Remuneración pretendida en la carta de presentación

Nuestra recomendación habitual es evitar solicitar un requerimiento salarial determinado, en lo posible, hasta que la empresa haga una oferta.

No obstante, en los casos donde la empresa solicita incorporar una remuneración pretendida a la aplicación, mencionar la expectativa salarial de una manera amena, sutil, y con educación podría acercarte a conseguir el empleo que buscas. Por ello a continuación te compartiremos algunos consejos.

Allí se plantean variados interrogantes: ¿Qué valor indicar? ¿Podrán rechazarme si pongo un valor muy alto? ¿Y si coloco un valor muy bajo o menos de lo que estarían con disponibilidad para abonar?

Si se te requiere incluir remuneración pretendida en una solicitud de empleo, es recomendable que lo hagas en tu carta de presentación. Infórmate previamente sobre qué sería justo y sé directo. No des rodeos para mencionar tu valor. Justifica lo que solicitas en función a tu experiencia y habilidades.

Te daremos, a continuación, algunas recomendaciones para superar estas circunstancias. Pero la primera indicación que podremos darte es que si en la candidatura de trabajo a la que quieres postularte se solicita específicamente este dato, no debes omitir incorporarlo.

La compañía otorgará una serie de requisitos en la vacante para limitar los candidatos a los que les hará una entrevista laboral, teniendo en cuenta el volumen de curriculums y documentos que reciben a diario los reclutadores o los responsables de recursos humanos.

El candidato que no responda correctamente con todos los requisitos solicitados genera poca confianza y directamente puede ni siquiera ser tenido en cuenta con la posibilidad de una entrevista.

¿Quieres que tu CV destaque del resto? Prueba nuestro pack de plantillas profesionales y en tan sólo 5 minutos estarás sacándole ventaja al resto de los candidatos. Se adaptan a tu perfil y son fáciles de editar en Word. Consigue 15+ plantillas profesionales para completar aquí.

Entonces, ¿Qué hacer para incorporar la pretensión salarial a la carta de presentación y cómo hacerlo? A continuación, algunas sugerencias, que te serán útiles para preparar en tus documentos tus expectativas salariales

Consejos para incorporar tu pretensión de salario en tu carta de presentación

Para poder darle la información a quienes harán el proceso de selección de cuánto quieres ganar en la vacante a la que te apuntaste, debes primero analizar en el mercado de manera objetiva cuál es el valor del puesto y de tu perfil. Debes hacer un análisis de tu recorrido profesional en el rubro, y si posees especialización en el mismo o no. Una vez que esto lo has hecho, solo resta seguir los siguientes pasos:

  • La remuneración pretendida nunca debe incluirse en el CV. Éste es un documento que posee datos personales y, generalmente, público. Es decir que cualquier persona podría visualizar dicho documento y tus pretensiones salariales son parte de un ámbito privado, y allí deberían quedarse.
  • Menciona la expectativa salarial como un intervalo o abanico entre márgenes. No incluyas una cifra específica ya que, de esta manera, queda la negociación abierta y así, siempre estará la posibilidad de que la propuesta también sea interesante para la compañía. Incluso aprender tu salario en el CV o en la entrevista es importante. Las habilidades para la negociación son aptitudes, además, altamente valoradas por cualquier reclutador.
  • Indica un valor anual bruto. Al reclutador siempre le será más sencillo trabajar con estos valores, que con netos o mensuales. Sin embargo, ten en consideración el formato en el que lo solicite la oferta laboral.
  • Se sugiere no incluir en esa suma los pagos extras en la cantidad anual, por lo que simplemente menciona que ese importe responde a 12 mensualidades.
  • Si no es tu primer empleo, es una tarea más sencilla. Podrías basarte en el último salario bruto anual para que puedas definir e incluir tus expectativas. Incluso indicar que lo que cobras en la actualidad es lo que esperas te reditúen en el nuevo puesto
  • La información de la pretensión salarial suele ubicarse al final de la carta de presentación, para que no distraiga o tenga alguna influencia en el análisis que hace el reclutador de tu perfil profesional.
  • Si el empleo al que te apuntas es de media jornada, no olvides especificar el salario específico con ese caso. Incluso, podrías incorporar ambas variables. Salario bruto anual para x horas semanales, y salario bruto anual para jornada completa.

¿Cómo decidir qué valor incluir como expectativa salarial?

