenciones de alto valor a nivel universitario o comunitario. Por ejemplo, las contribuciones para desarrollar un proyecto determinado y que estas pueden ser evaluadas por la persona a cargo.

En vez de generar referencias laborales falsas, complementar con referencias personales verdaderas

Y esto es algo de mucho valor si sabemos escoger con detenimiento a las personas que podrían darnos el visto bueno a nivel personal.

No quiere decir suplantar unas con las otras, pero una buena imagen a nivel social ayudará a demostrar al empleador que reunimos un comportamiento intachable y que cada cosa que hacemos es con la mejor disposición.

En muchos tipos de trabajo se maneja un conjunto de acciones muy especializadas que necesitan de entrenamiento obligatorio.

Entonces, no les llega a importar tanto la experiencia en otros empleos similares tanto como la buena disposición para enfrentarse al nuevo reto, aprender y demostrar mucha motivación.

La detección de referencias laborales falsas

Por último, queremos hacerte notar cómo los empleadores se dan cuenta de que existen datos no fiables dentro de las referencias laborales que presenta un candidato:

  1. Los períodos de trabajo son muy cortos, entonces se tienen 7 u 8 referencias pero cada una con períodos de duración que van de 2 a 6 meses. Esto da una mala imagen porque transmite inestabilidad e imposibilidad de mantenerse en un proyecto fijo por mucho tiempo.
  2. La disparidad en el conteo de fechas donde se presentan 2 o 3 referencias del mismo año y no se establecen los meses en que empieza y termina cada una.
  3. Incoherencias al momento de hablar sobre cada uno de los empleos, las funciones que cumplía y cómo eran los equipos de trabajo.
  4. El lenguaje no verbal a la hora de ser consultado sobre los demás empleos se nota perturbado, con muchas alteraciones en el tono de voz, los movimientos de manos, las muecas del rostro, entre otros.
  5. Los canales de comunicación con las personas de las otras empresas están alterados y en ningún caso es posible establecer un contacto certero. Eso da la clara señal que han sido falseados.
  6. Presentar varias referencias de empresas ficticias que generan como respuesta ante su funcionamiento que cerraron hace unos cuantos años y no dejaron ningún registro. Vamos, es probable que eso sí suceda, pero que le pase 3 o 4 veces a la misma persona es un poco difícil.
  7. Documentos alterados en torno a las identificaciones de la empresa o de la persona que emite el comunicado. Está claro que si hay errores en datos como el DNI que no concuerda con el nombre y apellido de quien firma, podría tratarse de documentación falsa porque es bastante improbable que alguien cometa un error de esta magnitud.

La invitación que te hacemos es a ser muy genuino en toda la información que pongas a disposición a la hora de responder a una oferta laboral. Esto te ayudará a sonar mucho más natural y a tener mayor confianza a la hora de enfrentar cada parte del proceso. Esa confianza y tranquilidad la transmitirás a tu entrevistador y se sentirá mucho más a gusto de trabajar contigo.

Artículos Relacionados

Deja un comentario