7 trucos para explicar períodos sin trabajar en el currículum

Tener períodos sin actividad en el currículum es una situación que muy probablemente te preocupe.

Es razonable pensar que esta circunstancia pueda ser mal vista por los tomadores de decisiones a cargo de revisar tu currículum.

¿Pensarán que soy un irresponsable que no puede mantener un empleo estable?

Lo cierto es que no, la presencia de períodos vacíos de empleo en el CV seguramente es más normal que lo que tú piensas.

En este artículo te comentaré cómo puedes hacer para que esto, que consideras un problema, no sea más que una anécdota y hasta algo positivo para caracterizar tu perfil.

Nuestros 7 trucos para explicar períodos sin trabajar en el CV son:

  1. Usa un CV con experiencia mixta
  2. Sé ingenioso en la exposición de fechas de empleo y renuncia
  3. Empaqueta trabajos de corta duración
  4. Incluye capacitaciones
  5. Aprovecha trabajos no tradicionales o de temporada
  6. Menciona voluntariados
  7. Redacta una carta de presentación que trate el tema

Definiendo el problema de los faltantes en el CV

En primer lugar, lo más importante es cuantificar la dificultad de la situación y evaluar si es posible encontrar una solución pragmática.

Si tus períodos de desempleo se deben a que has tenido familia, en Curriculado tenemos un artículo dedicado a los hijos en el currículum. Sigue este enlace para verlo.

No es necesario que intentes desviar la atención de todos los “agujeros” en tu CV:

  • Si tu preocupación son seis meses de desempleo, por supuesto que deberás explicarlo, pero sólo decir que dedicaste ese tiempo a buscar empleo debería bastar.
  • Si el período sin trabajar tiene más de 5 años ¿Por qué estresarte? De nuevo, seguramente surja al momento de la entrevista, pero no es algo grave. Lo importante es tu estabilidad más reciente.
  • Si tu inseguridad nace de tu corta permanencia (menos de un año) en tus últimos empleos, esto no es un período sin trabajo. Tampoco es algo genial, pero hoy en día es mucho más común que hace unos años. Si tuviste motivos lo suficientemente razonables, estarás bien.

Ante cualquier otra situación, distinta a las mencionadas, te recomendamos las siguientes estrategias como paliativo:

7 estrategias para evitar mostrar períodos sin trabajar en el CV como algo negativo

  • Un CV con experiencia mixta: En un currículum de este tipo, aprovecharás el orden cronológico inverso, pero no distinguirás la experiencia por tipo. Es decir, enumerarás tanto tu experiencia en relación de dependencia, como tu experiencia de voluntariado, trabajo freelance, prácticas profesionales, capacitaciones, logros académicos. Esto te permitirá enmascarar tus períodos de desempleo, a simple vista. No estarás exento de tratar el tema llegada la entrevista, pero puede ser una técnica a tener en cuenta a la hora de presentar un currículum más prolijo. En Curriculado tenemos un artículo sobre currículums sin experiencia. Puede que no sea tu caso, pero las técnicas que exponemos pueden resultarte útiles. Puedes verlo siguiendo este enlace.
  • Ser ingenioso en la exposición de fechas exactas de empleo y renuncia: Simplemente podrías no especificar el mes de inicio y finalización de tus puestos pasados en el currículum. Escribe sólo los años. Por ejemplo, si trabajaste desde marzo de 2014 hasta octubre de 2016 en Empresa X y luego en enero de 2017 te fuiste a Empresa Y, indica: “Empresa X 2014 – 2016, Empresa Y 2017 – Actualidad”. Esto no es una mentira y “ocultará” los meses en los que estuviste en plena búsqueda laboral.
  • Empaqueta trabajos de corta duración: Si tuviste una etapa de donde trabajaste en varios lugares por períodos menores a un año, incluso si esto fue trabajo de consultoría o independiente, bien puedes considerarlo como un bloque de experiencia en sí mismo. Podrías indicar “Trabajos de consultoría” o “Trabajos temporales”, detallar cada uno y en la columna de duración presentar el rango de fechas en el que te dedicaste a esto.
  • Capacitaciones: Siempre puedes aprovechar los períodos de desempleo para capacitarte. No necesariamente en una universidad o un curso costoso. Hoy en día puedes encontrar todo en internet gratis o muy barato. Aprovecha esta oportunidad como algo positivo. Indica en tu CV que durante ese período estuviste realizando un curso sobre un tópico relevante para tu perfil. Detalla las cosas que aprendiste y si has podido aplicarlas y tienes logros medibles para compartir ¡Mucho mejor!
  • Trabajos no tradicionales o de temporada: Si renunciaste a tu trabajo para trabajar un invierno en un centro de esquí, no hay nada que ocultar. Aprovecha este tipo de experiencias para diversificar y potenciar tu currículum. Esta es experiencia perfectamente válida y valiosa. Seguramente has estado en contacto con gente que ha enriquecido tus conocimientos. Enumera todo lo que has logrado y aprendido, y úsalo como descripción para este tipo de trabajos. Te aseguro que es mucho más lo que puedes ganar haciéndolo que omitiéndolos.
  • Voluntariados: Los voluntariados pueden ser una excelente fuente de experiencia relevante y una gran posibilidad para ejercitar tu liderazgo. No dudes en incluirlos en tu currículum si coinciden con tus períodos sin trabajar. Y si te encuentras en la búsqueda de trabajo, aprovecha para realizar alguna tarea de este tipo. Además de ayudar y hacerte crecer como persona, quién sabe, tal vez te ayuden a hacerte de los contactos para encontrar tu próximo empleo.
  • Carta de presentación que trate el tema: La carta de presentación siempre deberá ser una herramienta que complemente y potencie al currículum. Si el punto débil de tu CV es la existencia de períodos de inactividad, tu carta de presentación deberá apuntar a estos con seguridad y elegancia. Refiérete al elefante en la habitación, no hagas de cuenta que no existe. Da las razones y situaciones que generaron estos huecos. Se claro y breve. Convence a quién te lea que ha sido una situación aislada y que, si corresponde, no ha dependido de ti.

