Qué escribir al enviar tu CV por email [Ejemplos de mensajes]

Viste una oferta laboral que te encantó y ya hasta estás fantaseando con cómo sería tu vida trabajando en esa empresa.

El problema es que la publicación decía que envíes tu CV a una dirección determinada y no mucho más.

Seguramente te surgieron cantidad de dudas, es que no está del todo claro lo que deberías hacer.

¿Envío mi CV sin más?

¿Adjunto también mi carta de presentación?

¿Escribo algo en el cuerpo del mensaje?

Tranquilo, todos hemos estado en tu lugar.

Por suerte has llegado al lugar correcto. En este artículo te indicaremos como redactar un email para enviar tu CV a una oferta laboral.

Ejemplos con y sin experiencia para candidaturas y autocandidaturas

Sabemos que quieres soluciones rápido y no vamos a dilatar más el asunto. Aquí te presentamos plantillas que puedes usar si te encuentras en esta situación tanto sea el caso de una candidatura o de una autocandidatura (cuando envías tu CV a la empresa sin que esta haya publicado una vacante). Más adelante profundizaremos en cada detalle, pero vayamos al grano.

Candidatura con experiencia

Estimado [Destinatario],

Mi nombre es [Tu nombre] y le escribo por la oferta laboral para cubrir el puesto de [Puesto que te interesa] publicada en [Lugar donde viste la oferta].

Adjunto en este mensaje mi currículum y carta de presentación con la intención de darle a conocer mi interés por la posición.

Hace tiempo que vengo siguiendo el trabajo de su empresa y pienso que lo que hicieron con [Alguna acción o dato relevante de la actualidad de la empresa objetivo] ha sido muy positivo. También creo que tengo mucho para aportar al respecto.

Estoy seguro de que mi experiencia en [Tu experiencia en el rubro/empresa] podrá serme extremadamente útil a la hora de alcanzar resultados similares a [Tu resultado más impactante] en su empresa.

Espero pueda revisar mis documentos y le ruego tenga a bien comunicarse conmigo ante cualquier duda o comentario al respecto de ellos.

Muchas gracias por su tiempo.

[Tu nombre y apellido]

[Tu teléfono]

[Tu perfil de LinkedIn]

Candidatura sin experiencia

Estimado [Destinatario],

Mi nombre es [Tu nombre] y le escribo por la oferta laboral para cubrir el puesto de [Puesto que te interesa] publicada en [Lugar donde viste la oferta].

Adjunto en este mensaje mi currículum y carta de presentación con la intención de darle a conocer mi interés por la posición.

Hace tiempo que vengo siguiendo el trabajo de su empresa y pienso que lo que hicieron con [Alguna acción o dato relevante de la actualidad de la empresa objetivo] ha sido muy positivo. Creo que tengo mucho para aprender su trabajo y siento que esta es una oportunidad extraordinaria para hacer un aporte.

1000+ candidatos que COMPITEN contigo reciben nuestros SECRETOS de búsqueda laboral semanalmente ✉️
No dejes que te saquen ventaja😱

Estoy seguro de que mis conocimientos en [Tu habilidad principal] podrán serme una herramienta clave a la hora de desempeñarme dentro de su equipo.

[Si cuentas con algún resultado destacable en tu vida académica/personal/social/voluntariado puedes agregar un párrafo que lo mencione aquí]

Espero pueda revisar mis documentos y le ruego tenga a bien comunicarse conmigo ante cualquier duda o comentario al respecto de ellos.

Muchas gracias por su tiempo.

[Tu nombre y apellido]

[Tu teléfono]

[Tu perfil de LinkedIn]

Autocandidatura con experiencia

Estimado [Destinatario],

Mi nombre es [Tu nombre] y le escribo para ofrecerle mis dotes como [Tu título laboral] con el deseo de trabajar en su equipo.

Adjunto en este mensaje mi currículum y carta de presentación con la intención de darle a conocer mi interés por la posición.

Hace tiempo que vengo siguiendo el trabajo de su empresa y pienso que lo que hicieron con [Alguna acción o dato relevante de la actualidad de la empresa objetivo] ha sido muy positivo. También creo que tengo mucho para aportar al respecto.

Estoy seguro de que mi experiencia en [Tu experiencia en el rubro/empresa] podrá serme extremadamente útil a la hora de alcanzar resultados similares a [Tu resultado más impactante] en su empresa.

