¿Qué hacer si odias tu trabajo? [7 consejos si no puedes dejarlo]

En algún momento, todos  hemos pasado por esta situación, por lo tanto no te sientas solo. Lo importante es darte cuenta de esta realidad y hacer algo al respecto con planificación y planteándote objetivos claros.

¿Qué hacer si odias tu trabajo? Si no puedes dejarlo por motivos personales y/o económicos, en primer lugar debes definir si el problema es tu empleo o es otra parte de tu vida. Teniendo eso claro deberás conservar la calma, y comenzar a diseñar un plan que te permita hacerte de las habilidades y experiencias necesarias para, dentro de poco tiempo, encontrarte en condiciones de cambiar de ámbito laboral, o bien mejorar tu situación actual.

El trabajo toma mucho de nuestro tiempo

Una persona con suerte inicia su vida laboral mediando los 20 años, pero otros inician a los 18 cuando alcanzan la mayoría de edad. Si la trayectoria laboral los acompaña y logran obtener un retiro trabajarán hasta los 60, 70 o promediando esas edades. Esto quiere decir que pasamos más tiempo de nuestra vida trabajando que haciendo cosas que nos gustan o estudiando.

Teniendo en cuenta esto, un trabajo debe darte plenitud, de lo contrario empieza por afectar tu salud, tu vida familiar, tu economía, tus amistades y muchos otros espacios de tu vida que no pertenecen a lo que básicamente, haces para sobrevivir y tener dinero.

No estás solo o sola en este camino, pues alrededor del mundo existen miles de personas que no están contentas con su empleo y que trasladan esta situación a su vida cotidiana más allá del horario laboral. Probablemente, la gente que odia su trabajo sigue haciéndolo porque necesita el dinero y no puede renunciar de buenas a primeras.

Los expertos en recursos humanos aseguran que un trabajo para el desarrollo óptimo de la persona debe cumplir con tres propósitos: sacar lo mejor que la persona tiene para brindar, hacerla sentir bien con ella y sacar lo más valioso que tiene no simplemente para conseguir dinero.

Como dejar mi trabajo de manera planificada

Si odias tu trabajo actual lo más probable es que ya tengas tomada la determinación de renunciar, siempre y cuando tengas el sostén económico para poder subsistir un tiempo sin ganar ningún salario. Lo importante aquí es planificar como seguir de aquí en adelante y como cambiar de trabajo.

Para ello debes definir:

  • Un objetivo: es decir a dónde vas a ir (otra empresa, un emprendimiento propio)
  • Como vas a llegar allí: se trata de trazar un plan que debe cumplirse en determinado tiempo para llegar a la meta.
  • Las herramientas con las que vas a moverte de un trabajo hacia el otro (currículum vitae, contactos)

A la hora de cambiar de trabajo tienes dos opciones: o crear tu propia empresa o trasladarte a otra empresa. A continuación te contaremos más sobre estas dos opciones.

A la hora de crear tu propia empresa debes tener en cuenta que tendrás libertad de horarios, no tendrás jefes y puedes aumentar rápidamente tu salario. También puedes trabajar desde donde quieras y elegir el tipo de clientes.

Consigue trabajo en 2 semanas con la ayuda profesional de Curriculado

Pero también puede tener algunas contras como más gastos y la incertidumbre de saber cuánto facturarás cada mes. No tendrás vacaciones pagas ni otros beneficios de salud, por ejemplo, que tendrán que correr por tu cuenta.

Si tu propósito es trabajar para otra empresa, siempre debes seguir algunos pasos para que la búsqueda de un nuevo trabajo sea exitosa:

  • Crear un buen currículum (que sea corto y mencione solo las habilidades del puesto al que te postulas)
  • Estudiar a la empresa a la que te postulas o a la que envías tu autocandidatura
  • Hacer una lista de las preguntas más frecuentes en una entrevista de trabajo para tener éxito en esta etapa.
  • Tomar este proceso con calma y no permitir que el odio actual hacia el trabajo empape este nuevo comienzo con sentimientos negativos. Es borrón y cuenta nueva.
  • Los objetivos que te propones deben ser alcanzables por ti.

En curriculado tenemos un artículo sobre cómo comunicar la baja voluntaria. Puedes verlo haciendo click aquí.

¿Qué hacer si no puedes dejar el trabajo?

