Cómo hacer un BUEN currículum [75 consejos] EJEMPLOS

Buscar trabajo no es tarea fácil. La necesidad y las presiones siempre juegan a contramano de lo que se siente como una carrera contra el reloj.

El primer elemento por el que deberías preocuparte a la hora de encarar esta búsqueda es, sin dudas, tu currículum.

Es que un buen currículum es la puerta de entrada a la mayoría de los empleos con los que siempre soñaste.

Aunque no lo creas, la confección de este documento, por común que sea, es una ciencia compleja y que lleva horas y horas de análisis, prueba y error.

Por suerte, en Curriculado, ya hemos dedicando ese tiempo de aprendizaje y estamos preparados para ayudarte a preparar el mejor currículum que hayas hecho jamás.

¿Estás listo? ¡Empecemos!

Ejemplo de currículum bueno vs currículum malo

Veamos, como motivación inicial, las principales diferencias entre un buen currículum y uno que… bueno… deja algo que desear:

Los problemas con el CV de la izquierda son evidentes, pero te sorprendería saber la cantidad de currículums de este tipo que los reclutadores reciben a diario.

Piensa que, con sólo solucionar los errores más básicos, ya estarías dejando atrás a gran parte de la competencia.

Por señalar sólo algunos de estos problemas, ya que más adelante detallaremos sección a sección lo que debes hacer, podemos notar:

  • El CV incluye foto
  • Usa un objetivo profesional cuando cuenta con años de experiencia laboral
  • Pone la educación por sobre su experiencia
  • Incluye sus estudios secundarios en ese apartado
  • Habla de habilidades sin justificarlas o demostrarlas
  • Menciona que habla español… nativo, viviendo y trabajando en España
  • No muestra ningún logro concreto en su experiencia laboral
  • Mucho menos cuantifica ningún resultado
  • Presenta errores de redacción y formateo
  • El diseño del currículum se ve algo antiguo

Todas estas cuestiones son fácilmente solucionables, como podrás notar en la versión corregida de la derecha.

Para pulir el diamante en bruto con el que tenemos que empezar a trabajar, lo mejor es ordenarnos en pasos:

Primeros pasos para escribir un buen CV

  1. Elige el formato y diseño de currículum que mejor le siente a tu perfil
  2. Agrega tus detalles de contacto e información personal
  3. Redacta un objetivo o resumen profesional
  4. Presenta tu experiencia profesional y tus logros
  5. Incorpora una sección para tu educación
  6. Menciona tus habilidades
  7. Agrega secciones opcionales como hobbies, intereses o idiomas
  8. Personaliza tu documento para cada oferta laboral
  9. Escribe una carta de presentación ganadora
  10. Revisa todo lo que hayas escrito

Elegir un formato y diseño

Formato

A grandes rasgos, existen 3 formatos de currículum:

  1. Orden cronológico inverso: Este es el formato más utilizado y preferido por el personal de recursos humanos. Simplemente la idea es presentar todos los datos, ordenados desde los más recientes a los más antiguos. Si tienes suficiente experiencia laboral, este es el currículum que deberías hacer.
  2. Funcional o basado en habilidades: Este formato suele ser más sospechado por los reclutadores. La idea aquí es centrarse en lo que el candidato sabe hacer (sus funciones y habilidades) y no tanto en la experiencia laboral. Este tipo de CV es ideal para estudiantes con poca experiencia o bien, cuando se está pensando en realizar un cambio de carrera. En Curriculado tenemos un artículo sobre este tipo de currículums. Puedes verlo haciendo click aquí.
  3. Combinado o híbrido: Este formato es una excelente opción para aquellas personas con un grupo de habilidades muy diversas. Particularmente si el empleo de interés es uno en el que se requiere conocimientos en distintas áreas. Como el nombre indica, la idea aquí es combinar los beneficios del orden cronológico inverso, con la presentación funcional.

En el 90% de los casos, la recomendación será que optes por el orden cronológico inverso. Sin dudas, este formato es el más sencillo de completar y el que la mayoría de las empresas prefiere.