Espero pueda revisar mis documentos y le ruego tenga a bien comunicarse conmigo ante cualquier duda o comentario al respecto de ellos.

Muchas gracias por su tiempo.

[Tu nombre y apellido]

[Tu teléfono]

[Tu perfil de LinkedIn]

Autocandidatura sin experiencia

Estimado [Destinatario],

Mi nombre es [Tu nombre] y le escribo con el deseo de que se me considere para ocupar una posición relacionada a [Tu área de interés] en su compañía.

Adjunto en este mensaje mi currículum y carta de presentación con la intención de darle a conocer mi interés por la posición.

Hace tiempo que vengo siguiendo el trabajo de su empresa y pienso que lo que hicieron con [Alguna acción o dato relevante de la actualidad de la empresa objetivo] ha sido muy positivo. Creo que tengo mucho para aprender su trabajo y siento que esta es una oportunidad extraordinaria para hacer un aporte.

Estoy seguro de que mis conocimientos en [Tu habilidad principal] podrán serme una herramienta clave a la hora de desempeñarme dentro de su equipo.

[Si cuentas con algún resultado destacable en tu vida académica/personal/social/voluntariado puedes agregar un párrafo que lo mencione aquí]

Espero pueda revisar mis documentos y le ruego tenga a bien comunicarse conmigo ante cualquier duda o comentario al respecto de ellos.

Muchas gracias por su tiempo.

[Tu nombre y apellido]

[Tu teléfono]

[Tu perfil de LinkedIn]

Consejo 1: En todos los casos, dependiendo de la solemnidad habitual en tu industria y nivel jerárquico del puesto, te recomendamos relajar las formalidades. Si escribes a una empresa moderna con empleados jóvenes, prescinde del trato de “usted” y opta por el “tu”.

Consejo 2: Si vas a incluir tu perfil de LinkedIn, tal y como te lo recomendamos, tal vez te interese optimizarlo al máximo. Para eso, en Curriculado tenemos una guía actualizada que puedes ver haciendo click aquí.

Truco para conseguir el email del tomador de decisiones

Este es un truco que mencionamos en nuestra guía para conseguir trabajo sin contactos, que puedes ver haciendo click aquí.

La idea es bastante sencilla: Tu currículum tendrá más chances si cae en manos de quien tomará la decisión final sobre el puesto.

Suponiendo que se trate de una empresa mediana o grande, es probable que se te indique enviar tu CV a un correo impersonal. Es decir, el correspondiente al área de recursos humanos, por ejemplo, pero no al de alguien en particular.

Considerando esto, es posible que lleguen decenas, o hasta cientos de correos con currículums a esta casilla. Esto significará que el reclutador, por cuestiones lógicas, tendrá muy poco tiempo para analizar cada uno.

Ahora, si mágicamente pudieras hacer que tu email llegara a la casilla del líder del equipo que abrió la convocatoria, es posible que esta persona, por curiosidad, revisara tu currículum. También es posible que lo reenviara a recursos humanos para que lo tengan en consideración.

¿Y no crees que si un CV llega de parte de quién luego decidirá entonces la gente de RRHH lo mirará con más cariño?

Es posible.

La idea entonces, es conseguir ese correo. Lo que te proponemos no es infalible, pero en algunos casos puede dar resultado.

Simplemente, consigue el número telefónico de la empresa objetivo. Luego llama y diles que tuviste un problema al enviar tu aplicación al puesto. Puedes decir que el correo te volvió rebotado o que no tienes claro a qué correo o a quién correspondería enviarlo y si pueden indicarte cómo hacerles llegar tu CV.

En particular, puedes intentar que te comuniquen con el responsable del equipo al que corresponde esa oferta. Si consigues esto, puedes gritar éxito.

Una opción un poco más gris en la escala de la moralidad es simplemente pedir con el equipo de tu interés cuando te atiendan el teléfono. No necesariamente tendrás que mentir. En el mejor de los casos te comunicarán directamente, en el peor te preguntarán cual es el motivo de la comunicación. En ese caso puedes decir que es referido a una oferta laboral publicada.

Si llegas a la instancia de hablar con alguno de los tomadores de decisiones será tan sencillo como pedirle su dirección de correo electrónico.

