Preguntas íntimas en una entrevista [Dónde está el LÍMITE]

Todo proceso de selección de personal lleva consigo entrevistas de trabajo que tienen como objetivo conocer más al candidato. Sin embargo hay ciertas cuestiones personales que no deben entrar en juego en ese interrogatorio porque no son condicionantes para el desempeño laboral del trabajador. El entrevistado no debe responder estas preguntas si se siente incómodo.

La importancia de conocer sobre el candidato tiene un límite

A lo largo de los años, el mercado laboral perfeccionó sus técnicas de búsquedas de trabajadores y alcanzó su máxima profesionalización con la llegada de los especialistas en recursos humanos. En la actualidad toda búsqueda de trabajadores para cubrir puestos de trabajo trae aparejada una entrevista que es inherente al proceso de selección y que tiene como propósito conocer más al candidato.

Si un candidato llega a la entrevista es porque ha pasado el filtro de que los reclutadores hayan quedado impactados con su currículum y lo consideren una persona apta para el puesto. Toda la información laboral que debe brindar ya está inserta en ese documento.

Muchas veces los reclutadores van un poco más allá y hacen preguntas referidas a la cantidad de hijos, al estado civil o a la planificación familiar del candidato que nada tienen que ver con su posible desempeño laboral o con la trayectoria en determinada empresa. Esto sucede muy a menudo y no es válido porque  representa un cierto grado de discriminación o de vulneración de la intimidad del candidato.

Para la ley, generalmente en todos los países del mundo, este tipo de preguntas es ilegal, pues todas las personas son iguales ante las normativas, independientemente de su sexo, raza, religión, opinión o cualquier otra condición social.

Hay puestos donde la información requerida es relevante para el desempeño del trabajador pero debe representar  una investigación mínima y necesaria. El entrevistador en este caso, debe explicar al trabajador que excepcionalmente se hará una pregunta íntima porque es fundamental para su desempeño en el puesto pero que, sin embargo, no está normalizado realizarla.

Muchas veces el empeño de una empresa en conocer datos íntimos de los candidatos viene desde la publicación de las ofertas de empleo donde se establece determinado sexo, origen, edad, estado civil o creencia política.

¿El candidato debe contestar a preguntas de este tipo?

La respuesta es controvertida. Si se trata de una pregunta que es trascendente para el desempeño laboral del trabajador, el candidato debe conocer la mejor forma de responder sin que signifique un perjuicio para el proceso de selección que está llevando adelante.

Por otro lado, el candidato no tiene la obligación de contestar a preguntas que sienta que no están relacionadas con el puesto de trabajo al que se está postulando o que atenten contra su intimidad. Existen dos opciones: o mantener silencio o responder que es una pregunta de índole personal que no modificará su desempeño en el trabajo. En cualquiera de los casos debe hacerlo con cordialidad y manteniendo las formas.

La educación, la neutralidad y la amabilidad son claves para no entrar en discusiones con los entrevistadores y dejar que la entrevista siga su curso con normalidad. Puedes solicitar también que te brinden información del porque quieren conocer ese dato y si tiene algo que ver con tu posible desempeño en el trabajo. Asimismo puedes responder con una frase del tipo “‘no me acabo de sentir cómodo con esta pregunta, pero si para el proceso de selección es importante yo intentaré responderla”, dejando en claro que este trabajo es importante para ti.

Si un candidato está muy interesado en un puesto de trabajo, probablemente conteste a las preguntas sobre aspectos personales, teniendo en cuenta que no hacerlo, podría jugarle en contra en el proceso de selección. Sin embargo esos datos deben quedar guardados como confidenciales dentro de la empresa como si fuera un secreto de complicidad entre el entrevistador y el candidato.

Puede ser que se trate de un problema de salud, que se encargará de develarlo el resultado de los estudios pre- ocupacionales (análisis y evaluaciones médicas que se realizan antes de ingresar a un puesto de trabajo) y no los entrevistadores. En cualquier caso una entrevista debe centrarse en conocer las destrezas de los candidatos. Ten en cuenta que lo que se debe evaluar es el perfil profesional, las competencias del candidato y como estas encajarán dentro de un puesto de trabajo.

¿Qué preguntas íntimas podrían hacerte en una entrevista laboral?

A pesar de que las normativas establecen que no es válido preguntas cosas relacionadas a la intimidad y al ámbito personal de un candidato, muchas empresas continúan haciéndolo, generando un momento de tensión entre el entrevistador y el candidato.

