Cómo redactar la experiencia en el CV [Ejemplos]

La experiencia en tu currículum sin dudas es (o debería ser) el centro de atención y tu mejor herramienta de venta.

A menos de que estés recién salido de la universidad o seas muy joven, a los empleadores no les interesarán tanto tus estudios como tus “horas de vuelo” en el rubro.

Mucha gente, por error, dedica mucho más tiempo y atención a la sección de educación de su currículum dejando de lado la experiencia profesional. Esta gente, sin dudas, consigue menos entrevistas y recibe menos ofertas laborales.

Para calmar ansiedades, el secreto a la hora de redactar tu experiencia profesional en el CV es el enfocarla en resultados. No importa lo que hayas hecho ni cómo, lo que importa es en qué resultó y cómo benefició a la empresa. Estos logros siempre tienen que estar cuantificados. Piensa en “cuánto”, “cuántos” y “qué tan seguido” para medirlos.

En este artículo remarcaremos esta idea central y veremos ejemplos de currículums exitosos donde la experiencia está comunicada de la mejor forma posible.

Ejemplo de experiencia profesional en el currículum

Como se puede apreciar en el ejemplo, en un primer vistazo, Joaquín hizo las cosas bien.

  • En primer lugar, optó por presentar sus datos utilizando puntos clave. Más sobre esto en el siguiente apartado.
  • En segundo lugar, las descripciones de cada uno de su trabajo se centran en resultados e implementaciones llevadas a cabo.
  • En tercer lugar, todos los puntos expuestos están cuantificados objetivamente.

Estos “pequeños” detalles hacen a la fortaleza general del documento.

Es que, como posiblemente sepas, los reclutadores dedican 8 segundos a cada CV a la hora de revisarlos. Es por esto que resulta fundamental mostrar las cuestiones clave de nuestro perfil de manera clara, rápida, objetiva, medible y fácil de consumir.

Cualquier apartado de tu CV se verá beneficiado si adoptas este enfoque: La información primero, clara e impactante. No hay tiempo para adornos ni poesía en un currículum.

Es más, probablemente los empleadores desconfíen de un currículum demasiado ornamentado.

Si te encuentras en plena búsqueda tenemos algo para ti. Con el equipo de Curriculado hemos desarrollado un Kit de Crecimiento Laboral. En este paquete encontrarás plantillas, guías, ejemplos y SECRETOS de la industria que te permitirán acelerar tu llegada al trabajo de tus sueños.

¿Cómo exponer la información en la sección de experiencia?

De manera breve y clara, ocupando un lugar central, siendo lo primero en aparecer en el CV.

Para esto lo más recomendable es utilizar puntos clave.

La estructura básica que todo el mundo espera encontrar en esta sección es:

  • Título del puesto
  • Empresa
  • Ciudad donde desarrollaste tus actividades
  • Período de empleo
  • Puntos clave enfocados en resultados

Los puntos clave son párrafos de 1 a 3 oraciones como máximo, precedidos por un símbolo que los haga resaltar del resto del texto. Su finalidad es proporcionar la mayor cantidad de información posible de manera condensada.

Cada punto clave debería exponer datos valiéndose de números. Todo aquello que sea escrito en términos de porcentajes o múltiplos será mucho más fácil de leer y procesarse.

Intenta incorporar, al menos 2 puntos clave por trabajo listado, y no más de 6. Si tienes muchas ideas distintas para exponer tus resultados, busca relacionarlas y combinarlas entre sí, según sea coherente.

Si tienes que dejar información afuera, hazlo. Enfócate en tus mejores resultados y no los mezcles con logros mediocres que puedan opacar su validez.

En tu redacción utiliza la tercera persona y busca verbos de acción que potencien y esclarezcan los resultados que estás buscando comunicar.

Aquí te dejamos unos cuantos verbos de acción que podrían servirte para tu CV:

AdaptarCrearDepurarEstablecerRectificar
CalcularAcoplarGestionarIntegrarReemplazar
CoordinarImplementarAumentarManejarConstruir
DocumentarDirigirMantenerProgramarDesarrollar
ReforzarLiderarProducirRepararFabricar
LanzarVerificarRevisarEstandarizarInstalar
RegularRemodelarEspecializarDeterminarOperar
ReestructurarResolverEnsamblarEjecutarRefinar
AnalizarAplicarPreservarInterpretarRestaurar
CodificarComputarizarDiseñarMapearEntrenar

Resultados vs. responsabilidades en la experiencia

Un error muy común a la hora de desarrollar la experiencia laboral dentro del currículum es el de enfocarla en responsabilidades.

Es que puede sonar muy importante decir algo así como “A cargo de un equipo de 15 personas” o bien “Responsable de abastecer al mercado X”. Pero realmente, esto no dice mucho.