¿Cómo explicar los períodos sin trabajar en el currículum en una entrevista?

Desarrolla tus motivos y las circunstancias que te llevaron a tener estos períodos en el currículum. Se concreto y breve. Cualquier interlocutor razonable podrá entenderte si tu explicación no es descabellada.

Demuestra que fue una situación que no se repetirá. Da motivos tangibles sobre por qué ahora estás enfocado a mantener un trabajo estable y duradero, y por qué esas circunstancias pasadas ya no pueden afectarte.

Busca un lado positivo a tu inactividad. Aprovecha para hablar de todas las cosas buenas que has estado haciendo esos meses sin ir a la oficina. No te centres en cuestiones superficiales. Enfócate en actividades y nuevos conocimientos directamente enfocados al trabajo para el que te están entrevistando.

5 motivos habituales que causan períodos sin trabajar

Las siguientes razones para presentar huecos en tu CV son completamente comunes entre los candidatos y, en su mayoría, cualquier empleador podrá entenderlos. Recuerda que siempre será importante que demuestres que han sido situaciones particulares y que no hay chances de que afecten tu trabajo futuro.

  • Enfermedad: Tal vez has transitado una enfermedad que te ha imposibilitado conservar tu trabajo anterior. En este caso es importante que menciones que ya te has recuperado, o que al menos esta enfermedad ya no afectará tu capacidad para trabajar. Lo mismo es aplicable si tu inactividad se debió al cuidado de un familiar.
  • Paternidad: La licencia laboral a la hora de tener un hijo es perfectamente común. Cualquier empleador la entenderá. Procura dejar en claro que ya tu niño ha crecido y que tienes quien lo cuide mientras tu trabajas.
  • Viajes o período sabático: Si te has tomado unos meses para gastarte todos tus ahorros en un viaje de meses por Asia, búscale un lado positivo. Tal vez aprendiste algún idioma nuevo, o entrenaste alguna habilidad. Aún si te has dedicado a sociabilizar, todo puede ser un agregado positivo a tu CV. En el caso de ser consultado por esto en una entrevista, destaca lo bien que te la has pasado, pero remarca que no volverías hacerlo y que tu interés de ahora en más es tomar vacaciones más cortas, de pocas semanas.
  • Estudios: Puede que hayas optado por progresar con tus estudios de manera intensiva. Esto es completamente normal cuando se trata de masters, por ejemplo. Raramente algún reclutador lo considere como una debilidad. Aprovecha tus nuevos conocimientos y tus nuevos contactos para fortalecer tu perfil profesional. Intenta presentar tu educación como un proceso enfocado en un objetivo. Si los cursos que has realizado son de nivel básico y muy dispersos en sus temáticas, lo mejor será que dediques bastante tiempo a encontrar una historia coherente para relacionarlos de alguna forma.
  • Emprendimientos fallidos: Nada de qué avergonzarse. Vergüenza debería tener el que no lo intentó. Cualquier fracaso es una fuente inmensa de conocimiento, y esto el empleador lo sabe. Aprovecha tu emprendimiento fallido para hablar de tu capacidad de liderazgo y todo lo que has aprendido intentándolo. Asume toda la culpa que te corresponda. De hecho, asume más culpa que la que te corresponda. Sería horrible que te entrevistes en una nueva empresa y la primera impresión que les dejes sea tu discurso despotricando contra tus socios pasados del fracaso.

Fortalece tu postulación consiguiendo que alguien te refiera

¿Tienes algún conocido en la empresa que te interesa? En la mayoría de las compañías, los empleados tienen la posibilidad de recomendar candidatos para completar vacantes.

Aprovecha tu relación, tal vez tu contacto pueda decir algo sobre ti que despeje cualquier duda que puedan generar tus períodos sin trabajo.

Si no tienes quién pueda recomendarte, este es un gran momento para conocer a alguien nuevo.

Investiga todo lo que puedas sobre la empresa de tu interés. En particular sobre el puesto que quieres. Luego busca en LinkedIn a gente que trabaje en puestos cercanos. Contáctalos y háblales de tu situación.

De ninguna forma seas demandante, recuerda que ellos no te deben nada. Tan sólo demuestra interés, humildad y sé un buen interlocutor.

Tal vez no consigas tu recomendación al primer intento, pero esto es un juego de números. Eventualmente te toparás con alguien que pueda darte una mano.

Artículos Relacionados

Deja un comentario