¿Qué son las habilidades transferibles? [Distintos tipos]

Las habilidades transferibles son todas aquellas destrezas que pueden ser utilizadas en cualquier tipo de trabajo.

Es decir, no forman parte de una profesión específica, sino que sirven para cualquier perfil.

Entre más habilidades transferibles tengas, mejor será para tu perfil profesional porque tendrás capacidad de adaptarte a distintos escenarios de trabajo.

Las habilidades transferibles son todas aquellas capacidades adquiridas en un puesto laboral pero aplicables a cualquier otro. Estas habilidades se encuentran entre las más deseadas por los empleadores. También puede conocérselas como «habilidades blandas». Estas aptitudes pueden categorizarse dentro de distintos rubros tales como la comunicación, las analíticas, las de liderazgo, las de iniciativa, las de resolución de conflictos, las de negociación y las de trabajo en equipo, entre otras.

¿Te interesa saber más sobre este concepto y cómo puedes implementarlo a tu vida? Vamos adelante.

¿Por qué desarrollar las habilidades transferibles?

La búsqueda de empleo no es una tarea sencilla y son muchos los aspectos en los que hay que ponerse a punto para destacar sobre la competencia.

Dos contadores ejercen las mismas funciones y lo que diferencia a uno del otro tiene que ver con otros aspectos de su experiencia y personalidad.

Y en los aspectos personales es que guardan relación las habilidades transferibles.

Que un contador tenga capacidad para llevar adelante una reunión y mostrar los balances y explicarlos con fluidez es algo muy valorable.

Aunque es obvio que no está dentro de las características fundamentales para desarrollar su profesión.

Es por eso que las habilidades transferibles se hacen tan importantes, porque las empresas están cada vez más interesadas en aquellos profesionales que les puedan aportar mucho más que sus conocimientos universitarios.

Características de las habilidades transferibles

Para comprender con mayor facilidad qué son las habilidades transferibles, vale la pena enlistar las características que estas poseen:

  • Suelen ser aprendidas durante la vida. En algunos casos muy puntuales las podemos recibir a través de un aprendizaje formal.
  • Pueden ser aplicadas en cualquier profesión, por lo que acompañarán al que las tenga así realice un cambio de puesto de trabajo o de especialidad.
  • Son fáciles de ir aumentando a medida que nos desarrollamos en el campo profesional.
  • Representan un plus muy valioso a la hora de conseguir el primer empleo.
  • Facilitan conseguir ascensos.

Áreas en las que se pueden desarrollar habilidades transferibles

Existen muchas áreas donde es posible que dispongas de una o varias habilidades transferibles.

Aquí veremos un conjunto de ellas así que prepárate para apuntar las que hagan falta a tu nueva versión de currículum mejorado.

Habilidades en materia de comunicación

La comunicación es fundamental en cualquier organización y que una persona tenga facilidad para ejecutar comunicaciones de cualquier tipo es muy valioso.

Aquí se incluyen tanto las que tienen que ver con el plano oral (oratoria, comunicación no verbal, poder de persuasión, ser buen oyente), como con el escrito (redacción, ortografía, estilo, asertividad).

Aunque digamos que todos tenemos una innata capacidad para comunicarnos, no se trata solo de saber hablar o de saber escribir. Se trata de hacerlo bien, con calidad.

Habilidades en materia de relaciones interpersonales

No somos seres ermitaños y lo más seguro es que todos tengamos familia y personas con las que nos contactamos a diario.

Pero en este caso se trata de algo mucho más profundo, tiene que ver con la capacidad para trabajar en equipo, evitar y ayudar a resolver conflictos, ayudar a otros, motivar, entre otros.

Aunque no se tenga un buen día siempre, que la cara de gruñón no sea la que prevalezca.

Habilidades en materia de gestión

Este es un punto muy relevante cuando se trabaja en un área corporativa o de dirección.

Está vinculado a la ejecución de proyectos, acciones ante las crisis, liderazgo para evitar el caos, pensamiento estratégico, creatividad para el desarrollo de propuestas innovadoras.

Habilidades ligadas a la personalidad

Se trata de esos elementos propios que van sumados a tu personalidad y que difícilmente alguien más te ha enseñado. Digamos que una persona que las tiene es así desde la niñez.

1000+ candidatos que COMPITEN contigo reciben nuestros SECRETOS de búsqueda laboral semanalmente ✉️
No dejes que te saquen ventaja😱

Aquí aplicaría la empatía, la tolerancia, el buen sentido del humor, el positivismo, la practicidad, entre otros.

Muchas personas pueden tener numerosos amigos, pero no todas tienen la facilidad de hacerlos apenas entra a un lugar ¿Notas la diferencia?

Habilidades aprendidas a través de cursos o talleres

Son un grupo de ciertas habilidades que se pueden desarrollar a partir de una instrucción corta.

Estas se logran incorporar al día a día por medio de su repetición constante después de culminada la formación y difícilmente se logran olvidar si se han internalizado bien.

Aquí se incluiría la gestión del tiempo, la productividad, la administración de recursos, la toma de decisiones, el desarrollo de la competitividad, entre muchos otros.