Entre las preguntas íntimas más comunes que pueden hacerte están:

  • ¿Con quién vives?: ya sea que vivas solo o que convivas con otras personas no es una cuestión de incumbencia de la empresa ni modificará tu desempeño laboral.
  • ¿Tienes pareja?: que salgas a cenar por la noche con la persona que elegiste compartir la vida no representará un cambio en la forma en la que desarrollas tu trabajo.
  • ¿Estás pensando en casarte?: bajo ninguna circunstancia legalizar tu unión con otra persona hará que seas mejor visto por tus compañeros de trabajo o tus jefes y no representa una información relevante para tu desempeño profesional
  • ¿Tienes quien cuide a tus hijos?: este problema pertenece exclusivamente al núcleo familiar del trabajador y si eventualmente necesita faltar a su puesto de trabajo lo hará con o sin una persona al cuidado de su familia.
  • ¿En qué trabaja tu pareja?: claramente no es una situación relevante para una entrevista laboral, pues aquí el protagonista eres tú y tu trabajo no estará condicionado por el de la otra persona.
  • ¿Cómo administras los gastos de tu hogar?: si eso es un condicionante para que la empresa decida cuanto pagarte de salario no están en la posición más acertada.

También existen otro tipo de preguntas que pueden resultar un tanto discriminatorias en cualquier lugar del mundo. Entre las preguntas que se realizan con más frecuencia están:

  • Estado civil: muchas veces esta pregunta se utiliza para descartar de manera inmediata a una candidata o un candidato que tiene formada una familia o piensa hacerlo por pensar que los hijos limitarán el desarrollo profesional. Sin embargo una empresa debe permitirle a un trabajador conciliar la vida personal y profesional. En vez de una pregunta tan directa, sería correcto que un entrevistador consulte sobre la disponibilidad horaria o si existe algún motivo que le impida viajar.
  • Condición física: la altura, el peso y algún tipo de discapacidad no visible que pudiera presentar el candidato no deben ser condicionantes de una entrevista laboral. Sin embargo, el trabajador si debe poder presentar las condiciones físicas para llevar adelante las tareas requeridas para el puesto.
  • Antecedentes familiares: los orígenes del candidato no deben ser condicionantes para su buen desempeño laboral. Un candidato puede venir de familia con condiciones socioeconómicas sumamente bajas y sin embargo desarrollar su carrera profesional de manera impecable, o viceversa.
  • Creencias: la religión, política y creencias que profesa un candidato son cuestiones simplemente de él siempre y cuando no atente contra la libertad de culto y creencias de otro trabajador.

¿Qué tipo de preguntas pueden llegar a hacerte en una entrevista y son correctas?

Así como hay ciertas preguntas que no pueden hacerte porque se trata de aspectos íntimos de tu vida personal, en una entrevista de trabajo hay algunas otras preguntas que siempre estarán presentes y están enfocadas a conocer sobre el desempeño laboral que hayas tenido en otras empresas, como enfrentas los desafíos en el trabajo, como te relacionas con tus pares y como te comportas de acuerdo al puesto.

Entre las preguntas que podrían hacerte están:

  • ¿Qué es lo más importante que hiciste en la vida?: trata de mencionar aquí algo que sea representativo de tu vida laboral y algo representativo de tu vida personal. Ninguna empresa quiere una máquina sin sentimientos que trabaje 24 horas los siete días de la semana. Muestra también tu humanidad.
  • Te pedirán que hables de tus logros que debes enfocarlos en el trabajo y las experiencias anteriores que has tenido. Puede ser que a modo de indagar un poco más en tu personalidad te pregunten que logros has tenido en tu vida personal.
  • Te pueden pedir que te describas en una sola palabra y aquí debes combinar lo que tú mismo piensas de ti con una respuesta que sea recordada para siempre.
  • ¿Cómo sería tu ambiente de trabajo ideal?: todos sabemos que el ambiente de trabajo ideal no existe pero trata de ser lo más positivo posible en la respuesta.
  • ¿Te tocó liderar un grupo alguna vez?: si fuiste monitor de los Boy Scouts en tu adolescencia eso no cuenta, debes brindar información certera sobre alguna experiencia laboral.

¿Cómo reaccionas cuando no puedes cumplir con tus metas?: trata de mostrarte como una persona comprensible de sí misma y flexible frente a las dificultades pero que puede seguir intentando cumplir sus metas cuantas veces sean necesarias.

Finalmente, si estás en proceso de búsqueda, tal vez te interese nuestro artículo con las 103 preguntas que seguramente te hagan en tu próxima entrevista. Puedes verlo haciendo click aquí.

Artículos Relacionados

Deja un comentario