Diseño

El diseño de tu currículum es fundamental. Recuerda que quienes tienen que leer cientos de CV por día, sólo le dedican 7 segundos a cada uno en su primer vistazo.

Es por esto que se hace fundamental presentarles un documento llamativo, fácil de leer y de entender.

Estas son las cosas que tienes que tener en cuenta a la hora de diseñar un currículum ganador:

  • Condensa todo en una página: Cómo máximo 2 si tienes más de 10 años de experiencia
  • Usa encabezados claros
  • No amontones toda la información, deja espacios en blanco
  • Intenta usar un solo bloque de información: No uses múltiples columnas ni recuadros
  • Utiliza un estilo tipográfico fácil de leer
  • Usa un tamaño de fuente razonable: Entre 10 y 12 está bien
  • Guarda tu currículum en formato PDF

Evita plantillas de currículum sumamente modernas o fuera de lo común. La creatividad en el currículum sólo debe ser utilizada en industrias donde la chispa artística sea un valor buscado.

Detalles de contacto e información personal

Esta es una sección crítica a la que la mayoría de las personas no le presta mayor importancia. Créeme que los reclutadores sí lo harán.

Es que, si confundes algún dato o brindas información errónea, posiblemente no puedan contactarse contigo.

Siempre revisa varias veces lo presentado en esta sección.

Esta es una lista de las cosas que deberías incorporar siempre:

  • Nombre y apellido
  • Número de teléfono
  • Correo electrónico
  • Ubicación actual

Opcionalmente puedes agregar:

  • Título profesional
  • URL de LinkedIn
  • Redes sociales (sólo si consideras que tienen relación con la oferta)
  • Blog o sitio web personal (ídem anterior)

Objetivo vs resumen profesional

Este apartado es tal vez uno de los más importantes. Generalmente es la primera pieza de información que se presenta en el documento.

La idea aquí es mostrar un resumen breve de tu carrera y tus logros. Simplemente eso.

1000+ candidatos que COMPITEN contigo reciben nuestros SECRETOS de búsqueda laboral semanalmente ✉️
No dejes que te saquen ventaja😱

El problema es que, por más sencillo que suene, lograrlo no siempre es tan fácil.

Ahora bien, ¿Cuál de los dos debería usar?

La regla es sencilla:

  • Si tienes experiencia laboral, usa el resumen profesional
  • Si no tienes experiencia laboral, usa el objetivo profesional

Resumen profesional

Este resumen consta de 2 a 4 oraciones que condensan toda tu carrera. En este tienes que mencionar:

  • Tu trabajo y la experiencia en años
  • Tus principales logros
  • Habilidades relevantes de forma medible
  • Tu motivación para esta búsqueda laboral

Aquí puedes ver un ejemplo de este apartado:

Objetivo profesional

El objetivo profesional es la alternativa para aquellos que no cuentan con experiencia citable. La idea detrás de este apartado es comunicar de manera clara, y en 2 a 4 oraciones tus motivaciones y herramientas para conseguir el rol que buscas.

Esta es una fórmula sencilla para redactarlo:

[Título profesional o certificación] [Habilidad] en busca de nuevas oportunidades. Con la intención de aplicar mis [años/meses de experiencia relevante al puesto solicitado] en [Empresa a la que aplicas] como [Rol al que aplicas]. Mi finalidad es ayudar con [Responsabilidades que el puesto tiene]

Por ejemplo:

[Contador meticuloso con los detalles] en busca de nuevas oportunidades. Con la intención de aplicar mis [6 meses de experiencia como pasante en la imputación de costos] en [XXX] como [analista contable]. Mi finalidad es ayudar con [la manutención de los libros contables y la computación de amortizaciones de manera sumamente profesional y ordenada].

Experiencia profesional y logros

Esta es la sección más importante del currículum. Sin dudas.

Si consigues un apartado de experiencia fuerte, tendrás la mayor parte de los beneficios de un buen CV, sin dudas.