En muchas empresas se aseguran de que su personal esté constantemente vinculado a estas formaciones cortas para asegurar que sean cada vez más habilidosos.

Habilidades en el área técnica

Todas estas se producen a raíz de un aprendizaje orientado o por interés propio, pero que se basan en el arte de saber utilizar algo.

Aquí aplicaría el uso de ciertos programas informáticos como el paquete de Office, el uso del correo electrónico (y los añadidos de Google como Google Calendar o Google Drive, por ejemplo), entre otros.

Recuerda que las habilidades transferibles son aquellas que puedes orientar a cualquier tipo de profesión. Por ende, en este caso no aplicarían habilidades en el uso de Photoshop, Autocad, etc. ya que solo funcionan para determinados objetivos.

La incorporación de las habilidades transferibles al currículum

Definir cuáles son tus habilidades es indispensable para que las puedas reflejar en tu currículum.

Darles el lugar que le corresponde y asegurarse que las mismas estén muy bien alineadas a los intereses de la empresa, será los puntos más valiosos para ti.

Por ejemplo, si buscas empleo como asistente ejecutivo en una empresa que comercializa productos con Japón, dominar el idioma japonés (o el inglés como mínimo), será un plus extraordinario para ti.

Además, cuando se tienen muchas habilidades que son realmente útiles para el trabajo de la organización, se puede aspirar a tener un salario más alto.

¿Cómo aplicar las habilidades transferibles al cambio de profesión?

Cambiar de profesión es algo que se está viendo en los últimos tiempos con cierta regularidad, sin importar si tienes 30 o 40 años.

Esto ha traído consigo la necesidad todavía más imperiosa de prestar suficiente atención a las habilidades transferibles para no empezar el camino desde cero.

Si tomamos en cuenta que estas habilidades forman una parte importantísima de nuestra estructura profesional, es mucho más interesante reconocerlas en nosotros mismos sin esperar a que alguien nos pregunte cuáles son.

El caso es que no siempre es así y terminamos estableciendo nuestras habilidades en función a los requerimientos específicos de una profesión como si esto nos fuese a dar una mejor perspectiva ante la búsqueda de empleo.

Veamos un ejemplo.

Si una maestra define dentro de su currículum habilidades como:

  • Elaboración de planificaciones según las disposiciones ajustadas al grado.
  • Valoración cualitativa y cuantitativa de los estudiantes.
  • Disposición para comunicarme de manera efectiva con los padres y representantes.

Y así sucesivamente. Parecerían de buenas a primeras una bonita relación de cosas que esa maestra sabe hacer, pero al final ¿no es lo mismo que deberían hacer todas las maestras?

Entonces, para dar un plus mayor a nuestro perfil, la idea será explotar las habilidades transferibles que tenemos y que pueden ser de utilidad al puesto.

Vamos a trabajar con el mismo ejemplo, pero cambiando un poco las habilidades:

  • Dominio de Microsoft Excel para llevar en orden las calificaciones y asistencias de los estudiantes y generar gráficos de análisis.
  • Capacidad para gestionar eficazmente el tiempo, ya sea el asignado para las clases, como en la proyección de la planificación anual.
  • Facilidad para el uso de estrategias prácticas que ayuden a los niños a comprender mejor los conceptos.

Para que lo veas más claro, te queremos decir que han pasado 10 años desde que esa maestra hizo eso y ahora está buscando empleo como asistente freelance. Entonces, así está presentando sus habilidades ahora:

  • Dominio de Microsoft Excel para llevar en orden todas las facturas, ingresos y gastos mensuales. Así como la generación de gráficos para facilitar los análisis numéricos y las comparativas.
  • Capacidad para gestionar eficazmente el tiempo, estableciendo un período acordado para cada actividad dentro de la agenda y dejando un espacio específico por si surge algún imprevisto.
  • Facilidad para el uso de estrategias prácticas de organización y cambio de actividad, sin que disminuya la concentración.

Ya ves como las mismas habilidades de esta maestra fueron modificadas para un trabajo totalmente distinto y de eso es que se trata.

Pasos para determinar cuáles son tus habilidades transferibles

Aunque ya te hemos puesto muchos ejemplos en los apartados anteriores, ahora te dejaremos un paso a paso para detectar aquellas que no hemos mencionado pero que sí tienes:

  1. Define todo lo que sabes hacer, sea de tu trabajo, de tu universidad, del equipo de fútbol, de otro deporte individual, etc.
  2. Asocia las habilidades que son necesarias para desarrollar esa función. Por ejemplo, en el fútbol no es solo patear el balón, también hay que saber trabajar en equipo, aplicar estrategias, resolver problemas y hasta es necesaria la creatividad.
  3. Cuando termines, léelos uno por uno y detecta cuáles son aquellas habilidades que podrías aplicar en cualquier otra profesión.

Un buen ejercicio es seleccionar 2 o 3 profesiones distintas a las tuyas y verificar de qué manera esas habilidades serán aplicables a ellas. ¿Qué tal si después nos cuentas como te fue en los comentarios?

Artículos Relacionados

Deja un comentario