Puede que hayas sido un pésimo líder y lo estés escondiendo, o peor aún, puede que seas el mejor en manejo de personal y no estés aprovechando la oportunidad para insinuarlo.

Realmente no importa qué obligaciones tengas en tu puesto actual, lo que le importa a quienes tomarán decisiones sobre ti (en base, en primera instancia, únicamente a tu currículum) es lo que has logrado.

1000+ candidatos que COMPITEN contigo reciben nuestros SECRETOS de búsqueda laboral semanalmente ✉️
No dejes que te saquen ventaja😱

Sí es cierto que el haber conseguido ciertas responsabilidades dentro de una empresa significa que alguien confió en ti, pero mejor que esperar que lo adivinen es mostrar por qué se dio esa confianza.

Muestra, no digas.

Si no puedes identificar claramente tus resultados, aprovecha esta visión desde el lado de las responsabilidades. Pregúntate qué responsabilidades tienes. Luego, analiza qué acciones has tomado y qué has conseguido para justificar la asignación de esos deberes a tu persona.

Empieza desde lo más pequeño y ve hacia lo más grande. No mientas, pero busca siempre la manera de resaltar esta información y presentarla de manera más positiva posible.

Puedes, también, no centrar todo en ti y hablar del crecimiento de tu equipo, pero en este caso sería importante que dejes en claro que tu colaboración fue crucial para conseguirlo.

¿Cómo cuantificar la experiencia en el CV?

El consejo de cuantificar la experiencia laboral suele ser algo confuso para muchos candidatos. En este apartado intentaremos ayudarte a encontrar formas efectivas de hacerlo.

Verás que incluso las tareas más mundanas pueden ser presentadas de forma impactante.

Muestra cantidades

Toma una responsabilidad cualquiera y cuenta cuántas veces llevas a cabo mensualmente las tareas que esta implica.

Por ejemplo, digamos que te encargas de chequear la adecuación de formularios. Algo un tanto aburrido, sí, pero bueno.

Podrías decir:

“Chequeo de adecuación de formularios”

O bien:

“Chequeo de adecuación de 75 diferentes formularios anuales para 7 áreas de la compañía”

¿O no que suena mucho más importante así?

Muestra montos

Tal vez tu trabajo es en el área de ventas, planeamiento, marketing o negocios en general. Departamentos donde la rentabilidad es un factor clave. En este caso, sería muy efectivo que estimes sumas de dinero que le has conseguido o ahorrado a la empresa.

Por ejemplo, en lugar de:

“Ahorros para la empresa mediante reducción de costos”

Podría ser:

“Implementación de sistemas contables que le ahorrarán a la empresa $1 millón en los próximos 10 años”

Por supuesto que esto es una estimación, pero siempre y cuando sea razonable, será aceptada. Recuerda que probablemente tengas que defenderla en la entrevista.

Muestra qué tan a menudo

Si tus trabajaos han tenido tareas de “alto volumen”, es decir, de mucha repetición, estas podrían presentarse en función a su frecuencia. Seguramente si lo analizas encontrarás números sorprendentes.

Pensemos en algo como:

“Atención telefónica de la mesa de entrada”

Y cambiémoslo por:

“Representante telefónico de 10 líneas de entrada, con recepción y ruteo de 500 llamadas diarias, en promedio”

¿Ves cómo con poco podemos hacer mucho?

Vacíos en tu experiencia laboral

En Curriculado tenemos un artículo dedicado a cómo lidiar con este problema tan común. Tranquilo, es mucho menos grave que lo que te piensas. Puedes verlo haciendo click aquí.

Un truco muy sencillo y muy habitual es el evitar presentar los meses de empleo y simplemente indicar entre que años estuviste en cada trabajo.

De esta forma si, digamos que te quedaste sin empleo en el mes 6 y luego conseguiste uno nuevo en el mes 11, quedará todo enmascarado dentro del año mismo año. Mostrarías dos empleos en un mismo año.

Esto no quita que tal vez tengas que dar detalles en la entrevista, pero muchas veces es más fácil empatizar y dar explicaciones de este tipo personalmente.

De hecho, no deberías dar explicaciones en tu currículum.

Orden para la información de tu CV

Existen distintas formas de ordenar tu currículum. En Curriculado tenemos un artículo dedicado exclusivamente a explicarlas y evaluar sus pros y sus contras. Puedes verlo haciendo click aquí.

Sin embargo, podemos ser mucho más concretos diciéndote que la mejor manera de ordenar tu experiencia laboral será utilizando el orden cronológico inverso.

¿Qué es el orden cronológico inverso?

Muy sencillo, este tipo de organización es la que presenta los empleos más recientes en la parte superior del documento.