Mantengamos lo básico siempre, así deberías exponer tu experiencia laboral:

  • Título del puesto: Esto tiene que quedar bien claro. Es lo primero que quien lea tu currículum querrá ver
  • Nombre de la empresa – Ubicación – Descripción: Datos necesarios para dar contexto a tu rol. Si la empresa no es muy conocida, puedes pensar en aportar una descripción breve
  • Logros y responsabilidades: Esta es la parte FUNDAMENTAL del apartado. Aquí deberás exponer tus principales logros de manera objetiva y medible
  • Fechas de empleo: Las fechas de empleo y renuncia o despido. No necesariamente tienen que ser exactas. Habitualmente le formato es mm/aa

Aquí puedes ver un ejemplo de cómo deberías presentar esta sección:

Por supuesto que siempre se debe respetar el orden cronológico inverso.

Cómo presentar tus logros en esta sección

Recuerda que lo más importante es mostrar resultados. Los reclutadores quieren ver qué fuiste capaz de lograr estos últimos años para tus viejos empleadores.

El error más común en esta sección es el listar tan sólo las responsabilidades, como puedes ver en el siguiente ejemplo:

Procura siempre dar ejemplos numéricos de las cosas que has conseguido. Intenta ser completamente objetivo y presentar datos que puedan ser medibles. Si tienes como respaldarlos sería genial como recurso para la entrevista.

Habla de mejoras en ganancias, productividad, reducción de tiempos, períodos positivos consecutivos. Cualquier punto positivo al que puedas ponerle un número es bueno.

Puedes ver un ejemplo de esto aquí:

Además, es muy importante que, como hablaremos luego, tengas en cuenta lo que la empresa está buscando. Mira detenidamente la oferta laboral y decide en función a esta qué logros y responsabilidades deberías destacar en cada línea de tu experiencia.

¿Cuánta experiencia deberías mencionar?

No tienes la obligación de hacer una lista completa de todo lo que has hecho en tu vida. Lo recomendable, en función a tu nivel de experiencia es lo siguiente:

  • Sin experiencia: Aquí la cuestión se complicará. Puedes optar por omitir la sección y enfocarte en las demás, como formación académica y habilidades, o bien, presentar experiencia que emane de actividades extracurriculares u organizaciones de beneficencia, por ejemplo. En Curriculado tenemos un artículo sobre cómo realizar un CV sin experiencia. Puedes verlo haciendo click aquí.
  • Poca experiencia: Simplemente enumera todo lo que has hecho hasta ahora
  • Experiencia media: Presenta la experiencia relevante al puesto al que estás aplicando
  • Profesionales senior: Limita tu CV a 15 años de experiencia profesional máximo. Si actualmente tienes un puesto de alta seniority, a nadie le interesan tus comienzos como auxiliar de limpieza

Formación académica

La educación en el currículum pierde importancia conforme el candidato vaya sumando años de experiencia y responsabilidades laborales.

Teniendo en cuenta esto, deberás considerar cuánta atención prestarle a la sección en función a tu situación personal.

La norma básica para exponer tu formación es:

  • Nombre de tu carrera
  • Nombre de la universidad
  • Años de cursada

Nunca incluyas detalles sobre tus estudios secundarios, por geniales que sean. A nadie le interesan. A menos que estés aplicando para un rol de baja calificación.

Aquí puedes ver un ejemplo de esta sección:

También es interesante que aquí incluyas los cursos que hayas realizado, si optas por no incorporarlos como justificativos de tus habilidades.

Consejos específicos para esta sección:

  • Si no tienes experiencia laboral, menciona lo académico primero
  • Usa orden cronológico inverso
  • Evita mencionar tu promedio, a menos que sea muy alto

Habilidades

La sección de habilidades es, muchas veces, incluso más importante que la dedicada a tus estudios universitarios.

Es que es probable que conforme avance tu carrera profesional, vayas realizando cursos, o bien aprendiendo naturalmente cómo trabajar con nuevas herramientas mucho más enfocadas a tu rol.

Como siempre, esta sección se nutrirá de tu capacidad para poder justificar el nivel de tus habilidades y los resultados, en el ámbito laboral, con los que te ha beneficiado su dominio.