Probablemente tu rubro sea muy difícil a la hora de encontrar ofertas laborales o no puedes renunciar por razones monetarias o personales. En ese caso debes ver un poco de luz al final de la oscuridad y tener en cuenta algunas cuestiones que te ayuden a soportar mejor tu trabajo. Te dejamos algunos consejos:

  1. Analízate a ti mismo y comprueba si es tu empleo el que no te hace feliz o si el infeliz eres tú: puedes empezar terapia o analizarlo de manera personal con prácticas como la introspección o la meditación. Lo importante es que realices un click en tu cabeza y puedas cambiar el chip.
  2. Nunca te desahogues en la oficina. Hazlo en otro lado porque así podrás liberarte de esa negatividad: siempre habrá personas dispuestas a escucharte, pero trata de aguantar tus lágrimas o tus ganas de gritar hasta llegar a casa. Desahogarte en la oficina no solo te hará tener un mal día, sino que le demostrará a tus compañeros que odias tu trabajo y podría hacerse un embrollo mucho mayor.
  3. Ten en cuenta que este empleo no será para siempre: seguramente apenas encuentres un trabajo mejor podrás dejarlo, por eso tómalo como algo pasajero que se acabará en algún momento.
  4. Elige una actividad que te guste para que tus días no sean tan pesados: puedes elegir ir al gimnasio o hacer yoga a la salida de la oficina, eso te permitirá tener motivación a lo largo del día y ver esa actividad como una recompensa por haber completado un día más de trabajo.
  5. Toma tu trabajo con buen humor: sabemos que lo odias pero intercambiar bromas con tus compañeros de trabajo puede hacer el ambiente laboral mucho más ameno.
  6. Se productivo en el trabajo: que odies tu trabajo o el hecho de que sepas que se terminará en algún momento, no quiere decir que debas ser flojo. Trata de realizar tus actividades como correspondan cumpliendo los objetivos y los plazos que se te imponen, eso hablará bien de ti como trabajador y te permitirá irte de la mejor manera cuando llegue el momento de renunciar.
  7. Empieza a buscar otro mejor: lo peor que puedes hacer como profesional es esperar que llegue el trabajo ideal para ti sentado detrás de la pantalla de una computadora. Busca ofertas, envía tu currículum y sal a buscar ese trabajo que tanto esperas.

El trabajo perfecto no existe

La máxima de que el empleo perfecto no existe es ampliamente utilizada por profesionales de recursos humanos y algo de razón tienen. Es que en las empresas siempre existen cosas a favor y cosas en contra, que logran un equilibrio en un puesto que no es el ideal, pero que se asemeja lo más posible a los intereses de una persona. Buenos o malos jefes, excelentes o pésimos ambientes de trabajo, todo pesa a la hora de poner sobre la balanza lo positivo y lo negativo de los trabajos.

Buscar constantemente el empleo perfecto puede hacernos caer en la frustración laboral porque el sueldo no es acorde, no tenemos desafíos y caemos en el aburrimiento, o porque no tenemos un horario conveniente.  La perfección de un empleo está asociada con el todo o nada, pero muy lejos de eso, siempre hay que centrarse en los aspectos positivos de un empleo y no en los negativos.

Lo que sí se puede decir es que el trabajo perfecto es aquel que permita lograr un ajuste del universo personal con el universo laboral, potenciando las habilidades y competencias profesionales que hemos desarrollado a lo largo de los años y permite continuar adquiriendo otras nuevas.

¿Cómo hacer perfecto el trabajo imperfecto?

Los especialistas en psicología laboral aseguran que el cambio debe venir de manera personal. Entre los aspectos a tener en cuenta para cambiar la visión que se tiene del trabajo se encuentran:

  • Poner los pies sobre la tierra y tomar consciencia de que hay tareas que forman parte del trabajo, a nadie le gustan pero hay que hacerlas.
  • Las personas perfectas no existen pero hay que aprender a convivir con ellas
  • Aceptar las cosas no significa resignación, sino dar por sentado que hay cosas que no se pueden cambiar. Aceptar ayuda a mantener la salud y la paz mental.
  • Amar la vocación que elegiste no es lo mismo que amar tu trabajo. Mientras estás en un trabajo que no te gusta aprovecha para crear las herramientas y hacer algo que realmente ames.
  • Piensa que tu trabajo es algo temporal hasta conseguir algo mejor.
  • Haz un corte con el trabajo y concéntrate en la vida afuera de la oficina

El síndrome Bournout y el hastío de estar en un trabajo que no nos gusta  

Este síndrome está sumamente relacionado con el estrés y un estado de agotamiento físico y mental que se traduce en una baja de la autoestima. Las personas van perdiendo paulatinamente el interés en sus tareas e incluso en un momento pueden llegar a entrar en depresión.

Este agotamiento laboral que se enmarca bajo un nombre clínico, puede presentarse tanto a nivel de la tolerancia al estrés y la frustración de la persona como a la deficiencia en su puesto de trabajo y el ambiente laboral.

Una persona que no está contenta con su trabajo y que la pasa realmente mal en él por la razón que sea, es sumamente vulnerable a sufrir este síndrome. Entre los posibles pacientes se encuentran:

  • Personas a las que les falta un equilibrio razonable entre su vida laboral y su vida personal
  • Tiene actividades fuertemente marcadas de atención al público o con personas.
  • No siente ningún control sobre su trabajo que es monótono.

Artículos Relacionados

Deja un comentario