Cómo encarar el email

Antes que nada: Por favor envía este tipo de correos desde una dirección profesional. Evita emails que contengan pseudónimos, números y/o adjetivos. La mejor opción siempre será una combinación de tus iniciales y tu apellido.

Como te sugerimos en los ejemplos más arriba, lo recomendable es siempre mantener la formalidad en este tipo de comunicaciones.

Si la empresa es joven y sientes que un tono más relajado podría funcionar, adelante con ello.

Uses uno de nuestros modelos o pruebes una versión propia, la idea central siempre será la de indicar tu motivación al puesto y mostrar que tienes valor para agregar a la empresa.

Siempre de manera muy medida y ubicada.

Diferencia con carta de presentación

Es cierto que este correo tendrá puntos en común con la carta de presentación, al menos conceptualmente, y esto puede dar lugar a confusiones.

Desambigüemos esta situación ahora mismo.

La principal diferencia entre el email para enviar tu CV y tu carta de presentación será que, en el primero, lo importante es demostrar tu interés por el puesto, identificar certeramente el puesto en sí mismo para evitar confusiones y dar una demostración breve del valor que tienes para agregar a la empresa.

Por otro lado, en tu carta de presentación, si bien también es importante que trates tus motivaciones y el lugar que crees que podías ocupar en la compañía destinataria, el fin principal de esta carta es el de complementar a tu currículum. Esto puede ser expandiéndolo, incorporando detalles, agregando información para evitar malas interpretaciones, atendiendo posibles debilidades inevitables (períodos sin empleo, empleos de poca duración, etc.)

¿Puede este email ser reemplazado por una carta de presentación? Sí, tal vez.

Pero puede que tal vez sea demasiada información muy pronto.

Piensa en la experiencia ideal de quien te esté conociendo laboralmente mediante esta documentación.

En el mejor de los casos desearías que primero leyeran tu correo donde adjuntas CV y carta de presentación. Un primer contacto ligero, donde apenas toques tus motivaciones y tus habilidades. Si te interesa tener un currículum irresistible para los reclutadores, te recomendamos leer nuestra guía sobre cómo hacer un BUEN currículum. Puedes verla haciendo click aquí.

Luego, esperarías que le den un vistazo a la información dura y estructurada de tu currículum. Por último, y con una idea más clara, pero no demasiado personal de tu perfil, lo óptimo sería que tu carta de presentación los interpele humanizándote, motivándolos a darte la oportunidad que tú les terminas de demostrar que mereces.

El asunto

El asunto de estos correos muchas veces es obligatorio e indicado en la oferta laboral. Muy probablemente sea el título del puesto y un número de referencia.

En el caso de que esto no esté requerido, sería bueno que de todas formas lo indiques. Puedes decir algo como:

“Postulación/candidatura para ejecutivo de cuentas”, por ejemplo.

Si tu situación es la de una autocandidatura, donde no existe oferta publicada, te recomendamos apelar a la curiosidad del interlocutor.

Seguramente haya mucha información en internet sobre cuáles son los asuntos más efectivos para “emails fríos”, pero algo que suele funcionar es simplemente escribir el nombre de tu destinatario.

Siempre intenta enviar autocandidaturas al email laboral de tomadores de decisiones. Si, por ejemplo, sabes que tu objetivo se llama “Martín Pérez”, prueba con un correo que ponga “Martín” como asunto. Seguramente lo tiente a clickearlo.

Consejo: Para evitar posibles filtros de spam, nunca escribas el asunto de tu correo completamente en MAYÚSCULAS.

Saludo

No le des muchas vueltas a esta primera línea. Ve por el pan con manteca de las aperturas de cartas.

Simplemente:

Estimado [Nombre del destinatario], en el caso de que lo sepas

O bien:

Estimados señores.

Nadie realmente prestará demasiada atención a tu saludo, siempre y cuando no te desvíes demasiado de la cordialidad habitual de este tipo de correos.

Presentación

Tu presentación tiene que ser breve y efectiva.

Comienza por dar tu nombre, el puesto para el que deseas ser considerado y el medio en el que viste la oferta laboral.

Realmente no hay mucho más que puedas agregar en esta sección.

Tal vez podrías mencionar brevemente tu posición actual, si es que te encuentras empleado.

Algo como:

“Mi nombre es Juana, soy vendedora con más de 100 operaciones concretadas y estoy interesada por la posición de…”

Interés por la empresa y conocimiento

El siguiente párrafo deberá demostrar que hiciste tus deberes e investigaste al respecto de la empresa y sus actividades.