A continuación, puedes ver un ejemplo de cómo mostrar habilidades en tu currículum:

Por lo que más quieras, evita siempre utilizar barras, íconos o demás exposiciones gráficas de tus niveles de habilidad. Esto es completamente subjetivo y confunde al reclutador.

Alternativamente, toma situaciones de tu experiencia laboral (o incluso personal) y describe brevemente como tus herramientas sirvieron para solucionar distintos problemas. De esta manera el agente de recursos humanos podrá tener una idea mucho más clara de lo que eres capaz de hacer.

Si esta alternativa te parece muy compleja o imposible, lo tradicional es calificar tus conocimientos como:

  • Básicos
  • Intermedios
  • Avanzados
  • Profesionales

Procura nunca mentir sobre tus habilidades, ya que, llegada la entrevista, un interlocutor entrenado lo notará enseguida.

Finalmente, otro consejo fundamental es que orientes tus habilidades y logros a lo requerido en el puesto. Aún si tu experiencia laboral no cubre algunos de los requisitos de aptitudes, puede que sí los tengas cubiertos con alguna vivencia relativa a tu vida personal, intereses o actividad extracurricular. Presta especial atención a esto.

Secciones opcionales

Las secciones opcionales del currículum son una buena oportunidad para profundizar en ciertos aspectos tu perfil y hasta darle un tono más humano.

Por supuesto que toda línea de información es una gran oportunidad para mejorar tus chances respecto al puesto. Nada que incorpores debe ser casual. Siempre tendrás que estar atento a qué puede mejorar tus chances y cómo presentarlo para que así sea.

Veamos algunas secciones opcionales comunes a la mayoría de los casos.

Idiomas

Si manejas, por lo menos, otro idioma, deberías mencionarlo. Por supuesto, nunca omitas demostrar tu nivel en el mismo. Si tienes alguna certificación que lo respalde, menciónala.

Los lenguajes, en el mercado laboral moderno, son esenciales, así que en la mayoría de los casos es importante que los incorpores.

Inglés, hoy en día, es un requisito básico en muchos casos, así que, si cuentas con conocimientos en un tercer lenguaje, mucho mejor.

Hobbies e intereses

Esta sección puede ayudar a individualizarte frente a los demás candidatos.

Recuerda también que existen numerosa cantidad de habilidades transferibles que puedes haber adquirido en el tiempo que dedicaste a tu hobby y que fácilmente podrían trasladarse al puesto que vayas a ocupar.

Por ejemplo, si tienes años de tocar el piano, mencionarlo puede hacer al reclutador pensar en que eres una persona ordenada y con una fuerte perseverancia a largo plazo, necesaria para dominar un instrumento musical tan complejo.

Voluntariado

El voluntariado, además de hablar muy bien de ti, es un excelente medio para hacerte de habilidades directamente relacionadas con el mundo laboral. Sería una locura que no lo incluyeras si lo has realizado.

Desde organización de eventos, trabajo en equipo o interacciones humanas. Todo puede ayudar a fortalecer tu perfil a los ojos de quien esté analizándolo.

Certificaciones y premios

Si cuentas con certificaciones o premios que no hayas podido incluir en ninguno de los otros apartados, puedes agregarlos en su propia sección.

Lo único que no me convence del todo al respecto es que por algún motivo no encontraste la forma de mencionarlos anteriormente… ¿Acaso no son relevante? Si es así, mejor dejarlos afuera.

Sin embargo, si cuentas con una lista kilométrica de premios, no estaría mal que los incluyas, posiblemente en una segunda hoja del currículum, donde no ocupen un espacio central.

Publicaciones

Similar a lo dicho anteriormente. En este caso sería interesante que si son relevantes a tu experiencia laboral incorpores las más importantes en ese apartado.

El resto, tranquilamente pueden listarse en una hoja secundaria, de manera ordenada.

Proyectos

Los proyectos personales pueden ser una importante usina de habilidades para un candidato. Uno aprende infinidad de cosas dedicándose con pasión a cualquier campo.

Busca siempre relevancia respecto a la oferta laboral, pero si crees ver algún vínculo entre tus proyectos y los requisitos del puesto, incorpóralos de inmediato.

