¿Qué hacer si no tengo referencias laborales? [4 ideas]

Las referencias laborales forman parte del respaldo que los empleadores exigen a la hora de valorar un candidato para un empleo.

Pero no siempre se tienen disponibles, bien sea porque no se ha trabajado antes o porque es imposible de solicitar en el empleo anterior.

Entonces, ¿Qué hacer en estos casos? ¿Me quedo destinado a un trabajo de mal pago por esta razón?

Pues no y aquí te diremos cómo puedes solventar esta situación sin que se te vuelva un quebradero de cabeza ¿Vamos a ello?

Si no tienes referencias laborales, no lo menciones. Si son requeridas durante un proceso de entrevistas, puedes acudir a trabajos que ya hayas realizado, como por ejemplo, en el ámbito académico, o contrataciones independientes. También puedes optar por proponer presentar documentación probatoria de que has tenido otras relaciones laborales, pero que por algún motivo te es imposible contactar a tus supervisores. Otra buena alternativa es intentar aprovechar los medios digitales, como LinkedIn donde puedes incoporar a tu perfil reseñas de tu trabajo. Finalmente, y como última opción puedes probar con reemplazar referencias laborales por referencias personales provenientes de personas que conozcas y que, en lo posible, ocupen puestos laborales importantes.

La importancia de las referencias laborales

Las referencias laborales son documentos que dan fe a un nuevo empleador que eres un buen recurso humano y ejecutas tus funciones de la forma adecuada.

Esto tiene que ver con comportamiento a nivel personal y también con profesionalismo.

El objetivo principal es reforzar el valor que se ha establecido dentro del currículum y demostrar que sí se está capacitado para el puesto y que es el mejor de todo el grupo.

Estas referencias suelen incluir datos como el nombre y apellido, las funciones y el cargo que se tenían en la empresa que la emite, el período de tiempo que se estuvo en ese trabajo y la firma de quien redacta la carta.

Las referencias pueden ser confirmadas por los empleadores a través de llamadas a quien la emitió y donde se aprovechan del momento para conocer mayores detalles sobre los candidatos.

Eso sí, para ejecutar esta acción deberían informarte primero.

El detalle está cuando hemos salido de una empresa por mal comportamiento o por tener numerosas diferencias con nuestro jefe, así no sea culpa nuestra.

En estos casos, las referencias se conocen como referencias laborales malas.

Estrategias para suplantar las referencias laborales

Aunque la mayoría de las empresas son exigentes en cuanto a las referencias laborales, quedará de nuestra creatividad las formas para presentar respaldos de lo que somos capaces de hacer.

1. Aprovechar los trabajos que ya se han hecho

Estos trabajos pueden ser muy variados e incluyen el paso por la universidad y lo que los profesores tuvieron que decir acerca de tu potencial como estudiante.

Un buen ejemplo son los Trabajos de Grado ya que establecen una solución a una problemática presentada en tu campo de acción y qué mejor manera de demostrar que eres muy capaz de dar respuestas.

Además, en ciertos proyectos de asignaturas específicas se ejecutan acciones que podrían servir de base, como los estudios de laboratorio en áreas de ciencias puras, por ejemplo.

Y si se tienen referencias aún mayores como publicaciones en revistas (así sea de la propia universidad) pues mucho mejor.

2. Documentos probatorios de la relación laboral pasada

En este caso suponemos que ya has tenido otro empleo pero que por una u otra razón es imposible obtener una referencia laboral.

Entonces, la idea es utilizar otros documentos que se hayan generado durante el tiempo que prestaste servicios allí, como los reconocimientos, las menciones honoríficas, haber sido condecorado como el empleado del mes, entre otros.

Las evaluaciones de personal son un material muy valioso y si tienes una copia, su uso debería ser casi obligatorio bajo estas circunstancias.

3. Utiliza las herramientas digitales

Hoy en día estamos en capacidad de crear un excelente perfil laboral en función a las herramientas digitales.

El buen uso de estas será desencadenante para obtener las mejores ofertas de empleo en todo el mundo.

1000+ candidatos que COMPITEN contigo reciben nuestros SECRETOS de búsqueda laboral semanalmente ✉️
No dejes que te saquen ventaja😱

Para sacarle provecho, se utiliza un método conocido como portfolio que podrás añadir a tu perfil en casi cualquier plataforma de búsqueda de empleo, como LinkedIn.

Tomando en cuenta que hoy las empresas están más interesadas en ver qué es lo que puedes hacer que en el resto de los asuntos vinculados a la contratación profesional, podría significar una vía de escape si no posees referencias laborales.

Así que no demores este trabajo, empieza a crear la mejor imagen profesional de ti mismo.

4. Intercambia referencias laborales por referencias personales

Es una estrategia arriesgada y desde ya te decimos que no muchos la aceptarán pero más se pierde si no lo intentas.