Los reclutadores prefieren y están acostumbrados a esta exposición de los datos. En la mayoría de los casos poco interés tendrán por tu primer empleo de hace 7 años, que nada tiene que ver con tu nivel de responsabilidades actual.

Dándoles la información que quieren ver, donde la quieren ver (justo por debajo del título de la sección “experiencia laboral”) les facilitarás la tarea de lectura de tu currículum.

¿Qué hacer si tengo poca experiencia laboral?

En el caso de que tu experiencia profesional sea escasa, existen alternativas para sortear este problema.

En Curriculado tenemos un artículo dedicado a la confección de un currículum sin experiencia ni estudios formales. Si te interesa puedes verlo haciendo click aquí.

La primera alternativa que te proponemos es que expongas “experiencia relevante” y no experiencia laboral.

Es que puede que te hayas desempeñado en tareas que te hayan brindado las mismas herramientas que hubieras obtenido en relaciones laborales formales.

Tal vez trabajaste en obras de caridad, tareas de voluntariado, organización de eventos, emprendimientos propios fallidos, talleres, deportes, hobbies etc.

El abanico de posibilidades es muy amplio y lo que importará realmente es que sepas vincular de manera efectiva las tareas realizadas con tu puesto objetivo. Además, y como hemos dicho mil veces ya, todo deberá estar presentado en base a resultados.

Otra alternativa, como sugerimos arriba es el de apoyar la demostración de tus habilidades en tus hobbies e intereses. Por ejemplo, ser el capitán de un equipo deportivo puede ser una excelente forma de señalizar tus aptitudes de liderazgo.

Apoyarse en la educación es otra salida válida, especialmente cuando esta sea la pata más fuerte de tu perfil. Sin embargo, no pienses que un promedio de 10 te abrirá las puertas de cualquier empresa. En la mayoría de los casos, los agentes de recursos humanos ponderan con mucho más peso la experiencia laboral que la académica, por positiva que esta última sea.

¿Qué evitar en tu sección de experiencia profesional?

  • Voz pasiva
  • Primera persona
  • Adverbios
  • Adjetivos
  • Puntos clave demasiado extensos
  • Puntos clave sin números
  • Verbos débiles o demasiado comunes
  • Clichés vacíos tales como: “Sinergia”, “Motivado”, “Apasionado”, “Entusiasta”
  • Lenguaje orientado a responsabilidades

Más ejemplos de experiencia en currículums exitosos

Los siguientes ejemplos son de distintas industrias. Pueden servirte como inspiración a la hora de redactar tu propio currículum.

  • Organización de información de cuentas que redujo en un 15% el tiempo promedio de atención al cliente
  • 97% de valoraciones positivas de parte de los clientes en encuestas
  • Receptor del título de empleado del mes 5 veces
  • 10+ capacitaciones anuales a 18 colegas que mejoraron sus resultados, en un 7% de promedio
  • $2 millones en ventas en los últimos 3 años, con un porcentaje de cierre del 37% de los contactos
  • 55+ diseños propios utilizados en redes sociales de la compañía
  • Redacción de 20 artículos posicionados en la primera página de google que atraen el 30% del tráfico del sitio web
  • Atención diaria y diagnóstico de 15+ animales y 5 cirugías semanales
  • Diseño e implementación de 10 proyectos de software anuales
  • 27% de mejora en productividad de la línea de ensamblaje, significando un ahorro de $10 millones en 5 años
  • Planeamiento, confección e implementación de un nuevo menú con 24 platos únicos y una reducción de costos del 7%
  • Optimización del proceso de compra y vinculación con proveedores generando un ahorro mensual de $25000
  • Cierre de 7 operaciones de venta exitosas en el último semestre, acumulando más de 30 en los últimos 3 años
  • 6500 horas de vuelo con un porcentaje de puntualidad del 98%
  • 80 mil kilómetros recorridos transportando 4 mil toneladas en el último año
  • Atención al cliente en más de 30 operaciones, despachando 50kg de alimento por día
  • Servicio a 25 mesas diarias y preparación de 20+ tragos de bar por noche
  • Limpieza e higienización de un recinto de 300 m2 dos veces por semana
  • Supervisión de obra con 10 trabajadores y mejora del 5% en las pérdidas de materiales
  • Administración de portfolio financiero de 5 clientes con una rentabilidad anualizada del 8%

¿Cómo hacer un BUEN currículum?

Si luego de revisar este artículo ya tienes la sección de experiencia laboral bajo control, te recomendamos que fortalezcas el resto de tu CV.

En Curriculado tenemos un artículo sobre cómo hacer un buen CV. Puedes verlo haciendo click aquí.

También puedes probar nuestra herramienta de análisis gratuito que te dirá qué tan fuerte es tu CV.

Artículos Relacionados

Deja un comentario