Más aún si alguno de estos proyectos resultó exitoso y tienes cosas positivas que decir al respecto.

Adapta tu currículum a cada oferta

Nuestra recomendación para llevar a cabo esto es la siguiente: Realiza una primera versión de tu CV incluyendo todo lo que se te ocurra que pueda ser relevante sobre ti. Luego, y en función a una oferta laboral que te interese, ve eliminando todo aquello que no tenga una relación directa con la misma.

En Curriculado tenemos un video muy interesante al respecto. Puedes verlo a continuación:

También puedes ver la versión escrita de este artículo, haciendo click aquí.

Escribe una carta de presentación ganadora

La carta de presentación es un documento que acompaña al currículum. Su función es complementarlo y transmitir al empleador las motivaciones que el candidato tiene para ocupar el puesto.

Una buena carta de presentación siempre favorecerá a tu aplicación, ya que demostrará que estás dispuesto a realizar un esfuerzo extra para conseguir las cosas que te interesan y que te estás tomando la búsqueda en serio.

En Curriculado tenemos un artículo específico sobre cómo escribir cartas de presentación ganadoras que acompañen a tu CV. Puedes verlo haciendo click aquí.

Revisa todo lo que hayas escrito

Finalmente, una vez ya cerrado tu currículum, es momento para que le hagas una revisión exhaustiva.

Revísalo varias veces. Descansa unas horas y vuelve a mirarlo ¡Ey, incluso tomate un par de días hasta volver a leerlo! Muchas veces hay detalles que se escapan al estar tan enfocado en algo.

Envíaselo a algunos amigos y pídeles su opinión. Pregúntales si notan algún error o algo que les parezca equivocado.

Es fundamental que tú te tomes este trabajo y seas el primero en encontrar las fallas. Si lo hace el encargado de selección para el puesto al que has aplicado, tal vez ya sea demasiado tarde.