Sin escribir una monografía, apunta hacia algo que te interese de la compañía. Ve al grano rápidamente y ubícate dentro del equipo del que formarías parte.

Habla sobre tu interés por acompañarlos en su crecimiento, aportar tus habilidades y aprender de tus compañeros aptitudes nuevas.

Siendo sinceros, esto es más que nada una formalidad, pero es importante que personalices tu discurso al puesto, ya que esto demostrará un interés genuino.

Cierre y propuesta

Aquí es donde sacarás a relucir tus resultados pasados más impactantes.

Cómo puedes ver en los modelos que te mostramos al principio de este artículo, una fórmula sencilla para el cierre de este correo es la de relacionar alguna habilidad que poseas con el puesto objetivo.

Finalmente, y como broche de oro, deberías mencionar algún resultado extraordinario que hayas conseguido a lo largo de tu carrera y sugerir que esperas replicarlo formando parte de su equipo.

Nuevamente, se breve y no te demores mucho en decir las cosas.

Muéstrate seguro y contagia confianza con tus palabras al interlocutor.

Final y firma

Para terminar esta comunicación muéstrate abierto a continuar la charla por el medio que la otra parte disponga.

Indica ser receptivo a cualquier tipo de consulta o pedido de ampliación respecto a la información provista de tu parte.

Finalmente, agradece a quien corresponda por tomarse el tiempo de revisar tu aplicación y cierra con una firma de email tradicional. Esta última puede ser tu nombre y apellido.

¿Cómo saber si leyeron mi email?

Esta es una pregunta que seguramente todos los ansiosos alguna vez nos hicimos.

Es que cuando uno está esperando una respuesta daría cualquier cosa por saber qué ha pasado con el correo que enviamos.

Existen soluciones a esta incertidumbre, pero cabe destacar que no son retroactivas. Es decir, lo que a continuación te propondremos no te servirá para emails que ya hayas enviado. Sí funcionará para los que envíes luego de aplicarlo.

Nuestra recomendación para saber si tu correo de solicitud laboral fue abierto es utilizar una extensión de tu navegador que haga seguimiento de correspondencia.

Mailtrack es una buena opción. Una vez instalada en Chrome, te mostrará con tildes el estado de recepción y lectura de tu correo. Similar a como lo hace WhatsApp.

Aquí puedes ver un ejemplo:

El software, en su versión gratuita, incorpora texto al final de tus correos enviados que puede ser borrado fácilmente antes de realizar el envío.

¿Qué hacer si no obtengo una respuesta?

Si no obtienes una respuesta de inmediato, dale tiempo a la empresa para que pueda procesar todas las candidaturas.

Unos 10 días serían un período razonable.

Si pasado ese plazo no hay novedades, nuestra recomendación es que revises primero si la oferta laboral sigue activa en todos los portales. Especialmente en el sitio web de la compañía, si es que tienen un espacio para este tipo de publicaciones.

Puede que el aviso no esté más online, lo cual puede significar que la empresa ya finalizó la búsqueda y no fuiste seleccionado para la fase de entrevistas.

De todas formas, también puede ser que se haya postergado el proceso para otro momento del año, que la vacante se haya completado mediante un proceso interno, o que la empresa simplemente decidió no abrir el puesto.

Sea cual sea el caso, a no desanimarse. Siempre habrá una nueva oportunidad a la vuelta de la esquina.

No recomendamos que escribas preguntando por tu postulación en esta instancia tan temprana en el proceso de reclutamiento. Sin embargo, eres libre de hacerlo, y te sugerimos que limites tu consulta a pedir información sobre el estado actual de esa búsqueda.

¿Qué hacer si obtengo una respuesta?

¡Pues escríbeles de vuelta!

Sea una respuesta positiva, o una negativa, siempre es importante que contestes al mensaje de manera profesional.

En el caso de que te hayan escrito para concretar una entrevista ¡Enhorabuena! Aprovecha para agradecerles y para concertar los detalles de la misma.

Si recibes una negativa, piensa que es mejor saber prontamente que estás fuera del proceso para enfocar tu energía en otro. Responde cordialmente e indícate abierto a participar de futuros procesos de selección que la empresa tenga para ofrecer. Puedes pedirles que conserven tu currículum para esto.

Artículos Relacionados

Deja un comentario