Se trata de buscar cumplir con las referencias sustituyendo las laborales por las personales y pidiendo a una cierta cantidad de personas de buen nivel profesional y alto valor moral que certifiquen que somos unos buenos candidatos.

En caso que el empleador las acepte, la mitad del camino estará recorrido. Eso sí, asegúrate que quien las genere no sean familiares tuyos ni personas que puedan crear dudas en el entrevistador.

A continuación te dejamos una lista de las posibles personas que podrás utilizar en este sentido:

  • Profesores de la universidad: es una excelente oportunidad porque los profesores son muy bien vistos en el mundo profesional. Por supuesto no valdrá con escoger a cualquiera, necesitas alguno con el que hayas establecido una buena relación durante tu tiempo universitario y que sea capaz de reflejar en el documento tus habilidades y aptitudes.
  • Instructores de actividades extracurriculares: aunque no se relacionen de forma directa al trabajo que estés buscando, pueden asociar a tu perfil una serie de características relevantes. Por ejemplo, si tienes buena actuación en un equipo de fútbol, eso demostraría que eres bueno con tus relaciones interpersonales y que sabes cómo trabajar en equipo.
  • Supervisores de organizaciones sin fines de lucro: es una de las referencias más valiosas que podrás obtener por el valor que imprimen a tu sensibilidad como persona. En este ítem aplican actividades como la caridad o el apoyo a obras sociales.

Acciones para recopilar referencias laborales antes de buscar un empleo

Uno de los mayores problemas que tenemos es que solo pensamos en las referencias laborales al momento en que necesitamos un nuevo empleo, pero este es un trabajo que deberíamos ir haciendo con constancia.

Cada uno de los documentos que vayas obteniendo de un empleo deberás mantenerlos archivados por si podrían ser de utilidad en un futuro, sobre todo si sales de ese lugar de trabajo con malas relaciones.

En otros casos, es un buen plan solicitar la referencia antes de que el finiquito se genere, de manera que ya tengas cubierta esa necesidad y puedas mantenerla en un archivo físico y ojalá que digital también.

De hecho, cuando los despidos se dan sin un buen respaldo, esta es una de las condiciones que puedes colocar para evitar presentar la denuncia ante los entes competentes.

Mantén anotados los contactos de la empresa y establece con detalle las funciones que cumplías y el cargo que tenías. Incluso podrías hablar con tu jefe inmediato, de ser posible, para que te genere una referencia profesional de recomendación, en caso de que la corporativa sea de difícil acceso.

Evita las referencias falsas

Después de haber revisado todo lo anterior, lo que nos queda es darte la advertencia más importante: no coloques referencias falsas solo para cubrir el trámite porque podría hacerte perder todo el camino que has avanzado.

Las referencias laborales no se colocan dentro del currículum sino que corresponden a un paso superior, cuando ya la entrevista se ha generado.

Esto quiere decir que tu currículum ha hecho su trabajo y has dejado una buena impresión en la entrevista o entrevistas siguientes.

Así que por favor no lo arruines en este paso.

Aunque se han visto casos en que los candidatos aprueban el recorrido y son contratados, de descubrirse en algún momento que las referencias ofrecidas al inicio son falsas, el despido será casi seguro.

Lo que sí podrías hacer es omitir información que perjudique tu buen perfil profesional. Por ejemplo, si has desarrollado proyectos en 3 empresas durante 15 años, pero en tu último empleo por una u otra razón no te fue bien y solo duraste 2 meses, es mejor no incluirlo.

Mejor será que el empleador piense que te tomaste un descanso o que estabas de paro que dañar tu buen desempeño anterior. En todo caso, realizar esta acción no es nada reprochable.

Una mala referencia no es una sentencia

Lo último a lo que haremos referencia, y que seguro te dará mucha tranquilidad, es que tener una mala referencia no traduce que no podrás encontrar un buen empleo nunca más.

Cuando los reclutadores o empleadores necesitan establecer un perfil muy bien estudiado sobre un candidato, generalmente no se basan en una sola referencia.

Es por ello que aunque un antiguo jefe pueda dar una mala referencia sobre ti, el resto (que serán mayoría según la cantidad de referencias que tengas) hablarán bien y entonces quien realiza las entrevistas notará que ese es un caso puntual y que no vale la pena tomarlo en cuenta.

Las referencias laborales deberían tomarse como una opción de provecho para lograr conseguir ese anhelado puesto y parte de que todo marche bien se basa en que tomemos las mejores decisiones.

Algunas veces estas escapan de nuestras manos, entonces tendremos que mantener una actitud calmada y buscar alternativas que nos permitan hacer frente a esta situación. Recuerda la importancia de mantener tus archivos en orden y así evitarás que en el momento que necesites los documentos estés corriendo de un lugar a otro buscando lo que te hace falta para ser seleccionado dentro de cualquier oferta laboral.

Artículos Relacionados

1 comentario en “¿Qué hacer si no tengo referencias laborales? [4 ideas]”

Deja un comentario