Por supuesto que no es una respuesta sencilla y posee cientos de variables, principalmente en qué mercado eres profesional, y tu recorrido y especializaciones, pero veamos con más detalle qué aspectos considerar para hacer una evaluación lo más acertada posible:

  • Tus circunstancias específicas ¿Tu búsqueda comenzó por un cambio laboral hacia otro mucho mejor, o en realidad, hace meses que no estás empleado?
  • El puesto que deseas: ¿Es una posición relacionada a lo operativo o conlleva una destreza técnica específica? ¿Hay mucha oferta de empleados para esa misma vacante o suele ser un puesto que se dificulta en cubrirlo fácilmente?
  • En qué etapa de tu carrera estás: ¿Eres estudiante, recientemente graduado o ya llevas años de recibido con mucha experiencia en el mismo puesto o similares?
  • La compañía para la que quieres trabajar: ¿En qué industria se desarrolla? ¿Es multinacional o pequeña empresa?

En todos los aspectos, es fundamental que realices un análisis con anticipación con el fin de saber cuál es el nivel de salario que aplica para esa posición. En Internet sueles encontrar información de este estilo.  Sin embargo, contempla todas las aristas personales que se involucran en tu perfil, y en lo que mereces obtener en función de los factores recién indicados.

x
Cómo hacer un BUEN CV video

Ejemplo de pretensión salarial en la carta de presentación

Si bien la carta de presentación posee más información que debes incluir y estructurar, el ejemplo a continuación solo remite al contenido de la misma:

“Estimada Gerenta Gómez, soy farmacéutico con más de 15 años de recorrido laboral en la industria química, y principalmente en los sectores de calidad de drogas para medicamentos, por lo que considero ser la persona que se amolda correctamente a la vacante de Jefe de Control de calidad que han ofertado.

En mi CV adjunto, podrá verificar que basándose en mi experiencia laboral cumplo con los requisitos requeridos para la posición.

Los términos en relación al salario que pretendo es de 18000 a 20000 euros anuales brutos, a negociar en función de las responsabilidades que conlleve el cargo, y las prestaciones incluidas como parte de la contratación.

¿Te encuentras en plena búsqueda laboral? ¿Quieres dar el próximo gran salto en tu carrera? Nosotros nos encargamos de todo lo que necesitas para lograrlo. Te brindamos plantillas profesionales, ejemplos y guías para que tu aplicación destaque del resto. Consigue el empleo de tus sueños con nuestra ayuda.

Ayuda con tu CV y LinkedIn

¡Quienes eligen nuestro pack de plantillas profesionales tienen 3 veces más chances de ser llamados a entrevistas!

Nuestros usuarios dicen:

Kit de Crecimiento Profesional Kit de Crecimiento Profesional Kit de Crecimiento Profesional

Si desea que coordinemos una entrevista quedo a disposición en mí número telefónico xxxxx o por correo electrónico a xxxx@gmail.com para confirmar día y horario.

La saludo cordialmente a la espera de sus novedades”

Conclusión

Como en cualquier negociación, siempre habrá alguien que oferte y otro que reciba la propuesta. Por supuesto que, en la búsqueda y elección de un empleo, el salario no debe ser la única razón por la que movilices un cambio o te guíes para definir si aceptas o no una vacante. De la misma manera, que cualquier compañía no designaría a sus empleados solo por lo que quieren obtener en salario, sino que evaluará los aspectos del perfil del candidato, y se amolda a su empresa. 

Si recién estás comenzando en el mercado laboral, considera la vacante de empleo como una “inversión” para obtener la experiencia que necesites y así contar con mayores posibilidades de crecer en un lugar donde puedas demostrar tus habilidades. Si eres junior, a veces es recomendable que no te bases en la pretensión salarial, sino en el valor que tendrá en sí la experiencia obtenida de ese empleo.

Si ya eres semi senior y posees algo de experiencia, seguramente, estés buscando alguna mejora económica que venga alineada con posibilidades de desarrollo de tu carrera. Allí deberás realizar un análisis pormenorizado de cada candidatura y de las prioridades y las ponderaciones que tengas sobre el empleo.

Finalmente, si eres senior, probablemente seas muy valorado por las compañías. Entonces, deberás ser tú quien se valore inicialmente, y coloques un precio a tu recorrido laboral y habilidades. Un senior que por temor a superar la pretensión de lo que está dispuesto a pagar una compañía, coloca menos dinero en sus expectativas, en realidad corre el riesgo de ser etiquetado como poco ambicioso y que tal vez no sea para semejante cargo de responsabilidad.

Si tú no valoras tu recorrido y carrera, tampoco lo hará una compañía.

Artículos Relacionados

Deja un comentario