75 consejos para hacer un buen currículum

  1. Nunca te olvides de los datos básicos, procura que sean correctos
  2. Usa un email profesional, evita apodos o nombres de fantasía
  3. Agrega un enlace a tu perfil de LinkedIn, escribe la URL completa en caso de que tu CV sea impreso
  4. No escribas “teléfono”, con sólo ver el número, se entenderá a lo que te refieres
  5. Usa un título debajo de tu nombre, y si puedes sumarle algún logro que te destaque, mejor; por ejemplo: “Experto en ventas a cargo de 10+ personas”
  6. No agregues referencias en este documento, prepara una hoja de referencias por separado
  7. Evita la frase “referencias disponibles”, si el reclutador las requiere, te las pedirá
  8. Ubica correctamente tu apartado de educación, si no tienes experiencia laboral, debería aparecer primero
  9. Si es relevante, habla sobre los temas tratados en tus cursos universitarios
  10. Usa y ordena las secciones de manera que mejor resalten tu perfil, no existe un formato único de currículum, prepáralo según tus necesidades
  11. Aprovecha el orden cronológico inverso
  12. No pongas foto en tu currículum. Puedes ver una justificación a este consejo haciendo click aquí.
  13. Ten cuidado con el formato funcional, muchos reclutadores sospecharán que ocultas algo
  14. El formato híbrido suele ser más efectivo que el funcional
  15. Si no tienes nada que ocultar, agrega meses a los períodos que indiques, esto muestra con mayor claridad tu tiempo de empleo
  16. Usa fuentes de texto profesionales, no optes por alternativas exóticas o poco comunes
  17. Mantén el tamaño del texto entre 10 y 12
  18. Sé consistente con tu formateo
  19. Conserva espacios en blanco, esto facilita la lectura
  20. Lo ideal es una hoja, pero si necesitas dos o tres, hazlas valer
  21. Sólo incorpora experiencias de los últimos 10 a 15 años
  22. No uses texto ancla para hipervínculos, escribe las URLs de todos los enlaces, piensa que puede que tu CV sea impreso y se perdería el dato
  23. Evita currículums excéntricos, a menos que estés en una industria creativa
  24. Conoce a los ATS y aprende cómo superarlos
  25. Presta atención a las palabras clave de tu currículum
  26. Pon el título laboral correcto para la posición que deseas
  27. No intentes hacer trampa para ganarle al ATS
  28. Usa encabezados identificables por los ATS, “Experiencia laboral”, “Educación” y “Habilidades” siempre funcionan
  29. Escribe con un orden lógico los datos de tu experiencia laboral y académica
  30. Si la solicitud de empleo te requiere llenar un formulario con los datos de tu CV, no omitas ningún detalle
  31. Evita usar tablas y columnas dobles, puede que los ATS no las puedan leer bien
  32. No subas tu currículum como un archivo de imagen
  33. Presta atención al nombre de tu archivo, “curriculum_apellido.pdf” siempre está bien
  34. Incorpora una sección de habilidades siempre
  35. No cuantifiques tus habilidades con barras, estrellas o íconos
  36. Dale contexto a tus habilidades
  37. Dale peso y justifica tus habilidades blandas
  38. Ten en cuenta las habilidades transferibles si quieres cambiar de carrera
  39. Mantén actualizado tu currículum extendido
  40. Resalta sólo lo más importante de tu experiencia, si en un puesto realizaste varias tareas, destaca la que más se relacione a la oferta
  41. Enfoca la atención a tus ascensos
  42. Conoce el valor que puedes aportar y explícalo brevemente
  43. Haz que tu currículum sea fácil de leer rápidamente
  44. El tercio superior de tu currículum se llevará la mayoría de la atención siempre
  45. Alinea tu contenido a la izquierda para facilitar su lectura
  46. Aprovecha las negritas, las MAYÚSCULAS y las cursivas
  47. Muestra, no digas
  48. Presenta resultados medibles y dales un contexto
  49. Usa los métodos CAR y STAR también para escribir tu CV. Puedes ver un apartado sobre el método STAR al final de este artículo haciendo click aquí
  50. Usa verbos de acción
  51. Ten en cuenta la cultura de la empresa objetivo en tu CV
  52. Evita la discriminación por edad, no des esa información a menos que lo soliciten
  53. No temas dejar experiencia fuera de tu documento
  54. No mientas
  55. Completa períodos sin trabajar con información sobre lo que hiciste en ese tiempo
  56. Muestra que siempre estás aprendiendo
  57. Emplea la voz activa
  58. Usa el tiempo presente para tu puesto actual y pretérito para los anteriores
  59. Evita palabras vagas como “etc.”
  60. Incorpora la menor cantidad de palabras de moda posible
  61. No escribas los números con letras
  62. Agrega números y porcentajes siempre que corresponda y puedas hacerlo
  63. No repitas las mismas palabras siempre
  64. Lee todo detenidamente y busca errores
  65. Pídele a un amigo que revise tu currículum en busca de errores
  66. Mantén una presencia online limpia, revisa tus perfiles de redes sociales. Puedes ver nuestro artículo sobre la búsqueda laboral en redes sociales haciendo click aquí
  67. Usa hobbies e intereses para justificar tus habilidades cuando sea aplicable
  68. Recorta cualquier dato innecesario que encuentres en tu CV
  69. Busca el email personal de la persona a cargo de la búsqueda. Lee más sobre esto en nuestra guía para la búsqueda laboral haciendo click aquí
  70. Envía tu CV a todas las empresas que te interesen
  71. Aprovecha LinkedIn al máximo, no sólo lo uses para participar en búsquedas, interactúa con gente, networkea
  72. Mantén tu CV alineado con tu perfil de LinkedIn
  73. Optimiza tu perfil de LinkedIn para el puesto aun cuando envíes tu CV en la postulación
  74. Usa la carta de presentación para complementar los datos de tu CV. Puedes ver más sobre esto en nuestra guía para escribir cartas de presentación haciendo click aquí
  75. Prepara un email de agradecimiento para después de la entrevista. Aprende a escribir emails de agradecimiento haciendo click aquí

Para completar el proceso, te recomendamos también que veas nuestro artículo sobre las cosas que JAMÁS deberías poner en tu currículum. Puedes verlo haciendo click aquí.

Artículos Relacionados

Deja un comentario